Mythbusters


fslfegbfdayzw3u7vznu

Es llegar el verano y además del caloret, los madrileños a la playa, la canción del verano o las charlas de tu cuñado, también llegan a los medios de comunicación los conocidos como “contenidos de mierda”. O mejor dicho aumentan su proporción, consecuencia tanto de la falta de actividad como de los periodos vacacionales del personal titular. Hoy por ejemplo en TVE tenemos la noticia de que cuando aumenta el calor, aumenta la venta de abanicos. Si además ya de por sí el medio o web en cuestión es de calidad dudosa, la situación no puede ser más adversa y te puedes encontrar perlas como la siguiente:

La precariedad laboral es un mito: el 75% de los trabajadores son indefinidos

Va en serio, un diario supuestamente económico ha publicado esto. Ya sé que el grupo Libertad Digital se caracteriza por cojear más que El Langui, pero lo de dejar al becario a cargo de la elección de contenidos puede llevar a semejante esperpento. Como es lógico y normal, al ser una ocurrencia publicada en uno de los mass media “liberales” de nuestro país, la repercusión y sobre todo la falta de sentido del ridículo acaba proliferando en consecuencia. Véanse algunos comentarios en el Tuister citando a Pablo Iglesias, la izquierda, los sindicatos y demás grandes éxitos. Algunos siguen agrandando su leyenda.

lacallestrikesagain

Lo dicho, debe ser que en LibreMercado andan un poco escasos de contenido y a alguien se le ha debido ocurrir la feliz idea de que un tal Daniel Nagore haya tenido la oportunidad de publicar y firmar la ocurrencia en cuestión. Al parecer el tipo ha decidido consagrar su “producción intelectual” a “cazar mitos”, cosa que como entenderán a un servidor no le puede parecer mal. Otra cosa es que se le dé bien y si combinas un medio de amplia difusión en bermudas y chanclas con un montón de integristas deseosos de satisfacer su sesgo de confirmación, cualquier cota es superable.

La verdad es que el artículo no tiene desperdicio, hasta cita a los Politikon que se han debido revolver en la toalla, además de por la molesta arena porque son muy sentidos con la situación del precariado. Hasta al Floren se le ha quedado el culo-carpeta. El caso es que el argumento sobre el que exclusivamente pivota su destrucción del mito es que la mayoría de los trabajadores tienen un contrato indefinido, por lo tanto la precariedad no es real. En su particular cruzada contra la “sabiduría popular del ciudadano medio” la criatura confunde el tipo de contrato por el que está afectado un colectivo, con “cuántos contratos en nuestro país son indefinidos (de calidad), y temporales (precariedad)”.

Según nuestro amigo Daniel, “se ha asentado en nuestro país el mito y percepción general de que el empleo temporal, precario y de carácter de subempleo es mayoritario y superior al indefinido”. A lo mejor lo que se ha asentado en nuestro país es la certeza de que el empleo que se crea es mayoritariamente temporal, pero que la realidad no le estropee un buen titular sensacionalista.

“A la vista de los datos” que dice ofrecernos el autor, se puede comprobar que “la evolución histórica es claramente creciente”. Por lo visto la historia comienza en 2002 y antes todo era campo, vino, rosas, felicidad y funcionarios. Por cierto lo de obviar trabajadores del sector público como precariado también tiene lo suyo. Como Daniel “rechaza nuestra realidad y la sustituye por la suya”, olvidó que en realidad la serie histórica sobre temporalidad comienza mucho antes. Él nos demostrará que la precariedad laboral son los padres, pero se olvidó que debido a un cambio metodológico a partir de 2002, afectando sobre todo a la definición de parado, debería ir a buscar los datos anteriores a otro sitio. Es lo que tiene el calor, que te vuelve perezoso y no tienes ganas de trabajar un poco.

evolución temporalidad España

Lo de que la evolución histórica ya no sea tan creciente es fruto de la casualidad y a Eurostat los datos se los proporciona el enano de la burundanga. Si aplicamos la “sabiduría” de Daniel Nagore antes de 1984 no existía la precariedad laboral y esto con Franco igual no pasaba. La realidad es un poco distinta, imaginen que tienen en su casa un montón de personas con camisetas azules y empiezan a entrar un montón de personas con camisetas verdes. El efecto inmediato es que la proporción de “los verdes” aumentará en consecuencia, pero si los de la camiseta verde salen de la casa rápido mientras los de camiseta azul permanecen mucho más tiempo, al final éstos seguirán siendo mayoría. E incluso puede darse la circunstancia de que aunque entren más personas con camiseta verde, si también salen más rápido los azules sigan siendo mayoritarios. Por eso aunque un mercado laboral sea muy precario, lo habitual será que los indefinidos acaben como colectivo mayoritario. Para nuestro amigo que haya mucha gente con camisetas verdes debe ser un mito, porque como no sale de casa sólo ve camisetas azules sin pensar en quien está entrando y saliendo de su casa. Y tiene parados con camiseta amarilla fuera para aburrir.

Entonces si la mayoría de trabajadores tienen un contrato indefinido, ¿por qué la “sabiduría popular del ciudadano medio” dice que la mayoría de empleo es temporal? Bueno, primero como decía al inicio igual el supuesto mito se lo ha inventado y excepto su cuñado nadie dice que la mayoría de trabajadores sean temporales, sino que la mayoría de empleo que se crea es temporal. Lo que lleva a lo segundo y es preguntarse por qué esta criatura a la hora de “estudiar” la precariedad laboral no ha tenido la ocurrencia de comprobar las cifras de contratación. Será otro despiste y no otra muestra de ineptitud.

contratos temporales_vs_indefinidos

No sé por qué los españoles tendrán la extraña percepción de que la mayoría de empleo que se crea últimamente es temporal, menos mal que dentro de los libertarios patrios tenemos tremendos intelectuales para sacarnos de semejante error. De hecho es incorporarse uno al mercado laboral y legendario no es el contrato indefinido, sino lo que me tomo con mi refresco favorito.

%_indefinidos_por_edad

Como lo de la precariedad laboral es un mito inventado por peligrosos comunistas ansiosos de repetir lo de Paracuellos, también suponemos que el escaso precariado en España habrá mejorado su estabilidad. Bueno, o a lo mejor es lo contrario.

temporales por duración de contrato

Todo esto realmente no importa si tu único objetivo es buscarte algún argumento para autoconfirmarte una idea preconcebida. Tiene su aquel que el mismo señor capaz de escribir este párrafo…

Es la lectura parcial (dar un dato concreto, pero no el cuadro completo) de esta encuesta la razón principal por la que, en función del medio de comunicación, partido político o sector ideológico, se obtienen conclusiones diferentes. Y si se realizan en un entorno de desempleo masivo, el sesgo a realizar estadísticas que midan aspectos negativos es muy alto.

… sea el mismo que sentencie que la precariedad laboral es un mito en base a un dato concreto, que además no es el correcto para entender el fenómeno que pretende explicar. La nueva camada del libegalismo español pega fuerte y en cada línea es capaz de superarse, tanto que nuestro amigo es capaz de empezar diciendo una cosa y acabar demostrando más o menos la contraria.

Es lo que tiene embarcarse en comparaciones “históricas” con otros países, que entras en una especie de trance producto de la emanación de conocimiento e igual acabas teniendo que pedir “perdón por el retraso”. Sin ningún rubor coge unos cuantos países y se prepara un gráfico donde se ve claramente que la proporción de trabajadores con contratos indefinidos es menor en España que en el resto de países mostrados. Por cierto, ahora parece que “evolución histórica” sí que comenzaba a finales de los 80 y que ya no es tan creciente. Tampoco debió fijarse mucho en los dibujitos que le ponen los funcionarios europeos en la misma web que el figura enlaza, mostrando las tasas de temporalidad en los diversos países de la UE.

Temporalidad EU

Por supuesto no faltan los principales lugares comunes, como destacar a Dinamarca porque tiene “una de las regulaciones del mercado laboral más liberalizadas del mundo”, un mito que por supuesto nuestro amigo nunca se ha preocupado en analizar, no sea que también fuera falso. Por supuesto no falta tampoco el argumento de übercuñao, por el cual como el resto de países están más industrializados tienen más contratos indefinidos que España, quien vive del Turismo. Sí, ya sé que justo encima nos recomienda y enlaza a un artículo de Politikon que viene a decir exactamente lo contrario. ¿Qué más da si esto es liberalismo? Si dicen lo que pienso vale y si no… pues lo mismo. Los de Politikon se piensan que los emprendedores patrios construían pisos por la temporalidad y no porque su precio subiera un 10%. mientras que este muchacho se piensa que como se construye mucho forzosamente se hacen contratos temporales. Otro que no ha entendido qué expresa realmente la tasa de temporalidad, para variar.

¿Cómo va a pensar el español medio que hay mucha precariedad? ¡Son falacias! Hágase la luz y a través del inestimable trabajo de Daniel Nagore conoceremos que la cifra de subempleo es “la cifra es la más alta de toda la Unión Europea”.  O tampoco, si se hubiera mirado la misma tabla que enlaza se habría dado cuenta que es mayor en Chipre. ¿Quién os ha dicho a vosotros que las cifras y conclusiones que ofrece nuestro amigo deben corresponderse a la realidad? Esto es un non-stop y además amenaza con regresar.

Así que en esas estamos, alguien ha tenido la feliz idea de dejarle un espacio a su colega para desarrollar sus ocurrencias, aunque sean memeces indignas hasta para Libertad Digital. Ha nacido un nuevo cazador de mitos o mejor dicho otro iluminado que se dedicará a confirmar los sesgos de los libertarians hispanos aunque sea a través de datos equivocados o contradiciéndose en el siguente párrafo. Algunos son muy de los “Mythbusters” y otros somos más de los “Ghostbusters”, pero sólo por Bill Murray.

Bueno Jaime, podemos decir que quien decía que la precariedad laboral es un mito, en realidad no tenía ni pajotera idea de lo que estaba hablando.

Confirmed

Bonus track: No me puedo resistir, tengo que añadir algunas consideraciones que había pasado por alto. Por ejemplo para mostrar cómo nuestro amigo Daniel hace que sus datos de trabajadores afectados por contratos indefinidos exageren un poco su tendencia.

precariedad1

Uno de los trucos que se pueden utilizar para magnificar o atenuar tendencias consiste en adaptar el eje y. Por eso una buena práctica consiste en empezar siempre los gráficos de datos desde el valor cero. Conocidos ejemplos de gráficos que incumplieron estas reglas pueden verlos aquí. En defensa de nuestro querido autor, hay que decir también que en un gráfico de líneas puede adaptarse el eje y, siempre y cuando esto facilite la comprensión de los datos para el lector. Si no se pudiera apreciar la tendencia estaría justificado manipular el eje. Que tampoco es el caso.

elejeensusitio

¿A que parece otra cosa? Como vemos no sólo fue lo suficientemente “despistado” para olvidarse de los datos anteriores a 2002 o del subempleo en Chipre, sino que fue lo suficientemente “espabilado” como para adaptar los ejes y así “facilitarnos la comprensión”.

Por otra parte el flame que ha tenido con Florentino Felgueroso, véase la historia y quién diría que me iba a alinear con alguien de FEDEA-NeG, ha sido todo un repaso de los motivos por los que el artículo es un completo truño.

El argumento de Floren y en la línea de lo aquí expresado pone en tela de juicio el sesudo “estudio” sobre precariedad laboral basándose sólo en un dato que además ni es el más adecuado. Como era de esperar el elemento es de esos que se dicen “razonables”, aunque nunca se bajen del burro.

megustarazonarperonomebajodelburro

En realidad a este tipo de personas lo que les gusta es el debate basado en que le den la razón. Porque ante la sucesión de aspectos que Floren le presenta, al final lo único que es capaz de decir es que le han cambiado el titular.

yonohesidoLo que también queda claro es que en su momento no le importó demasiado la manipulación del titular.

nomehabiadadocuen

Así que lo único que le queda es abundar en su mito inventado.

preguntaatucuñao

Me han dado ganas de preguntarle por alguna encuesta o estudio que revelara la existencia del mito, pero es que me ha coincidido con esto y he desistido.

razonandoconLETs

Pero es que no sólo se inventa un mito, lo pretende desmontar con datos inapropiados, manipula los gráficos, dice una cosa y se contradice en el siguiente párrafo o no sabe leer ni los artículos y tablas que enlaza. Cuando Floren le dice que para medir precariedad de un mercado laboral hay que hablar también de parados, sueldos, contrataciones, tiempos de permanencia, rotación, etc., el personaje se escuda en que él de todo eso no estaba hablando. Aunque fuera imprescindible para estudiar el asunto del que pretendía hablar.

Y ahora fíjense en el titulo que le pone al gráfico con las escalas “chungas”:

nieltítuloestábien

Ni en el título consigue acertar, igual si quieres expresar la “evolución histórica” de los contratos debes hablar de contratación y no de población ocupada. La criatura te deja la boca abierta como el Papamoscas.

Como chimpún final y por si no les ha parecido que hago suficiente sangre vamos a imaginarnos, llámame loco, que el “mercado laboral” al que se refiere este intelectual no son sólo los ocupados, sino también incluye a los que demandan trabajo.

indefinidossobreactivos

¿A que mola? Es una gilipollez similar circunscribir la medición de la precariedad laboral a este dato, pero como este es el nivel podemos decir que…

La precariedad laboral no es un mito: el 52% de la población activa está parada o tiene contrato temporal.

Publicado en Uncategorized | 1 Comentario

Las premisas erróneas a favor del contrato único


Dos meses después de publicar un tweet, parte de la serie que le dediqué al tercer acto de presentación de medidas económicas de Ciudadanos, recibo respuesta de un amable usuario:

razón cuñadanos

 

tasa temporalidad y costes

Esta respuesta me pone tras la pista de la serie de tweets y artículo que Manuel Alejandro Hidalgo prepara con el fin de defender el contrato único y responder a las habituales críticas.

Como de costumbre la táctica de la mayoría de defensores del contrato único, y no parece el caso de Prof. Hidalgo como veremos, consiste en buscar justificar a base de alguna certeza un discurso que en realidad tiene muchas sombras. Por suerte para ellos lo habitual es que los críticos a las propuestas de contrato único no suelen estar muy acertados. Claro que también los defensores, como llevo mostrando prácticamente un lustro, tampoco es que tengan ni mucha razón ni buena intención. Quizá lo más reseñable tanto de esta interpelación que me hacen en Twitter, como de ese bonito dibujo que nos ha diseñado el Sr. Hidalgo, es que de cierta manera me da la razón. Ni hay contrato único en Dinamarca (ni en ninguna parte), ni se parece al engendro que propone Cuñaricano.

Como llevo diciendo hace mucho tiempo, el problema con el famoso “contrato único” no tiene nada que ver con el concepto. “Contrato único” es un concepto vacío, pero creado con la notable mala intención de manipular el debate. No es lo mismo decirle a la masa de trabajadores que propones un contrato único indefinido para todos, que propones un despido único (y más barato) para todo el mundo. La utilización demagoga de los precarios, los jóvenes y los parados es la excusa perfecta de la mayoría de defensores del contrato único para intentar justificar lo que la mayoría de trabajadores no aceptarían ni relleno de chocolate.

Esto no tiene nada que ver con un contrato único, sino con un despido único. Lo cual en sí mismo no es ni bueno, ni malo, ni todo lo contrario. Por eso también siempre comento que si quieres desarmar determinadas propuestas de “contrato único”, lo mejor es tener tú mismo una propuesta de despido único. A ser posible una propuesta que sea favorable al conjunto de trabajadores. Acabarán descubriéndose y acabarás demostrando que en realidad todos estos sufridores por los precarios están más preocupados de los beneficios empresariales y por igualar a todo el mundo en la precariedad, que es lo “productivo”. Que es una posición legítima, pero pueden empezar por ahí en vez de hacer “populismo”, esa palabra que como “regeneración democrática” está de moda sin que sepamos muy bien a qué se refieren. Así que la mejor forma de abordar a los defensores del despido único es simplemente abrazar el concepto.

Porque al final lo que pretende demostrar el autor del susodicho gráfico es que cuando dicen que no se aplica a ningún país… ¡es verdad! Pero que supuestamente sí existe porque los costes de despido de las diversas modalidades son similares. O sea, que aquí uno siempre ha tenido razón y a esta gente le importa tres pimientos la temporalidad, es el coste del despido. Y lo hacen porque como de costumbre o no saben o no quieren saber ni qué es la temporalidad, ni qué representa realmente.

En el imaginario del Letiziado, el mundo Politikon o los náesgratis & friends, y parece que el Prof. Hidalgo lo comparte, no hay trabajos “temporales” porque existan ventajas comparativas que lleven a dicho modelo, sino porque la acción política y la legislación lleva a que esto ocurra. Su argumento es una verdad a medias, porque ciertamente estas ventajas pueden acentuarse o acrecentarse por la regulación. Pero igualmente habrá que preguntarse si lo inteligente es defender esa ventaja comparativa o destruirla. Si consigues crear otra distinta puede salirte bien la jugada, pero si fallas no tendrás ninguna y tu país perdería la carrera de competitividad. Así que según estos iluminados un señor de Benalmádena no abre un chiringuito porque tiene sol, playa y turistas a punta pala o porque lleve 20 años trabajando la hostería local y es lo único que sabe hacer. Es porque no hay un contrato único y si lo hubiera montaría una fábrica de estufas para la distribución por la comarca, porque además la empresa del cuñao del consejero de Empleo le va a dar un cursillo. Este es el nivel.

En realidad tienen razón cuando dicen que la alta tasa de temporalidad en España viene dada por la legislación laboral en nuestro país. Al mismo tiempo y como dije antes, ellos la temporalidad parece que ni la entienden, ni la quieren entender, ni la van utilizar con más objetivo que colarnos sus engendros. ¿Por qué digo esto? Porque la tasa de temporalidad no tiene nada que ver con lo que nos va a durar el trabajo. Que tengas una alta temporalidad, aunque parezca sorprendente, no va a dictar si en tu país la gente acumule menos antigüedad en sus trabajos.

La tasa de temporalidad lo único que nos muestra es la proporción de contratos con duración determinada sobre el total. Por lo tanto lo que representa es la ventaja comparativa que supone para un empresario emplear esta modalidad contractual. Sí, de nuevo la ventaja comparativa. Nuestra legislación laboral, pero sobre todo el pasotismo institucional (sindicatos, Estado) y el padefismo de los propios trabajadores permite a quien contrata aprovechar esta ventaja. No les quepa duda de que si estos actores hubieran denunciado los fraudes de Ley en la contratación, la situación para bien o mal sería distinta. Por eso el Prof. Hidalgo se pega golpes en el pecho y se cree que ha desarmado a los críticos con el contrato único, cuando en realidad sólo ha puesto en un lindo dibujo lo que muchos ya sabíamos. Por mucho que nos quieran vender motos, ni los empresarios están en contra del despido único, ni siquiera los sindicatos.

Así que nos encontramos con otro amigo del despido único que a través de un dato correcto construye un argumento que no lo es tanto. El Prof. Hidalgo parece querer vendernos a través de una comparativa “tasa de temporalidad vs diferencia entre costes de despido” que si estos últimos se igualan, esto redundaría una bajada de la temporalidad y en consecuencia en una mayor estabilidad laboral. Pero como he dicho la tasa de temporalidad no tiene tanto que ver con la estabilidad. Nuestra intuición nos dice que conforme la tasa temporalidad fuera más baja, la estabilidad en los empleos sería mayor. ¿Es esto cierto?

Temporalidad vs Permanencia

Con pueden ver la respuesta es “en absoluto”. El mayor o menor empleo de contratos temporales no convierte en más o menos estables los empleos. Países con temporalidad por encima de la media, como pueden ser Francia, Alemania, Finlandia o Países Bajos disfrutan de antigüedades medias por encima de la media. En cambio países con alta temporalidad como Corea del Sur, Suecia o Islandia tienen tiempos de permanencia por debajo de la media. De igual manera países con poca temporalidad como Austria o Bélgica mantienen más tiempo a sus trabajadores en el puesto, mientras que en Dinamarca y Reino Unido la escasa dualidad en sus mercados de trabajo no redunda en mayor estabilidad laboral. España la he dejado aparte por es un país que históricamente ha tenido bajas permanencia pero con la crisis ha pasado al tramo alto, debido al despido de trabajadores con contratos temporales. La especificidad española no cambia el argumento. Por mucho que el Prof. Hidalgo y demás garantes del contrato único nos quieran presentar supuestas pruebas a través de sesudas comparativas internacionales, nada nos hace pensar que la simple rebaja de la temporalidad produciría una mejora en la estabilidad laboral de los españoles. De hecho lo más probable es que una cantidad pequeña de trabajadores aumentara su duración, pero la mayoría la redujera.

Con esto se llega al segundo aspecto que pretende desmontar nuestro amigo con su análisis, que es el debate sobre si el modelo productivo es el causante de la alta temporalidad en España. En realidad el debate de nuevo está viciado por el mismo error de concepto que en el caso anterior: una cosa es la modalidad de tu contrato y otra cosa es lo que te dura el curro.

Para ello utiliza este gráfico en el que pretende dilucidar el efecto composición por actividades, además de compartir uno de los gráficos recurrentes que los chicos de Politikon emplean para hacer campaña:

temporalidad ocupación

El “revelador” gráfico elaborado por Kiko Llaneras, que vale para freír agujas o coser huevos, en realidad parte del mismo concepto equivocado e incluso es aún peor. Déjenme que haga un paréntesis para señalar que a algunos fans la “web de cabecera de Ana Pastor” no les pareció bien criticara a Jorge Galindo y su visión del paro juvenil, mostrando que la proporción del paro juvenil en España no era anormal. Según ellos no es lo mismo el doble de 10, que el doble de 20. Por eso nos tendrán que explicar los motivos por los que le pareció de traca que Kiko argumente que los directores igual que los agricultores tenían el doble de temporalidad en España que en Europa. A ver si se aclaran. Mientras tanto si digo que es aún peor lo de Kiko y su gráfico para desmontar el argumento del modelo productivo, es porque utiliza “ocupaciones” y no “actividades”. Debe ser que en los hoteles no hay gerentes o personal administrativo.

El caso que es que por mucho que le den vueltas nuestros amigos, la composición del modelo productivo de un país sí que tiene que ver mucho con la verdadera temporalidad: lo que te dura el trabajo. Si la tesis de nuestros amigos fuera cierta y la causa de la “temporalidad” y la baja permanencia fuera en su mayor parte la regulación laboral, en todos los sectores la sobreutilización de contratos temporales sería similar. Pero esto no ocurre:

temporalidad actividades EspañaComo es obvio si la tasa de temporalidad expresa la ventaja de hacer estos contratos y la regulación impide hacer ese tipo de contratos para largos plazos, la tasa va a ir siendo mayor dependiendo de la estacionalidad de los trabajos. Se ponga como se ponga Manuel Alejandro Hidalgo, Cuñaricano o su porquero, un contrato único no hará que la campaña de la aceituna se prolongue o que el verano dure 12 meses, igual que nadie arrancará olivos para montar aseguradoras o cerrará su hotel en Salou para reparar motocicletas.

temporalidad spain EU

Como bien apuntan y aciertan nuestros amigos expertos, España tiene una mayor temporalidad en todos los sectores, no hay que ser muy espabilado para adivinarlo si eres el segundo país de Europa en la materia. Pero los “gaps” varían mucho por cada actividad económica y a riesgo de ser cansino el que se piense que los paletas cuando acaben la obra seguirán ejerciendo porque haya contrato único y no porque haya demanda de nueva vivienda tiene mucha imaginación. No tienes la misma probabilidad de un contrato temporal si curras en un banco que pescando atunes.

El caso es que como decía al inicio, el problema de contrato único no su existencia, tanto como la utilización rastrera que durante años llevan utilizando algunos y que cuando les rascas un poquito, parecen los que le hacen las notas de prensa a Juan Rosell. Recordemos a los clásicos como Garicano o Senserrich:

Garicano sobre despidodespido libre1

 

Parece que Manuel Alejandro Hidalgo no va en esa línea, más o menos adopta una idea similar a mi “propuesta troleo”:

opinion CU

“…el actual fijo o algo inferior”. Otro día alguien me tendrá que explicar por qué lo guay de las indemnizaciones por despido es que estén “en la media”, otra muestra de que nuestros economistas laboralistas igual que no entienden la tasa de temporalidad, tampoco parecen entender qué es y para qué sirven los costes de despido. Pero se equivoca totalmente cuando dice que lo relevante para el contrato único no es el coste del despido. Como bien pretende demostrar él mismo, el despido es lo único relevante en este debate. El “despido único” funciona exactamente igual con 50.000 tipos de contratos que con uno solo. Si eran erróneas las premisas contra el contrato único, igual de erróneas son las premisas para defenderlo a través de la tasa temporalidad.

Pero no se preocupen, seguirán diciéndonos que las suecas empezaron a venir en 1984 y que el guionista las películas de Alfredo Landa era Nostradamus o que con el contrato único el cocinero del hotel será como un funcionario de carrera. Y si llega el contrato único tendremos a los Manueles Alejandros Hidalgos, los Luisitos Garicanos o los Kikos Llaneras proclamando que han solucionado el problema de la temporalidad en España, podrán un gráfico muy bonito con una tasa de temporalidad del 0%, mientras tú vas a darte de alta como demandante de empleo en las oficinas del SEPE.

 

 

Publicado en Uncategorized | Etiquetado , , | 4 comentarios

¿300.000 visitas? ¡No me jodas!


El 10 de junio de 2015 este blog alcanzó las 300.000 visitas. Conforme veía que me acercaba a esa cifra iba pensando en escribir una entrada de este tipo. No imaginaba que ocurriría tan pronto, pero ha llegado el momento. Además coincide con que el blog va a cumplir 5 años. Además de para autocongratularme, mi intención era hacer un pequeño resumen y recopilatorio, además de seguir sin explicar algunas cosas.

Hace ya casi 5 años decidí crearme un blog en esta plataforma, mi primer post lo titulé como Inauguración y no era más que eso. El primer y mayor reto al que uno se enfrenta cuando decide crear uno de éstos engendros, es el de pensar en qué maldito nombre le pones. A mí me resultó complicadísimo, pero al final recordé una frase que me repetía mi madre y hoy creo que acerté con el espíritu de lo que ofrezco. Anteriormente tuve alguna experiencia con mi propio blog, en la antigua plataforma de elpaís.com. Después de su abandono, acabé recuperando las ganas de plasmar mis delirios por esta vía. Y eso es lo que es “No me jodas que me incomodas”.

Como en el primer post anunciaba, este sería un blog personal en la que expresaría cualquier cosa que se me pasara por la cabeza. Pero nunca ha sido, ni es mi intención desarrollar esta faceta fuera de este espacio de comodidad en el que me encuentro. Nunca he querido hacer de esto mi profesión, ni siquiera mi afición. En realidad este blog fue inicialmente creado y desarrollado en la feliz creencia de que era yo escribiéndome y leyéndome a mí mismo. Les parecerá raro, pero mientras la mayoría crean blogs para que otros le lean, yo lo hice para leerme a mi mismo. Esto hace que mi primer año de blog sea igual que resto: artículos tan malos y tan furibundos que seguramente me traerían más de un problema. Pero estaba muy equivocado y en internet puedes ser anónimo, pero nunca podrás pasar desapercibido.

Entonces llegó el día en el que escribí algo que interesó a alguien. En febrero de 2011 daba a luz “¿Por qué les molesta #nolesvotes?”. Han pasado ya unos cuantos años y la situación política en España en parte ha acabado dándome la razón. Aquel #nolesvotes fue uno de los gérmenes de sucesos posteriores como el 15M. Aquellos politólogos y sociólogos que banalizaron aquella protesta, aparte de molestarse también conmigo, demostraron no comprender nada de lo que estaba pasado. No era un problema de nerds que se descargaban películas, sino que era una manifestación del hartazgo de una parte de la población con la crisis económica, social e institucional que ha vivido nuestro país. Curiosamente no entendieron el mismo fenómeno que ha convertido a Politikon en blog de referencia para los progres patrios, el mismo que les llevó de ser 4 pardillos con los estudios medioacabados y un blog a montarse un think tank de gran éxito. Cuando me encontré los comentarios de Ricardo Galli, Jorge Galindo, Roger Senserrich y Nacho Escolar, la mayoría dándome caña, reconozco que quedé bastante intimidado. Pero no aprendí la lección y además aquello era una broma respecto a lo que ocurriría al año siguiente.

El verdadero punto de inflexión llegó en el año 2012, cuando tuve dos felices ideas que cambiaron mi manera de afrontar esta tarea. Y ambas nacieron de la misma manera, veo una afirmación que parece sospechosa y empiezo a investigar si es cierta. Así apareció “Periodismo del güeno: la mentira de los 445.568 políticos“, que inicialmente titulé “Periodismo del güeno: nivel extremo”, pero al que cambié de nombre para hacerlo más visible… y acerté. El verdadero éxito de aquella entrada no tenía tanto que ver con que mostraba cómo aquel artículo y aquel supuesto informe (del que tengo las supuestas páginas de conclusiones) eran una estupidez suprema, sino que fui uno de los primeros en hacerlo. Algunos que también desmontaron aquella ocurrencia, bien en sus textos o bien a través de los comentarios que ponían en otras web, me fueron enlazando. De nuevo y sin tener mucha conciencia de las consecuencias, el artículo se convirtió en referencia a la hora de criticar uno de los memes más compartidos de los últimos tiempos. Recibí felicitaciones y ostias en similares proporciones. Pero la cosa aún podía ir a peor.

La consecuencia de este y otros “éxitos” fue que el blog cambió algo su orientación. Dejé de tener un estilo tan faltón y enfurecido, al mismo tiempo me fui especializando en “desmentir”. Con ese espíritu apareció la que posiblemente sea mi entrada más célebre: “Comparando el número de “funcionarios” en Europa“. De igual manera que no tenía ni pajotera idea de cuántos políticos había en España pero me pareció extraña aquella cifra, ver o escuchar durante años el argumento de que en España había demasiados empleados públicos me rechinaba. Yo no tenía ni puñetera idea, aunque por ejemplo en algún cumpleaños había discutido amablemente con gente que afirmaba que en España había “8 millones de funcionarios”, conociendo los datos de empleados públicos de INE o el Boletín Estadístico del Registro de Personal. Así que repetí el proceso y quise saber si comparativamente España tenía muchos o pocos funcionarios. No tuve más que cruzar los datos de la Organización Internacional del Trabajo con la población de Google Public Data para mostrar que, al contrario de lo que decía la sabiduría popular, España era uno de los países con menos empleados públicos por habitante de Europa. De nuevo lo más sorprendente para mí no fue descubrir que aquella idea era falsa, sino que a casi nadie parecía haberle preocupado el asunto hasta ese momento.

La cosa llegó a un punto que algún diario llegó a plagiar la información, véase esta noticia. Hubiera estado bien una cita, pero para nada me molestó el asunto. Ni vivo ni pretendo vivir de esto, además en mi opinión creo que prosperamos más compartiendo que restringiendo. De la misma manera que se hizo común presentar mi artículo sobre el número de “políticos”, lo mismo ocurre cuando se habla del exceso de funcionarios.

Desde entonces o mejor dicho hasta hace un rato no he vuelto a tener una difusión similar, y para mi suerte este no se ha convertido en un blog de referencia. Poco a poco he ido ganando suscriptores pero no se mantuvo el tráfico de entonces. De vez en cuando había entradas que tenían su difusión, siguiendo el patrón anterior. ¿Qué Inda y Alfonso Rojo meten la pata con la herencia económica de Aznar? Pues “Aznar no dejó el paro en el 9,5%“. ¿Que Beatriz Talegón quiere hacerse pasar por la momia de Lenin? Beatriz Talegón mola un montón. ¿Se dice que en RTVE hay demasiada plantilla? La comparo con las principales corporaciones europeas y vemos que no es cierto. ¿Qué Roberto Centeno se inventa la mitad de las cosas que dice? Lo muestro una y otra vez. ¿Que desde Podemos se plantea la reducción de la educación concertada y se le critica? Vemos que lo extraño son los conciertos españoles. ¿Que Ciudadanos nos vende un contrato único salvador? Aquí están sus trampas. Casi siempre Menéame ha tenido gran influencia en ello.

Hablando de contratos únicos, el tema más recurrente ha sido la crítica a los elementos que conforman los blogs de Nada es Gratis y Politikon. Sí, es también un problema personal. No soy el único que les dedica varias entradas en un blog para ponerles a caldo, el caso que más sigo es el de Carles Sirera y su Historia vs Economía. En mi caso y creo que en el suyo el problema no es tanto que no estemos de acuerdo con sus opiniones, como el tratamiento que hemos recibido cuando les hemos replicado y sobre todo cuando les hemos desenmascarado. La censura, el acoso y el insulto ha sido la práctica habitual de esta gente contra cualquiera que pudiera mojarles la oreja. Sobre todo en el caso del ex-blog de FEDEA, que reconocen abiertamente aplicar la censura contra cualquier que dijera “estupideces”. De hecho más hallá de KEyNES en NeG y Epicureo en Politikon, la mayoría de los comentarios publicados son felatorios a los autores. En el caso de los jovencitos se da más el matonismo y la falacia de autoridad. En el caso de Nada es Gratis, la censura o directamente el insulto. Por eso cada vez que no esté de acuerdo con sus ocurrencias tendré a bien responder aquí, ya que en su casa será imposible, así como me siento con el derecho de hacerlo una y otra vez. Entendería que ellos también tuvieran algo personal contra mí. Hasta el momento el tiempo nos ha dado la razón en algunas cosas que he dicho de ellos. Que Cuñaricano hoy esté jugando a ser político o que NeG y Politikon se hayan constituido en asociaciones es una muestra. Al menos estos últimos y en esto último siempre fueron honestos.

Por último quería reiterar que este ha sido, es y espero que siga siendo un blog personal lo más humilde posible. Siempre he querido mantener el anonimato, en partes iguales por timidez, cobardía, pereza y también porque como dijo Mar Flores “es que yo creo que me estoy dedicando a algo que no tiene nada que ver con lo que yo estoy haciendo.” Mucho se ha especulado por ahí sobre mi identidad y actividad. En estos tiempos he podido ser periodista, economista, profesor universitario o político. Por supuesto hay gente que me conoce y sabe quién está detrás de esto. Seguramente sean las personas que mejor entiendan esta postura. Si la gente supiera realmente quién soy, cuál es mi formación y profesión, sabrían que todo es una gran mentira. Es posible que si analiza las 238 entradas publicadas hasta el día de hoy pueda deducir alguna cosa. Pero el 90% de mis entradas no tienen nada que ver con quién soy y a qué me dedico. Yo que he abrazado “cuñao” como insulto contra todo y todos, siendo el übercuñao definitivo. Y ese es el que considero mi mayor éxito, no me siento orgulloso de mis artículos o de mis intermitentes momentos de popularidad, puede ser modestia pero no falsa modestia. Creo que el único mérito que tengo es el de alcanzar 300.000 visitas sin tener ni las aptitudes, ni las actitudes necesarias.

Acabo ya este rollo agradeciendo, como no puede ser de otra forma, a todos los que habéis visitado el blog. Os haya gustado o no. De hecho como digo a veces cuando me felicitan, espero algún día poder decepcionaros.

 

Publicado en Uncategorized | Etiquetado , | 2 comentarios

Cuentas liberales


Daniel Lacalle, nuevo ídolo del liberalismo patrio, hasta hace poco tiempo era un desconocido para el gran público. Uno de los dramas que nos ha traído la crisis económica es la sobreabundancia de economistas en la vida pública. No es culpa de ellos, somos nosotros en nuestra desesperación por saber qué estaba pasando quienes nos hemos lanzado a sus brazos. Sólo así se entiende que hoy en día tengan relevancia personajes como Garicano, Jesús Fernández-Villaverde, Vicenc Navarro, Niño Becerra, Juan Ramón Rallo o el tal Daniel Lacalle.

El caso es que ahí estaba yo un domingo cualquiera, revisando mi timeline de Twitter. Y entonces es cuando me encuentro con el trino siguiente del Sr. Lacalle:

Lacalle tweet

Esto de que Suecia se hizo rica porque redujo su gasto público es uno de los mantras del ultraliberalismo. Como podrán imaginar la realidad difiere un poco de la opinión del Sr. Lacalle. Así que no pude resistir la tentación de trolear al nuevo gurú de los LETs castizos:

gasto suecia

Como era de esperar la respuesta del elemento no pasó de la descalificación simplista, acompañada de los consabidos términos “intervencionistas” o “paleocomunistas”, para todo aquel que no comulgara con su feliz idea.

flipo  paleocomunistas

intervencionistas

Si se le aprieta un poco hubiera llegado al celebérrimo “Vete a Cuba”, quedándose en una sesión de ministros argentinos. Pero hace tiempo que aprendí la lección de no entrar en flames contra un ultraliberal, porque siempre tendrá un político, un Estado o un impuesto al que responsabilizar hasta de su propia incompetencia. Y menos si tiene detrás a 50.000 palmeros.

Conviene reseñar la sagaz aportación de Ignacio Arbués. Éste observa que al expresar el aumento del PIB per cápita, lo hace sobre el de USA con lo que le apunta que igual nuestro amigo liberal no está siendo tampoco de lo más riguroso. ¿Cuál es la respuesta del Sr. Lacalle?

usa es raro

Así que en la práctica y entre emoticonos, la única justificación que tenía el figura para defender sus trampas es que el gasto público y su evolución “se mide así”, porque así lo hacen los organismos internacionales. Por supuesto de nuevo es “manifiestamente” falso, ya que el PIB per cápita no se mide como fracción del de Estados Unidos, sino en moneda y en concreto en dólares. Podríamos hacerlo en euros, en yuanes o en neopesetas igualmente.

Sólo hay que hacer una pequeña búsqueda para saber de dónde ha sacado Lacalle sus gráficos y demostrar que sus “medidas” en realidad están sacadas de un panfletillo conservador americano, lo que explica por qué el gráfico relacionaba USA con Suecia y que no tenía nada que ver con la ONU, el Banco Mundial o los peñistas del Sporting de Braga en Vladivostok. Pero además para mostrar que es una gilipollez de proporciones bíblicas no hay nada más sencillo que acceder a las bases de datos estadísticas de los organismos internacionales. Si entramos a Eurostat o a OECD.stat veremos cómo se mide el PIB y el gasto público.

eurostat GDPocde gasto

Sí amigos, el PIB no “se mide” respecto al de USA e igual que el gasto público es también cuantificable por su valor nominal. ¿Por qué entonces el gurú liberal nos hace esta trampa? Porque es la única manera de que el gráfico le salga bien y pueda componer su falacia. El principal trabajo de la mayoría de economistas consiste en buscar las cifras que puedan demostrar la validez de sus ideas preconcebidas. Si el Sr. Lacalle hubiera tenido la feliz idea de expresar la evolución del PIB per cápita “como lo hacen los organismos internacionales”, o sea en dólares por habitante, el resultado ya hubiera sido algo distinto.

gdp suecia

Como podemos ver el tal Lacalle nos pretendía convencer con su dibujito de que entre 1980 y 1992 Suecia se empobrecía a marchas forzadas, cuando en realidad la evolución fue la contraria. Por supuesto nuestro amigo ultraliberal nos quiere vender que la crisis que sufrieron los países escandinavos a principios de los noventa sólo pudo ser fruto del aumento del gasto público. Como su única actividad conocida aparte de escribir libros es trabajar de especulador financiero, es propenso a olvidar la burbuja inmobiliaria y de activos que por allí estalló o de que… ¡rescataron bancos!

Volviendo al tema de las magnitudes uno de los motivos por lo que se suelen expresar, por ejemplo sobre el PIB o en determinada moneda, es para poder hacer comparativas entre países de la manera más homogénea posible. Obvio es que no es lo mismo el gasto público nominal de USA que el de Albania por los tamaños de su economía o que no se pueden hacer comparaciones con cifras expresadas en distintas monedas. Así podemos saber si un país gasta más que otro y podemos saber si un gasto público es alto o bajo. Pero es simplemente una comparación ¿Es alto o bajo un gasto público del 45 % sobre PIB? Para el personal como el Sr. Lacalle todo lo que fuera estar por encima de Rumanía sería bolchevismo. Para la gente normal sería un gasto por debajo de la media europea. En realidad expresar el PIB sobre personas o el gasto público sobre el PIB no tiene tanto que ver con su crecimiento como con compararte frente a tu vecino. Por cierto, he dicho que el gasto público puede ponerse en relación con otras cifras, como por ejemplo la población. ¿Qué nos dice el caso sueco? Pues aquí pueden consultarlo. Como ven las cifras pueden expresarse de distintas formas y según cómo las retuerzas pueden salirte más o menos satisfactorias.

Así vemos que en la mente de Daniel Lacalle y sus “libertitos” la disminución del gasto público sobre el PIB es una bajada del gasto público, aunque el gasto en realidad haya subido, y que además está motivado por la propia evolución del gasto público. Para entender la estupidez de su razonamiento imaginemos dos niños que miden 1,30 cm. Al año siguiente volvemos a medir a los chiquillos, uno mide 1,35 mientras que el otro se queda en 1,33. Según este peculiar razonamiento el segundo niño ha decrecido. En realidad es mucho peor, porque relaciona dos magnitudes distintas. Por extraños motivos si el gasto público sobre el PIB disminuye es porque ha bajado el gasto, no porque haya crecido el PIB en mayor medida. Y que crezca el PIB sólo puede ser cosa de la reducción del gasto público, aunque no se haya reducido.

Pero si se piensan que esta idea le ha surgido al Sr. Lacalle de la nada y que es un pueril engaño, están muy equivocados. La chanza de nuestro liberal amigo está basada en las habituales simplificaciones que nos muestran hasta qué punto los economistas caminan fuera de la realidad. Un gasto público puede crecer de forma nominal, por ejemplo por la acción de la inflación o del tipo de cambio. O por el propio crecimiento económico o por una guerra…. Por cierto para el que se esté preguntando por la inflación sueca, que no espere cosas muy bolivarianas:

inflación suecia

Así pues un aumento puede ser “aparente” o “real” y por eso la evolución del gasto también se pone en contexto respecto a otras magnitudes: precios, población, producción… Los axiomas que rigen la economía dicen que si la población aumenta, el gasto nominal lo haría en consecuencia, ya que hay más personas a las que proveer de servicios. Igualmente si aumenta el PIB se entiende que aumenta el gasto porque al aumentar la recaudación hay más dinero que gastar.

Lo que ocurre es que todos estos axiomas adolecen del mismo error: son modelos simplificados. Los economistas son muy dados a hacer como que se olvidan de la Política, la Historia o la Sociología… y así les va. Según estas sencillas normas si el PIB aumenta, el gasto lo va a hacer porque sí, independientemente de las decisiones que tome un Gobierno. Como si el gasto público fuera algo fijo que sólo reacciona ante la evolución otras magnitudes económicas. Un país puede aumentar su población o su PIB pero su gobierno puede tomar decisiones que reduzcan el nominal del gasto. La evolución de PIB es algo que en parte escapa al control del gobierno, pero el gasto publico no. Por ejemplo podemos tener un país que rebaje su PIB, lo que teóricamente debería rebajar su gasto en consonancia, pero si fruto de la recesión se te disparan estabilizadores automáticos tu gasto puede acabar subiendo. A ver cómo se creen que hemos llegado a tener semejantes déficits. O al contrario una época de bonanza puede reducir gastos nominales si ahorra en gastos como las prestaciones por desempleo, por ejemplo. La cosa es un poquito más compleja que cascarse dos gráficos para darse la razón a uno mismo.

Con esto llegamos a un hilarante dilema. Según el Sr. Lacalle una reducción del gasto público “real” aumenta la producción de un país y no se puede argumentar en contra que el gasto nominal en realidad aumentara. Pero curiosamente hemos visto que el gasto público nominal puede aumentar si lo hace el PIB. Con lo que podríamos dudar si fue la supuesta reducción del gasto público sueco la que tuvo como consecuencia un aumento de su producción, o si fue el aumento del PIB el que redujo el peso del sector público al mismo tiempo que aumentó su nominal. En ambos casos estaríamos arrimando el ascua a nuestra sardina.

Con lo que nuestro muy liberal amigo en un ejercicio de whishful thinking nos ha plantado una falacia cum hoc ergo propter hoc catedralicia. Si les pareció divertido que Lacalle se agarrara a un concepto de 1º de Economía para justificar su delirio, esperen que la cosa puede mejorar. Imaginemos que por lo que fuera un aumento de gasto público pudiera producir un aumento de la producción. ¿Les suena de algo? Sí amigos, es el multiplicador keynesiano. Y es que el simplismo de los modelos económicos da para mucho. De hecho mejor que yo, lo explica @NatxoPepe con dos derechazos al prominente mentón de Daniel Lacalle:

Nachopepe

¡Voilà! Hemos podido hacer una trampa de similar factura a la de Daniel Lacalle y decir que “Suecia… Más gasto público, mayor crecimiento”. En resumidas cuentas, si Daniel Lacalle nos hubiera contado, como dice el consenso mainstream, que Suecia superó la crisis de los noventa gracias a un importante aumento de su productividad, sería mucho más complicado de rebatir. Pero como Lacalle está más preocupado de autoconfirmarse sus propias teorías, hace el ridículo y encima se regocija cuando le pillan.

Y es una pena. Porque esto que mal llamamos “liberalismo económico”, como cualquier otra rama de pensamiento, merece su lugar y su espacio en el debate público. Pero por desgracia en España esta facción está, en sus personajes más conocidos para el gran público al menos, copado por una sucesión de indigentes intelectuales. Recordemos a personajes gloriosos como el pope del liberalismo patrio, Pedro Schwartz, que viajaba en coche oficial. Disfrutaba de semejante prebenda por pertenecer al magnífico y extinto Consejo Económico y Social de la Comunidad de Madrid, donde compartía sillón con otro insigne, Carlos Rodríguez Braun que como buen liberal patrio disfruta de su cátedra en la Universidad Complutense de Madrid como funcionario de carrera. Es ese señor que parece inmerso en un eterno estado lisérgico, como ese imbécil que se ríe constantemente porque se cree el más listo y en realidad todos se están riendo de él. Funcionario de carrera como el otro apadrinado de Schwartz, el gran Huerta de Soto, capaz de soltar en clase que la caída del Imperio Romano fue consecuencia del Socialismo. Lo han escuchado bien, no hablaba del “Imperio Rumano”. El mismo Huerta de Soto que formó a Juan Ramón Rallo, el que recibió un premio “a dedo” dotado con dinero público, asunto que provocó la ira de JFV y de paso demostró la poca vergüenza que tienen los de Nada es Gratis. Ahora tenemos a Daniel Lacalle, nuevo parado ya que ha perdido su puesto de especulador en PIMCO. Por cierto, ¿saben qué une a todos estos garantes del liberalismo cañí? Esperanza Aguirre, la funcionaria liberal que lleva más de 30 años en excedencia y que últimamente anda “cazando talentos”. Su experiencia está contrastada gracias a los fichajes de Francisco Granados, López Viejo, Güemes y Lamela o los recientemente imputados Lucía Figar y SalvaTroll Victoria.

Por el bien del liberalismo en nuestro país, también del económico, más vale que la comunidad afín ponga a toda esta cuadrilla de indigentes intelectuales a la sombra. O a lo mejor nos hemos confundido y lo de “liberales” era porque toman las cifras como les sale de las criadillas. Y a eso sabe jugar cualquiera.

Publicado en Uncategorized | Etiquetado , , , , , | 22 comentarios

¿Haces sensacionalismo? ¿Tienes infografías? Responde primero a la segunda pregunta


AD68DD3B6DCAD760FC71A774C67A6D_h354_w598_m2_q90_cxPlnLtjG

Estos son los datos que queremos que conozcas, para que saques las conclusiones que nosotros queremos.

El Objetivo es ese programa que va después del Follonero y que va en la linea de lo que hoy llamamos “actualidad informativa”. Además se vanagloria de ser un programa que hace “periodismo de datos”. En realidad es un programa donde se toma cualquier temática, se le adereza de muchos gráficos hechos por algún becario y al final da igual porque todo suena a mainstream progresista. El Programa es presentado por una de las periodistas más sobrevaloradas de nuestro país: Ana Pastor. Ella es conocida por sus “entrevistas”, aunque en realidad tenga menos cintura que una bala de paja y aún menos recursos para ser una buena entrevistadora. Su técnica consiste en interrumpir al entrevistado, repetir mucho las preguntas y poner siempre cara como de que atiende mucho. La parodia de Facu Díaz no es tan grotesca como parece.

El caso es que en el último programa y en un alarde de originalidad, trató la situación en la que se encuentran los jóvenes en la actualidad y los etiquetó como “generación perdida”. Nada que no hayan visto ustedes antes. Como siempre no faltan los “expertos”, que por extrañas razones casi siempre es algún letizio. ¿Y a quién trajeron como uno de los “expertos”? A Jorge Galindo. Sí amigos, otra vez uno de Politikon en El Objetivo. Anita ya se encargó de recordarnos que allí es que les gustan mucho, cosa que ya dice bastante del sesgo del programa. Da igual que sea política, toros, fútbol o jóvenes precarios: que venga uno de Politikon a hacer el “cuñao”. Y no me malinterpreten, que está en su derecho de ir a donde le inviten. Pero también otros podemos pensar que cuando a un programa siempre van los que piensan más o menos lo mismo, este programa es de todo menos “objetivo”.

Ahí estaba Jorge Galindo, autoproclamado “experto en jóvenes precarios”, mostrándonos gráficos y continuando con su pedagogía por la cual somos una sociedad de madafakas donde viejos sin piedad y sindicalistas trasnochados se conjuran contra la juventud para no perder sus privilegios. El caso es que para ilustranos nuestro amigo mostró gráficos como esté que luego colgó en el tuister.

Screenshot - 04_05_2015 , 0_11_51

Mientras Galindo comentaba el gráfico de marras, Ana Pastor le ponía esa mirada como de gato de escayola que tiene cuando parece que está pensando. “Detrás de los datos hay personas”, decía Anita todo compungida, mientras Galindo nos vendía que todo es porque en España tenemos un “mercado laboral” y unas “instituciones” que le hacen pagar todo esto a los jóvenes.

Pero como se podrán imaginar si estoy dándoles esta diatriba es porque, como de costumbre, la realidad es un poquito más compleja. Y aquí va mi troleo: ¿se imaginan que la tasa de temporalidad y de paro juvenil en España fuera de lo más normal? No, en serio, no hace falta que vuelvan atrás que se lo repito, ¿se imaginan que la temporalidad y el paro juvenil en España fuera normal? Ahora es cuando cierran la ventana y dejan de leer o bajan a los comentarios y se acuerdan hasta de mi bisabuelo cordobés. O quizá puedas esperar las pertinentes explicaciones.

Según los politikones, los del Nada es Gratis y el Letiziado en general, que la temporalidad y el desempleo se ceben en los jóvenes es cosa de nuestra querida España y por los motivos antes esgrimidos. Pero esto no es del todo cierto, el desempleo y la precariedad afectan en mayor medida a los jóvenes en casi todo el mundo y en España afectan excesivamente a todo el mundo independientemente de su edad. Vamos con los “datos”:

temporalidad juvenil vs total

Lo que podemos ver es que España no tiene una diferencia muy notable entre la temporalidad total y la temporalidad que sufren los más jóvenes, en todo caso destacamos por joder a todo el mundo con independencia de la edad. Ahí están algunos de esos países tan cojonudos, esos con los que el Letiziado nos atiza con frecuencia, demostrando que segregan mucho más a sus jóvenes. Esa Alemania reformadora que en 2013 tenía una temporalidad juvenil que supera el 52%. Austria, el país que viene con la mochila que nos salvará a todos y con su 34,8% de temporalidad juvenil. Suecia, el país que “quería ser” Roger Senserrich y que disfruta de tasas de temporalidad juvenil del 55%. Finlandia, el primer país que nos mejora y que tiene un 44%. Incluso Dinamarca, el ejemplo “cuñao” por excelencia respecto a mercados laborales cojonudos tiene un 20%. Y ya que estamos, ¿qué piensan que ocurrirá con el desempleo?

paro juvenil vs total

Pues pasa lo mismo. España sigue siendo un país que no destaca por tener una gran diferencia entre paro juvenil y paro total. Llegar a un 53,2% de paro juvenil nos puede parecer y de hecho es un dato terrible, pero si te dicen que el paro en general es del 24,5% la cosa cambia un poco. Más complicado es explicar cómo los suecos tienen un 22,9% de desempleo juvenil si allí supuestamente el despido es “libre” y no hay “dualidad”. Y si piensan que soy el primer y el único tarado que reparó en esto están equivocados.

En resumidas cuentas y como es costumbre acabaré como casi siempre. Si negáramos que la situación de nuestro jóvenes en términos de paro y precariedad es acojonante, o si negáramos que nuestra regulación laboral fomenta y nuestra sociedad tolera la temporalidad estaríamos siendo aún peores que todos estos. Pero al mismo no debemos dejarnos encantar por estos vendedores de humo que llevan años aprovechándose del sufrimiento ajeno para hacer carreras propias. Vendedores de humo que cuando les rascas un poquito se olvidan del precariado y parecen Juan Rosell. Mientras tanto no se preocupen, que este periodismo “de datos” no lo van a ver en El Objetivo, porque entonces Ferreras no podría tener enchufada a su señora poniendo cara de espantapájaros.

Publicado en Uncategorized | Etiquetado , , , , | 7 comentarios

A vueltas con las cotizaciones de los autónomos


Estamos en año electoral y como es costumbre nuestra actualidad se encuentra salpicada de propuestas que nos harán a todos más altos, más guapos y más fuertes. Los partidos como buenos comerciales, nos venden las ventajas y nos ocultan la “letra pequeña” de sus productos. Los asuntos y debates que se han desarrollado durante los últimos tiempos encuentran mágicas soluciones en estos periodos electorales.

Uno de estos debates es el de las cotizaciones a la Seguridad Social de los trabajadores autónomos. Como ya sabemos ellos protestan por el Régimen al que están sometidos y empieza el show tanto de opiniones personales como de propuestas de partido al respecto. Lo que ocurre, como siempre que participamos en un debate, es que circunscribimos nuestras opiniones a nuestra visión y a los sesgos que tenemos preconcebidos. Y por desgracia para nosotros el mundo es un poquito más complejo de lo que nuestro intelecto cree poder abarcar. Así que desconfíen de cualquiera que en estos tiempos le ofrezca propuestas win-win, en las que todo el mundo gana y es feliz, porque o no ha previsto o les está ocultando todas las consecuencias. El tema de las cuotas de los autónomos a “las SS” no es una excepción.

Previamente conviene hablar de uno de los axiomas del “cuñadismo ilustrado”, no sólo en nuestro país sino a nivel planetario: hay que fomentar el trabajo autónomo porque cuantos más “emprendedores” tengamos más prósperos seremos. Lo malo es que como de costumbre, estas afirmaciones son bastante discutibles. Somos uno de los países con más “autoempleados” del mundo mundial y además quienes nos superan no son precisamente ejemplo. Una cosa es eso de los “emprendedores” y otra muy distinta es el trabajador autónomo. De hecho como vemos esta última figura es más abundante en países cutres donde el fraude y la estafa son denominador común. A estas alturas de la novela creo que explicar la historia de los falsos autónomos en países como Grecia, Italia o España está de más. Por lo que deberíamos disparar a los pies de todo el que nos proponga como solución a nuestros problemas el fomento del trabajo por cuenta propia.

Al mismo tiempo en los últimos tiempos nos hemos acostumbrado a las infografías de geeks con mucho tiempo libre, que son como los hipsters pero de lo moderno, en las que nos muestran sesudas comparativas internacionales de “lo que cuesta ser autónomo en Europa”. Esta la habrán visto como 37 veces:

ob_5cafc1_ob-90f7ee-b7vinibciaad-1o

Lo de que Portugal sea considerado como uno de los “principales países de Europa” es muy divertido. Alemania o Italia no deben serlo y en cambio los Países Bajos por un extraño motivo sí. No hace falta ser muy avispado para darse cuenta de que este tipo de montajes están confeccionados desde el más cutre sensacionalismo. Luego descubrimos que en Reino Unido ser autónomo, como nos comentaba Ricardo Galli, no es tan barato. En Países Bajos te tienes que pagar un seguro privado si quieres tener asistencia sanitaria y seguros complementarios para pensiones o incapacidades. En Francia cuando el autónomo va al médico lo hace con la billetera por delante, dinero que ya le reembolsará el Estado total o parcialmente. Tampoco esperen ver autónomos ramplando los tickets de la cena para desgravar. En Portugal, ese gran país de Europa, por lo visto a partir del primer año hay que pagar entre el 25% y el 32%. En Italia se paga un 20% sobre beneficios… Así que como vemos ser autónomo en España no es un chollo precisamente, pero quienes fomentan este tipo de comparativas descontextualizadas u os están tomando el pelo u omiten parte de la información. Y vaya por delante, antes de que me crujáis a ostias en los comentarios, que el sistema fiscal de los autónomos en nuestro país me parece un despropósito. Pero igualmente digo que cuando hablamos de los cambios en este sistema debemos ir un poquito más allá del simple montante de la cuota y entender que todo tiene sus consecuencias.

De todas formas este tipo de opiniones sesgadas no vienen porque sí, son fruto del sistema de Bienestar que establecimos. Desde sus inicios los Estados del Bienestar se enfrentaron a diversos dilemas. Uno de ellos pivotaba sobre la idea de quiénes debían financiar el sistema y quiénes debían beneficiarse. Para algunos las prestaciones debían ser asistenciales y sólo disfrutadas por los pobres, con el fin de que fueran menos onerosas para las clases altas y sobre todo para las clases medias. Pero existía el problema de que estas aportaciones podían no ser suficientes. También había otro problema, ¿qué podemos hacer para que estas clases medias y altas aceptaran sufragar unas prestaciones de las que no se beneficiaban? A algunos se les ocurrió la feliz idea de hacerles también beneficiarios del propio sistema. Así hoy en día da igual que seas rico o pobre, en mayor o menor medida te beneficias de las prestaciones del Estado del Bienestar: desempleo, asistencia sanitaria, pensiones… Este es un debate que tendremos siempre mientras exista este sistema. Y es este el problema que ha llevado a los autónomos en España a pagar la famosa cuota de los 264 euros.

En nuestro país consideramos que todos los ciudadanos deben estar afiliados al sistema y además si trabajan deben aportar, hasta los parados con prestación contributiva pagan. Igual que un trabajador por cuenta ajena paga desde su primer mes de actividad, lo mismo pasa con aquellos que lo hacen por cuenta propia. Además tenemos un sistema que calcula las prestaciones en relación a las aportaciones que realizamos. Es lo que llamamos “bases de cotización” y sobre ellas se calcularán las diversas prestaciones a las que tenemos derecho. Además aunque algunas prestaciones como la asistencia sanitaria no son financiadas con las cotizaciones sociales, sino con los impuestos, la afiliación al sistema acaba siendo imprescindible para poder recibirlas. Si todos queremos sanidad gratuita, prestaciones por desempleo, jubilaciones o ayudas por maternidad, debemos pagarla todos. Como en España la mayoría, seamos trabajadores por cuenta ajena o propia queremos alguna o todas estas prestaciones, esto lleva a que también estos últimos tengan que aportar al sistema les guste o no.

En el caso de los trabajadores por cuenta ajena no hay mucho problema, pues los salarios se suelen conocer de antemano y además existe un salario mínimo. Con lo que se puede saber lo que aportarán al sistema y se puede establecer unos mínimos y máximos de cotización realistas. Esto no pasa con un autónomo, cuyos ingresos son inciertos. Como hemos visto el sistema es “café para todos”, donde todos tienen más o menos los mismos derechos y más o menos las mismas obligaciones. ¿Cómo se resuelve el problema? Pues sencillamente dejamos a los autónomos que elijan lo que quieren pagar, por lo que no es complicado imaginarse dónde aparece el siguiente problema. Como el incentivo claramente es pagar lo mínimo posible, en su peculiar sabiduría la Administración considera que debe subir la base mínima de cotización para evitar la picaresca.

Por lo tanto por mucho que se nos diga desde el cuñadismo patrio no es que el Estado malvado quiera sangrar a los autónomos porque les tiene inquina. Tampoco estamos siendo muy exactos cuando decimos que los autónomos deberían pagar por lo que facturan y que debemos eliminar las “cuotas obligatorias”. No existe una cuota obligatoria, sino una cuota mínima y ya se puede pagar “por lo que facturas”, en concreto un 29,80%. Pero por extrañas circunstancias de la vida la inmensa mayoría de nuestros trabajadores por cuenta propia pagan el mínimo posible, que en la práctica son todos excepto aquellos que milagrosamente aumentan sus ingresos cuando entran dentro del periodo de cálculo de su futura pensión. Por lo que los famosos 264 euros al mes para algunos es un suplicio y para otros es una bendición. Así como decía el sistema es un completo despropósito, pero seguramente una parte importante de los autónomos en nuestro país rezan porque no se cambie.

Hechas estas extensas consideraciones regreso al principio. Ante las diversas “erecciones” que se avecinan volvemos a tener a nuestros políticos muy preocupados por los autónomos. Y esto que llamamos “nuevos partidos” por supuesto no iban a ser menos. Así mis queridos Ciudadanos proponen “eliminar cuotas fijas” y Podemos tiene pinta de que va a hacer algo similar dentro de unos días. O sea, caen en el mismo error que en las infografías cutres: quedarse en la cuota y olvidarse del resto.

En el caso de los Cuñadanos, ellos proponen que quienes no lleguen al SMI no paguen ninguna cuota mensual, sino que al final de año se les cobre un 7,2% como en Dinamar… digo como en Estados Unidos. Recordemos que Cuñadanos es ese partido que nos quiere equiparar a Dinamarca sin proponernos absolutamente nada que tenga que ver con Dinamarca: fondos de inversión israelitas, visados australianos, complementos salariales americanos, IVA “alemán” que no es alemán o contratos únicos que no existen en ninguna parte. Pero igual que ser Dinamarca sin aplicar nada de lo que existe en Dinamarca no es ser Dinamarca, cobrar el 7,2% a los autónomos con bajos ingresos como en Estados Unidos pero sin que tengan que pagar un seguro médico como en Estados Unidos no es ser como Estados Unidos. Nótese mientras tanto que Garicano & Cía. se han cuidado muy mucho de contarnos lo bajas que serían las cotizaciones para los autónomos con bajos ingresos, pero que igualmente se han cuidado de no contarnos qué % aplicarían a quienes superen ese umbral. Supongo que será casualidad, porque quienes hacen “políticas basadas en la evidencia” no pueden haberlo hecho a propósito.

Como no creo que vayan a eliminar prestaciones a los autónomos con bajos ingresos, porque si lo dijeran les pasaría como la reforma del IRPF, que la tendrían que cambiar porque ellos no son populistas y no quieren contentar a todo el mundo, empiezan las cuestiones relevantes. Si estos y otros autónomos reducen sus aportaciones a la Seguridad Social pero a su vez disfrutan de algunas de sus prestaciones, ¿quién pagará lo que dejen de aportar? No olvidemos que los autónomos representan entre el 20% y el 25% de los afiliados al sistema.

Si un autónomo tiene la mala suerte de caerse de una escalera y queda incapacitado temporal y permanentemente, ¿cómo se calculará la prestación? Porque si cobran conforme a lo aportado, les quedará lo que llamaríamos “prestación de mierda”. En cambio si la prestación fuera más alta estaríamos comprometiendo la viabilidad del sistema ya que con menos cotizaciones va a ser complicado mantener las mismas prestaciones. Y más allá de los chistes de autónomos que no se ponen malos nunca, la realidad es que la duración de las bajas laborales de los autónomos es de media el triple que las de los asalariados. Palabrita de medio AEDE que no les enlazo.

Pero vamos aún más allá, pues nuestros queridos Ciudadanos en su interés de proteger a la “clase media trabajadora” es partidaria de reformar las pensiones para adoptar el sistema de “cuentas nocionales”. Que por cierto, es propuesta de la Patronal de las aseguradoras, que a su vez debe ser una organización muy representativa de la clase media trabajadora. Para los más vagos le resumo que este sistema tiene por objetivo al menos una de estas dos condiciones: que pagues más impuestos por tu pensión o que cobres menos pensión. Con lo que respecto a los autónomos surge una interesante pregunta. Si ya hoy en día los autónomos tienen pensiones mucho más bajas que el resto, proponemos un sistema que vaya acorde a las aportaciones y proponemos bajar estas aportaciones, ¿qué pensión le va a quedar a los autónomos? No se preocupen que ni Ciudadanos, ni Podemos cuando presente su programa, os van a resolver estas dudas. Os dirán lo de siempre: acabar con el fraude. O sea, lo mismo que dicen los “partidos viejos”.

Estas y otras preguntas que legítimamente podrían hacerse los autónomos en nuestro país quedan ensombrecidas por el debate de las cuotas mínimas y el cortoplacismo. Por lo que uno puede está muy de acuerdo en que esto de pagar 264 euros sólo por darse de alta, independiente de los ingresos que se tengan, es una situación manifiestamente injusta. Pero al mismo tiempo como hemos visto no es algo que el legislador se inventó para chinchar. Al mismo tiempo más allá del populismo barato, hablar de reducción de estas cuotas sin tratar sus efectos en las carteras de prestaciones y de su financiación es sólo contar una parte de la historia.

Y mucho cuidado con invocar a cualquier país guay para justificar este tipo de propuestas, pues como hemos visto en esos países a los autónomos o les echan de la Seguridad Social o si están acaban pagando más o menos lo mismo España. La situación de los trabajadores por cuenta propia en nuestro país o la suficiencia financiera de nuestra Seguridad Social es un tema lo suficientemente serio como para quedarnos sólo en las cuotas mínimas de los autónomos. Pero por desgracia en nuestro país los debates serios son “La Sexta Noche” o “Un tiempo nuevo”.

Publicado en Uncategorized | Etiquetado , , , | 5 comentarios

Lo que Ciudadanos no te contará de su contrato único


La Operación Rivera sigue a buen ritmo y tenemos a sus representantes hasta en la sopa paseándose por los medios de comunicación. Si Pablo Iglesias se aprovechó de los grandes grupos mediáticos para montarse un partido político, los grandes grupos mediáticos se están aprovechando de Albert Rivera para montarse el suyo… y se nota.

El caso es que como llevo años anunciando y tanto él como sus groupies negaban, Cuñaricano estaba loco por entrar en política y ha encontrado su oportunidad encabezando el programa económico de C’s. Con lo que ahí tenemos al susodicho y al campeón de debate tomando todos los micrófonos e intentando explicar sus propuestas económicas. Digo “intentando” porque de momento lo están haciendo por capítulos y a estas alturas del show son incapaces de explicar con claridad si quiera la primera parte de sus propuestas.

Como era de esperar, el contrato único con indemnización creciente iba a ir en el “paquete” que nos van a meter, pero como decía a día de hoy no he sido capaz de escuchar en qué consiste exactamente el dicho contrato. Tampoco es culpa del campeón de debate o de Cuñaricano, es culpa de los periodistas todólogos que están más preocupados de expresar sus opiniones que en conseguir respuestas concretas. De hecho ayer Rivera fue a Telecinco a explicar en una pizarra su programa y seguimos sin saber exactamente qué está proponiendo. Con aferrarse a la misma argumentación demagoga de los ideólogos del contrato único tiene suficiente, porque como con casi todas las propuestas de contrato único si vamos un poco más allá nos daremos cuenta de dónde está el engaño.

Todas las buenas mentiras se fundamentan en alguna verdad. Según los defensores de determinadas propuestas de contrato único, hay mucha temporalidad y por lo tanto poca estabilidad en nuestro mercado de trabajo, con lo que si se acaba con la temporalidad se aumenta la estabilidad. Por supuesto la realidad es algo distinta porque la temporalidad no mide la estabilidad en el empleo, sino la ventaja de suscribir un contrato temporal sobre un indefinido.

El campeón de debate y sus inspiradores aluden a un terrible “muro” que los empresarios no están dispuestos a pagar a la hora de renovar los contratos. Según ellos no se renuevan los contratos temporales porque pasar de 12 días de indemnización a 33 días es algo terrible y por lo tanto se produce un gran fraude de Ley haciéndose, contratos temporales donde se deberían hacer indefinidos. De nuevo de una certeza sale algo que no es tan cierto. Por ejemplo como bien sabemos gracias al INE, el salario de los trabajadores temporales es muy inferior al salario del conjunto de trabajadores. Estaríamos hablando de 1.282 euros mensuales de media, aunque poco más de la mitad cobran por debajo de los 1.217,40 euros.

Captura de pantalla de 2015-03-01 11:47:41Con lo que el supuesto “muro” de Juego de Tronos al que apelan los defensores de estas propuestas no es tan alto como nos quieren hacer ver. De hecho para el 20% de ellos estamos hablando de un máximo de 500 euros. De todos modos que la cosa sea menos dramática de lo que la pintan no quita para que sea una certeza que el sistema actual funciona bastante mal. Otra cosa es que sea cómo explican nuestros amigos. Ellos hablan de fraudes de Ley y de no renovar contratos. La realidad es un poco distinta, ya que la mayoría de contratos temporales en fraude de Ley se realizan como contrato de entrada o de prueba en la empresa, no con idea de rescindirlos después. Si además tienes la permisividad por parte de los trabajadores, los sindicatos y el Estado de alargar durante 24 meses una modalidad contractual con un despido más rápido y barato, lo lógico que los empresarios opten por cometer el fraude. Lo curioso de Ciudadanos es que en vez de perseguir o atajar este fraude proponen una modalidad de despido que no difiere en parte de lo que critican. En cambio si alguien les comenta que su Complemento Salarial Anual va a provocar el aumento del pago de horas trabajadas “en sobre”, dicen que ellos perseguirán el fraude porque lo dice su programa. Y es que lo que menos le preocupa a los defensores de determinadas propuestas de contrato único es la precariedad laboral de los pobres jóvenes españoles, como vamos a comprobar.

Quizá lo más divertido de quienes plantean este tipo de propuestas es que nos hablan de crear empleo y de contratos, pero sus propuestas de contratación se centran en los procedimientos de despido. Por eso el contrato único en realidad es un eufemismo y deberíamos hablar de “despido único“. De hecho todo el argumentativo de sus defensores funcionaría exactamente igual con una que con mil modalidades de contrato. Pero si hablamos mucho de contrato y poco de despido conseguiremos que a la propuesta no se le vea el cartón, además ponemos a los opositores como opresores del pobre precario. Es un error oponerse a la idea de contrato único y quienes lo hacen suelen emplear argumentos equivocados y contraproducentes. De hecho yo estoy totalmente a favor del contrato único, o mejor dicho del despido único. Desactivar estas propuestas es tan sencillo como tener la tuya propia, aunque sea sólo para trolear la suya.

Entonces, ¿dónde está el truco? Pues que en realidad el “cambio de paradigma” que propone Ciudadanos en un cambio que supone una mejora pírrica para unos pocos trabajadores, una pérdida mayor para muchos más y bastante beneficiosa para los empresarios. Como comentaba al inicio de la entrada después de diversas entrevistas y “pizarras”, no sabemos exactamente a qué tipo de despido único nos enfrentamos. Es lo que tienen las ideas posibles y sensatas, que no acaban de explicarlas. Pero por lo que les he escuchado debe ser similar a esta propuesta de los chicos de Nada es Gratis en 2010:

cic1Con lo que la idea son dos escalas de indemnización: para despidos procedentes se empieza con 8 días por año y va aumentando 2 días por año hasta llegar a los 20 actuales el séptimo año, mientras que para improcedentes se parte de 12 días, aumentando de 3 en 3 hasta llegar a los 33 días por año al octavo año. Esto lo deduzco yo, porque aún no lo han explicado y los más observadores del lugar podrían sospechar el motivo: igual alguien echa cuentas. Cuentas que comienzan por comparar esta propuesta con la legislación actual:

improcedente despido procedenteAsí vemos que en el único caso en que el trabajador mejoraría su situación sería para aquellos despidos procedentes de trabajadores con dos años de antigüedad, en cambio en la mayoría de casos restantes pierden o se quedan igual. En el gráfico asumo que en la situación actual cualquier trabajador con antigüedades hasta dos años es temporal, lo cual es mucho asumir porque hay casi 325.000 trabajadores más que llevan menos 2 años en su trabajo respecto al total de trabajadores temporales en nuestro país. Por lo tanto ni siquiera todos los supuestamente beneficiados por la propuesta serían beneficiados, algunos incluso serían perjudicados.

Además en un modelo proporcional al tiempo trabajado, proporcional es el beneficio o perjuicio que produce un cambio en el sistema. Los supuestos beneficiados por el cambio de sistema ganarían a lo sumo dos días por cada año trabajado, o sea, 4 días de salario. En cambio los colectivos de trabajadores perjudicados perderían cantidades mucho mayores. Por ejemplo los trabajadores con 3 años de antigüedad perderían entre 15 y 24 días de indemnización dependiendo de su tipo de despido. Incluso los que más se acercarían a las indemnizaciones anteriores a la reforma perderían entre 12 y 21 días. Por cierto, ¿os acordáis de la distribución de salarios por decil y tipo de contrato? Pues pueden imaginarse que encima la pérdidas estarán calculadas sobre salarios más altos que los salarios de los beneficiados. Bien por acción por la inflación o por la productividad los salarios de los trabajadores con mayor antigüedad serán mayores.

Pero si creen que la situación no es ya susceptible de empeorar no se vayan todavía, que aún hay más. Si observamos cómo se reparten en la actualidad los trabajadores respecto a la antigüedad en sus puestos se completa la fiesta:

Trabajadores por antigüedad¡Sorpresa! Si la distribución actual de los ocupados se mantuviera a ese hipotético futuro, veríamos cómo prácticamente el colectivo de trabajadores que habría perdido indemnización triplicaría al colectivo de trabajadores que supuestamente se benefician. Si no lo han hecho antes, aquí es donde usted se para y dice: “hombre, esta distribución cambiaría”. Por supuesto, estas propuestas se venden argumentando que muchos trabajadores aumentarían su antigüedad, pero olvidan mencionar que en consecuencia otros disminuirán la suya. Con lo que éstos últimos caerían en la “zona de pérdida”. ¿Recuerda que no es lo mismo perder que ganar dos días de indemnización dependiendo de la antigüedad y que los salarios perdedores son más altos?

Con lo que si todos estos aspectos los aplicamos a todo el colectivo de trabajadores de nuestro país, veremos que al final lo que se produciría sería un ingente ahorro de indemnizaciones a los empleadores. Cosa que tiene su gracia para unos señores que hablan de ayudar a la “clase media trabajadora”, pero cuya propuesta de despido único perjudica principalmente a ese extraño colectivo. Tampoco esto sorprende, recordemos cuando el ideólogo del engendro medio-alabó la reforma laboral del Partido Popular:

Garicano sobre despidoAsí que Rivera y Cuñaricano nos podrán contar que quieren proteger a nuestros pobres hijos desvalidos oprimidos por la temporalidad, pero en realidad lo que les molesta son las indemnizaciones. De todos modos si se les ocurre oponerse a estos “degeneracionistas” le acusarán de inmovilista que no quiere cambiar nada. En ese caso les propongo que haga lo mismo que yo cuando me cruzo con un “contratounionista”: trolearles con mi propia propuesta.

Bien, estoy totalmente de acuerdo en que hay demasiada temporalidad, que estos trabajadores están poco protegidos, que conseguir un contrato indefinido es un rollo, que esto afecta a la productividad… bla, bla, bla… Entonces yo también quiero contrato único: el indefinido ordinario actual. Acabamos con la temporalidad, los trabajadores desprotegidos ya estarán protegidos y tendrán tutela jurídica, tendrían contrato indefinido desde el primer día y todos tendríamos un redil de unicornios alados en nuestro jardín. Como se podrán imaginar estos garantes del obrero oprimido le dirán que eso es muy caro y que castigaría a los empleadores. ¿Pero no habíamos quedado que el problema era  que los temporales no estaban protegidos? Cuando rascas a un “contratounionista” te sale un empleado de la CEOE.

despido libre1Sí amigos, estos son los que se presentan como el cambio “sensato” y que tienen medidas “posibles”, sobre todo porque son más o menos la misma mierda que llevamos años disfrutando. Cambiarlo todo para que todo siga igual es sin duda un arte y nuestros amigos riveristas dicen que nos quieren llevar a ser como Dinamarca, pero sin proponer la mitad de lo que se hace en Dinamarca. Por ejemplo, ¿ha hablado Cuñaricano o el campeón de debate de los plazos de preaviso en los despidos únicos? No, porque si quisieran equipararnos a Dinamarca los plazos de preaviso el coste de un despido aumentaría. De hecho si me apuras estamos más cerca de Venezuela. No verás que en Ciudadanos hablen de reforzar el papel de los sindicatos en el marco laboral, como ocurre en Dinamarca, sino todo lo contrario. De hecho casi todo lo que proponen huele más a USA o UK que a Dinamarca.

En resumen, el despido único de Ciudadanos es una estafa cuyo efecto es un importante ahorro en las indemnizaciones por despido a los empresarios, utilizando de forma populista a los trabajadores más débiles para enfrentarlos entre sí y conseguir que acepten lo que no quieren. Y si no…

 

 

 

 

 

 

 

 

Publicado en Uncategorized | Etiquetado , , , , | 9 comentarios

No, Syriza no es Podemos… ni IU tampoco


izquierda-derecha

Con el ascenso de Syriza han sido muchos los que han querido ver similitudes con la situación política de España en general y de la izquierda en particular. Y también han sido muchos los que se han querido apropiar de la marca en España, produciendo situaciones chanantes que ilustran bien las diferencias con el asunto heleno.

Es cierto que se dan muchos paralelismos entre nuestro país y Grecia. Dos partidos llevan décadas repartiéndose el poder de manera oligárquica, ambos han fracasado en su acción de gobierno y son identificados por buena parte de la población como el anverso y reverso de la misma moneda. Ante esta situación nacen o ascienden nuevos partidos de distinto signo que van ocupando su lugar y atomizando el espacio político. Pero en realidad ni Vox es Amanecer Dorado, ni To Potami es UPyD, ni Syriza hoy es Podemos o IU.

¿Qué diferencia a la izquierda española de la griega?

frente-popular-de-judea

O más bien la resolución que se le ha dado a este problema.  En Grecia también tienen su PSOE y el resto de la izquierda tiene sus divisiones. De hecho igual que en España, el panorama comunista es de lo más variopinto. Allí tienen su KKE, su otro KKE e incluso sus Anticapitalistas. Y luego está Syriza, que no se parece a Podemos sino a Izquierda Unida… de 1986. La historia de IU sirve tanto para mostrar las diferencias con Syriza como de lección a aprender por la coalición griega.

IU, al igual que Syriza, nació de la necesidad de los grupos a la izquierda del PSOE de unirse para ser relevantes y ocupar el espacio de socialdemocracia que dejaba el PSOE mientras caminaba hacia la Tercera Vía. La izquierda española entendió 15 años antes que la griega que dentro de su ecosistema electoral la desunión es un problema insalvable. Aún más claro en el caso griego donde ganar es aún más ganar. Pero al mismo tiempo esos 15 años de antelación han mostrado las diferencias. Diferencias que pueden resumirse en que al contrario que en el caso griego, aquí en España fueron los comunistas los que echaron al resto.

Antes de que Syriza naciera, a Izquierda Unida ya le había dado tiempo a cepillarse al Partido Humanista, a la Federación Progresista, al Partido Carlista, al Partido Comunista de los Pueblos de España, a Nueva Izquierda y a Izquierda Anticapitalista, además de sus regañinas con las federaciones territoriales y con diversos resultados. Después vinieron otros tantos más. En los mismos años que va a cumplir Syriza, Izquierda Unida ya no estaba unida. Mientras Syriza es la unión, entre otros, de escisiones del PASOK y el KKE, IU se dedicó a escindir grupos para que se integraran en el PSOE o fueran partidos propios. IU no es como Syriza porque éstos últimos tuvieron la oportunidad, la paciencia y la inteligencia para acabar siendo un partido de gobierno.

Al igual que en el caso griego, en España esa oportunidad se ha presentado durante estos últimos años. Los ciudadanos están hartos de su país y de los dos partidos que lo han llevado a esa situación, buscando alternativas que cambien su situación. Viendo lo que estaba ocurriendo en Grecia, ¿a qué han dedicado en Izquierda Unida? Pues creo que el caso de IU-CM y Tania Sánchez es el ejemplo. De hecho si todo lo que he dicho y diré se puede sintetizar en un sólo nombre, ese es el de Tania Sánchez. A estas alturas del show sigo sin entender bien del todo y por mucho que me lo expliquen por qué se marcha esta criatura mientras se instruyen las expulsiones de Gordo y Pérez. Con lo que Madrid se convierte en ejemplo y a estas alturas no sabemos si el electorado desencantado o a la izquierda del PSOE debe votar a Ganemos, a Podemos, a Izquierda Unida, a Tania Sánchez o acordarse de la madre que los parió a todos e irse de domingueros a la Pedriza.

Hablando de Podemos. Éstos sí que detectaron la oportunidad y tuvieron la inteligencia de aprovecharla. Ya veremos si además tienen paciencia. Parecía que tomarían ese papel que IU no quiso tomar. Lo malo es que Podemos es ese partido que no quiere etiquetarse de izquierda, que no quiere tener nada que ver con IU, pero que tiene como líder a la pareja de Tania Sánchez y que para elaborar un programa económico le piden un documento a los señores que escriben libros con Alberto Garzón. Es más, solemos olvidar que entre sus fundadores está Izquierda Anticapitalista. Es más complicado encontrar diferencias que similitudes entre Podemos e Izquierda Unida.

No cabe duda de que Podemos fue impulsado por un conjunto de colectivos y personas que o bien salieron rebotados o bien quedaron al margen de Izquierda Unida. Por lo tanto ambos no tienen la más mínima intención de entenderse. Yo tengo algún conocido que no sólo es militante fundacional de Podemos, sino que tiene incluso cargo y evito las conversaciones políticas por nuestra salud mental. Pero si sale este tema en 17 segundos me queda claro que no tiene solución. Podemos hoy es la parte fuerte, espera a que los dirigentes de IU se arrodillen ante ellos, mientras que a éstos su orgullo les impide hacerlo. Ya veremos lo que le dura la gasolina a Podemos.

En resumidas cuentas, asimilar Syriza con Podemos o IU es bastante complicado porque ninguno cumple la principal premisa de la coalición griega: que son una coalición. Mientras Syriza gobierna en Grecia, en España a tres meses de las primeras elecciones y salvo alguna excepción ese bloque de izquierda ni está ni se le espera. Con lo que esta actitud y nuestro sistema electoral conseguirá que Nueva Democracia y PASOK sean los partidos dominantes. Incluso puede que se cumpla el sueño de despotismo ilustrado letizio y veamos una gran coalición con ministros “tecnócratas”, espero que no sea al estilo griego. Y con esto me despido, les dejo con un clásico del que todo “español de bien” se acuerda en estas circunstancias.

Francisco_de_Goya_y_Lucientes_-_Duelo_a_garrotazos

Publicado en Uncategorized | Etiquetado , , , , , | 2 comentarios

Cuñaricano y la dictadura del Letiziado


¿Qué haces si se te junta en el mismo día el apocalipsis zombi de Syriza, Esperanza Aguirre hablando de universidades y Luis Garicano pegándose golpes en el pecho por su último artículo en El País?

Cuñaricano

Mis disculpas por no enlazar el distópico artículo de EsPPe centralizando la “crisis de las universidades” en los chicos podemitas, un acto de originalidad por parte de la señora que dejó la política y la función pública (en excedencia, como buen liberal) para deslomarse en el “sector privao” cazando talentos, igual que cazaba consejeros para sus gobiernos. Ya saben que estoy de boicot a los medios AEDE y El Mundo sufre semejante perjuicio.

Lo que no puedo evitar es que si lo desean, puedan llegar a El País para leer la enésima perla de Luis Garicano o que simplemente se queden en la transcripción que ha hecho para NeG.

@Biosbrd me ha descubierto un nuevo término: Cuñaricano, que por supuesto adopto con gran regocijo, y que describe de manera precisa esta faceta de nuestro querido amigo. En NeG, esos señores que afirman vivir muy bien como profesores pero que necesitan montar una asociación y pedir dinero para mantener un blog, hace tiempo que entraron en campaña contra Pablemos y sus chicos. Para ello cambiaron al chusquero Juan de Mercado por Abraham Zacuto, empezando por criticar la renta básica universal a la que ya ni siquiera parecen aspirar en Podemos. A Zacuto le podían haber llamado López Aranguren, en honor al edificio de la Universidad Carlos III donde dicen haber domiciliado su asociación. Con lo que era de esperar que Syriza fuera blanco de sus críticas.

El caso es que Cuñaricano, en su ánimo por desprestigiar a los podemitas y hacer puntos en el concurso-oposición a ministro, consigue concatenar una serie de idioteces “nivel cuñao” a cada cual más divertida y a la vez más ridícula. Cuñaricano es especialista en aprovechar cualquier ocasión para arrimar el ascua a su sardina y recuerdo con cariño cuando se ofreció como ideólogo del 15-M. Por supuesto en aquellos tiempos y en aquellas plazas nadie le hizo mucho caso porque su diatriba nada tenía que ver con lo que se estaba dirimiendo.

El principal problema que tiene la columna de Cuñaricano es el de intentar hacernos creer que el líder de Syriza es Enver Hoxha  y que van a eliminar el capitalismo de su país. Luego ves la realidad, ves que proponen a Yanis Varoufakis de ministro de economía, que es más Keynes que Marx y acabas llegando a la conclusión de que Cuñaricano se ha marcado un hombre de paja catedralicio o se ha debido creer que ha ganado el KKE. De todos modos le agradecemos la clase sobre el sistema de precios, Hayek y la madre que los parió a todos, aunque no viniera al cuento como aquello del 15-M. Con Cuñaricano no sólo te diviertes sino que además aprendes.

Otro problema que parece tener nuestro querido cuñado es atribuirle a Syriza el abandonar las reformas. Es característico de los letizios atribuirle a cualquiera que no comparta su credo la cualidad de no querer hacer nada. A mí personalmente se me ocurren pocos partidos más reformistas que Syriza, otra cosa es que legítimamente nos parezcan bien o mal las reformas que proponen. Siempre me han hecho mucha gracia aquellas personas que emplean reiteradamente la palabra “reformas”, como si eso fuera algo positivo por sí mismo. En esto Cuñaricano comparte estrategia con Mariano Rajoy, que dice mucho “reformassshhhh” y luego te enteras de lo que iban al leer el BOE.

Pero Cuñaricano no se ha ganado su sobrenombre por basar su fobia anti-podemita en una falacia, sino por emplear sentencias que son para echar a correr hasta el Ática: el progreso humano en los últimos 300 años se debe al capitalismo y la comparativa del camarero y el profesor. Sobre la primera no tengo mucho que decir, porque reducir el progreso humano de los últimos tres siglos a la acción del capitalismo no creo que tenga mucho debate. Es lo que tienen los economistas que afirman aplicar el método científico, que es eso tan ajeno a la evolución del progreso humano. Antes del capitalismo todo esto era campo, nunca mejor dicho.

El momento álgido del cuñadismo ilustrado se alcanza cuando Cuñaricano intenta glorificar “el mercado” a través de un ejemplo “cuñao”. Según nuestro inefable amigo, los restaurantes tienen una productividad excelente, en cambio en sector educativo habita una cuadrilla de vagos que sólo hacen huelgas. Como podrán imaginarse si les estoy contando esto es porque la afirmación de Cuñaricano es bastante discutible. Y para ello me voy a marcar un Este blog sí es gratis visual y básico y voy a rescatar un clásico.

PTF Educación vs Restaurantes

Por desgracia para nuestro héroe reformista si observamos la evolución de la PTF entre los profesores y los camareros, veremos que nos da igual tomar como base 1995 o 2005, que el resultado será el contrario al que Cuñaricano predica. Según el razonamiento letizio los restaurantes al estar sometidos a la lógica del capitalismo y el mercado debían haber tenido una evolución de la productividad mejor que la del malvado profesorado funcionario. Aún más claro es el hecho de que tomando 2005 como año de referencia, en 1980 la PTF en los restaurantes estaba en 152,2, mientras que el sector educativo se situaba en 80,1. Esto hace más evidente que en términos de productividad el sector educativo se comportó de manera mucho más notable que los restaurantes. No olviden que Cuñaricano y sus amigos dicen basar sus opiniones en la evidencia mientras piden a los demás que actúen conforme a la misma. Igual a ustedes esto de la PTF les parece un poco cogido por los pelos, lo que ocurre es que si en NeG pretenden vender sus ideas apoyándose sobre ella como pasa aquí, aquí, aquí, aquí o aquí, deberán aceptar que el ejemplo de Cuñaricano igual no ha sido muy acertado. Como la afirmación sobre el reciclaje de los profesores, cosa que sería digna de ver en las universidades.

No me gustaría olvidarme de que en el artículo de El País falta el siguiente párrafo que sí aparece en NeG.

La corrupción y nepotismo que hemos visto en los recientes escándalos en la Universidad Rey Juan Carlos, por ejemplo, es impensable en una empresa que compita en el mercado: si nombran a amigos y familia sin merito para todos los puestos, la empresa se hundirá.

Sobre la corrupción y el nepotismo en la empresa me sigo ateniendo a mi enchufómetro para sentenciar que estas prácticas son tan habituales en la empresa como en la Universidad, lo raro es que los vicios de lo público no estén alineados con los de la sociedad a la que sirven. Lo que pasa es que en el mundo empresarial o cuando a Cuñaricano le dan una beca “a lo Errejón” se le llama “networking”.

Como hecho curioso, en la primera versión del texto en NeG y por un error tipográfico ya corregido figuró “Universidad Rey Juan Carlos 3”. Por un momento pensé que Cuñaricano se había equivocado, había escrito por error “Rey Juan” y nos contaría algo sobre el maravilloso caso de los visitantes de la UC3M. Supongo que recordarán el durísimo artículo que en NeG le dedicaron a este hecho, ya tan poco amigos del nepotismo y el plagio dicen ser. Yo tampoco me acuerdo y no me extraña, porque frente a López Aranguren está Carmen Martín Gaite y entre bomberos no nos pisamos la manguera. Así que al final lo que sobraba era el 3 y se referían a esto. Mi gozo en un pozo.

En resumidas cuentas, Cuñaricano se monta una película sci-fi por la que zombies comunistas devoran ejemplares de “La riqueza de las naciones“, descansando su argumentación en falacias, errores o simplemente tonterías. Por supuesto todo esto tiene una explicación y no es más que la pretensión de Cuñaricano y otros de imponer la “Dictadura del Letiziado”. Por mucho que nos cuenten sus motivos, cuando revolotean por FAES, se enganchan a UPyD y ahora parece que se apuntan a Ciudadanos, dejan de ser creíbles sus filantrópicas intenciones. Pero que no se preocupe, que por mi parte como si quiere ser el Ministry of Sound.

Bonus track: Si nos quedaban dudas al respecto, el compañero de armas preferido de Cuñaricano que es mi amado JFV se ha encargado de despejarlas. Como estamos de cruzada, el hombre educado se marcó esta trascendental entrada en la que al parece alguien le comentó que una edición de un libro de Varoufakis había un error entre dos Hart. Como era de esperar incluso muchos de sus seguidores mostraron su malestar con semejante idiotez. Siguiendo el guión habitual de cuando mete la pata, el hombre educado en vez de ponerse a la sombra o admitir críticas recorrió el camino que acostumbra.

Por ejemplo decidió “gastar” una nueva entrada sin más contenido que abundar en su comparación del tema Hart con el tema R&R y restregarlo, en un alarde de elegancia.

Según avanzaban los comentarios el ridículo aumenta. Argumenta que los economistas académicos son muy malos ministros. Esto es especialmente divertido para unos señores que precisamente critican el bajo nivel académico de nuestras élites y sus políticas. Si hay que hacer políticas basadas en la evidencia, ¿quién mejor que la persona que la tiene? Es más, ¿alguien cree que la entrada no tiene otro motivo que desprestigiar al Varoufakis ministro? No sólo eso sino que además podía afirmar sin rubor que en lo relativo a Teoria de Juegos el griego era muy malo, siendo el primer humano que disecciona un libro de casi 400 páginas páginas en apenas unas horas. Pasa por el habitual “yo no quiero un cargo” porque soy profe de Penn mientras llora porque le cuesta tiempo y dinero el blog.

¿Cómo podía terminar la cosa? Pues cerrando los comentarios de las entradas para no recibir más críticas. Esperemos que esta vez no haya enviado correos insultando a los comentaristas que censura, como acostumbra.

Publicado en Uncategorized | Etiquetado , , , , | 9 comentarios

¿Reducir la educación concertada sería una catástrofe? ¿O sería lo normal?


En los últimos tiempos cualquier idea o circunstancia que salga del entorno de Podemos ha tomado un enorme protagonismo en el debate público. No es que a uno le sorprenda a la vista de las últimas encuestas. Pero que a día de hoy estemos hablando más de lo que hace Artur Mas o Pablo Iglesias frente a lo que hace Mariano Rajoy es la demostración de que tenemos un Gobierno bastante apático.

El caso es que en estos días se ha estado hablando, entre otras cosas, de la propuesta de Pablemos sobre la escuela concertada a raíz de su frase “Hay que reducir la educación concertada a situaciones experimentales”. Como de costumbre la reflexión ha levantado cierta polémica y ha recibido críticas incluso desde colectivos que de antemano pensaríamos que estarían a favor. Pero, ¿es otra burrada u otro acierto por parte de Iglesias?

A pocos se les debe escapar que en España la Iglesia Católica ha tenido siempre un gran peso en nuestro sistema educativo. También a pocos se les puede escapar que la llegada del franquismo nos trajo una regresión, en la que se invertía el camino tomado durante la II República. No sé si a muchos o pocos nos parecerá que los conciertos educativos no han dejado de ser una subvención a la actividad de la Iglesia Católica en España, ya que la mayoría de los centros privados concertados han pertenecido a organizaciones católicas. Posiblemente uno de esos pactos que nos trajeron los 80’s para apuntalar la Transición.

Así que cuando Iglesias, igual que otros antes que él, proponen reducir el peso de la educación concertada el catálogo de críticas que reciben es amplio. Pero todas caminan entre pronosticar el fracaso, la catástrofe o el apocalipsis zombie. Millones de niños se quedarían sin escolarizar, gastaríamos un dineral o la educación sería mucho peor que hoy en día.

Como de costumbre una de las maneras que tenemos de comprobar si eso sería cierto es ver cómo afrontan este problema otros países de nuestro entorno u homologables. Aunque como siempre que sale el tema, hay que ser muy precavido con las comparativas internacionales. Las cosas suelen son muy distintas en cada país y las estadísticas internacionales suelen tener serios problemas para homologar resultados y por lo tanto hacer comparativas demasiado lapidarias. Pero igual nos pueden ayudar a hacernos una idea.

Para ayudarnos está la OCDE, un organismo cuyo único trabajo salvable es el de su servicio estadístico y en el que se puede encontrar casi cualquier cosa. Sabemos que el organismo también pretende hacer estudios sobre temas educativos, desde el loado y criticado informe PISA, hasta diversos datos relativos a la Educación en diversos países. OECD.stat recoge un dato que puede sernos de utilidad para resolver el entuerto y que se titula… Students enrolled by type of institution ¿Esto qué es? Recoge el número de alumnos matriculados en centros educativos atendiendo a varios criterios. Entre ellos está el de escuela pública/privada y entre esta última “escuela dependiente del gobierno” o “privada independiente”. ¿Dónde está la diferencia? Como podemos ver en su ficha correspondiente, una “escuela privada dependiente del gobierno” es aquella que recibe por parte de éste más del 50% de sus fondos principales. Su definición no concuerda con nuestra idea precisa de centro concertado, pero como decía antes es lo que tienen las comparativas internacionales.

Hechas las presentaciones veamos, con estos datos en la mano, cuál es la situación de la educación en algunos países respecto a la idea que nos proponía Pablo Iglesias. En concreto son datos referidos a escuela Primaria y Secundaria para el año 2012.

Alumnos matriculados en escuelas públicas

¿Qué vemos en la imagen? Que España es uno de los países OCDE que más alumnos de Primaria y Secundaria tiene matriculados en centros privados, sean o no concertados. De hecho y si se observan las diferencias entre países vemos que la “anormalidad” está más cerca de la situación española que de la contraria. De los 29 países del gráfico, sólo 5 de ellos tienen menos de un 80% de alumnos en centros públicos y 16 superan el 90%. Así que a tenor de estos datos parece que cuando Pablemos estaba hablando de que los conciertos deben ser una parte minoritaria del sistema educativo, no nos está hablando de Cuba, Venezuela o Irán, sino de lo habitual en la mayoría de países desarrollados que parece ser que a esas edades ir a un centro privado sea bastante extraño.

Pero este dato no sólo nos muestra la excepcionalidad del sistema educativo español y su relación con la educación privada. La distinción entre “dependientes” e “independientes” de los centros privados nos muestra otra característica de nuestro país.

Alumnos en concertada sobre escuela privada

Aquí podemos observar, en adición al gráfico anterior, dónde radica la relativa rareza del sistema español. La gran mayoría de países de la OCDE o bien financian ampliamente a todos o casi todos los centros privados, o bien no lo hacen a ninguno. Lo que no parece habitual es que se haga a algunos sí y otros no, siendo el caso de Reino Unido, Suiza, Nueva Zelanda, Luxemburgo, Portugal, Italia y Polonia además de España y cada uno con distinta intensidad. Si se cruzan los datos de ambos gráficos vemos que el caso español sólo es parecido al británico, ya que si bien en los otros 6 países vemos que también la dependencia del gobierno en los centros privados es desigual e incluso más pronunciada, no es menos cierto que los alumnos de estos países están matriculados de forma muy mayoritaria en centros públicos.

Con lo que salvo error u omisión por mi parte, las cifras parecen indicar que Pablo Iglesias y Podemos cuando hablan de reducir el peso de la educación concertada en nuestro sistema educativo, no nos está proponiendo en principio nada que tenga que ver con regímenes socialistas-comunistas-bolivarianos. Es que lo normal en la mayoría de países que consideramos “desarrollados” es que los niños vayan a colegios públicos y que en su defecto se ayude a todos los colegios privados más o menos por igual. Otra cosa es cómo piensa Pablemos afrontar este asunto y con qué objetivo. Además esto es independiente de otros debates que se puedan tener respecto al sistema educativo en general y de la educación pública en particular. Pero en resumidas cuentas el raro no es Pablo Iglesias por proponer llevar los conciertos educativos a la marginalidad, los raros son los que defienden el modelo de conciertos actual y dudo que los motivos que llevan a los británicos a presentar estas cifras sean los mismos que los de España.

Publicado en Uncategorized | Etiquetado , , , , | 22 comentarios