Actores precarios: disparen a un político


Esta mañana me levantaba con este artículo de Lo Español, diario digital de Pedro Jota. El artículo, escrito a partir de la publicación de un estudio de AISGE (la entidad que gestiona los derechos propiedad intelectual de los artistas escénicos), comienza mostrando la gran precariedad que sufren los actores, aunque esto sería extensible a la mayoría de las profesiones ligadas a las artes escénicas.

Nunca viene mal que se presenten datos concretos, aunque sea para que te descubran la rueda. Pero por este preciso motivo no resulta sorprendente que la mitad de los actores no hayan trabajado en los últimos dos años y que quienes lo hagan en su mayoría consigan ingresos miserables. Más que nada porque salvo casos y momentos muy puntuales, de artista nunca se ha vivido muy bien. Podríamos poner 500.000 ejemplos históricos de artistas ilustres que vivieron y murieron en la más completa mediocridad económica, porque no les daba el dinero o por su mala cabeza. Sólo aquellos que vivían protegidos por el mecenazgo podían vivir con mayor tranquilidad.

Por lo tanto esta precariedad no por ser lamentable deja de ser consustancial a la profesión. De hecho yo siempre he dicho que de artista, o actor en el caso que nos atañe, no trabaja el que quiere sino el que puede. Una de las cosas que se concluyen en el artículo es que existe un exceso de demanda en la profesión actoral, lo cual es a todas luces cierto. Yo vivo en Madrid y por lo tanto tengo la suerte de tener la mayor oferta cultural, y más concretamente en artes escénicas, que existe en todo el país. Pero al mismo tiempo ni os podéis imaginar la cantidad de hombres y mujeres que viven en Madrid buscando el sueño de convertirse en actor. Porque si quieres ser actor en Palencia lo vas a llevar jodido. Ellos y ellas viven entre nosotros, pero no somos capaces de detectar cómo aplican el entrenamiento “viewpoints” colocando las camisetas del Primark  o las copas en su local preferido. Al igual que los niños quieren ser los delanteros de su equipo favorito, pero la oferta es la que es, con la interpretación pasa un poco igual.

El artículo va desarrollándose hasta que llega el momento “testimonios”, donde se le pregunta al actor Sergio Pazos y a un señor de una productora/distribuidora. Entonces llega el momento de echarle la culpa a alguien de los problemas de las artes escénicas en general, del teatro en particular y… ¿adivinan quién son los responsables? ¡Los políticos! Sí amigo lector, da igual a qué te dediques o cual sea tu circunstancia, que siempre le puedes echar la culpa a un político de tus problemas. Con esto no quiero para nada defender a nuestra clase política y entiendo que, igual que la precariedad para los actores, la responsabilidad es característica fundamental de la política. Pero cuando observas los motivos “políticos” que aducen los entrevistados, te muestran realmente cuál es el problema de la industria cultural en nuestro país y que poco (o mucho) tiene que ver con la política: la incapacidad de vivir sin recibir de lo público.

Esta necesidad del apoyo de los poderes públicos es algo que no es casual, ya que incluso es imperativo legal y para más reseña constitucional.

Artículo 44: 1) Los poderes públicos promoverán y tutelarán el acceso a la cultura, a la que todos tienen derecho. 2) Los poderes públicos promoverán la ciencia y la investigación científica y técnica en beneficio del interés general.

Lo que pasa es que con esto de los derechos constitucionales ya se sabe, que tengas derecho al trabajo o a una vivienda digna no se interpreta como que deban dártelo hecho. Y en ocasiones con los profesionales de la cultura y muy concretamente con los de artes escénicas, pareciera que están dos peldaños por encima de los demás a la hora de exigir el apoyo público. Una muestra de ello son los argumentos que esgrime el señor de la distribuidora, cito alguno textualmente:

“Durante la crisis las programaciones se han polarizado. Para reducir el riesgo y mejorar resultados se ha apostado o bien por lo mediático o bien por lo local. Dejando un poco aparte los teatros privados, que sí se atreven a programar otras cosas. Sin embargo, son minoría. El político quiere ver el teatro lleno, por lo que contrata al famoso o al del pueblo. Así, la fidelización se resiente. Todo lo que queda en medio, entre lo mediático y lo local, desaparece, se barre”.

Aquí el autor de la cita construye un argumento bastante perverso a partir de un hecho que sí es cierto. Cuando éramos ricos, además de AVEs a ninguna parte y aeropuertos sin aviones, otra de las infraestructuras que abundaron fueron los teatros y auditorios, sobre todo municipales, que fueron proliferando en cada pueblo de nuestro país en cumplimiento del antes citado artículo constitucional. Y cuanto más grande, más votos. Lo que ocurre es que, como todos sabemos, ahora ya no somos tan ricos como entonces.

Hay que tener unos cojonazos like the Espartero horse para centrar la crítica en los responsables de los teatros públicos por querer ver los teatros llenos y un poquito de mala memoria para encima decir que son los teatros privados los que sí programan actividad “no mediática o local”. Más que nada porque es falso, siempre ha sido al contrario. Son los teatros y salas privadas las que por su condición de actividad que necesita cubrir costes y obtener beneficios, siempre ha sido más propensa a intentar llenar los teatros. En cambio los teatros públicos podían acumular pérdidas todos los años porque el presupuesto enjuagaba y abrillantaba, por lo que más allá de concejales megalómanos (que siguen existiendo), si alguien se esforzó por no programar de forma comercial fueron precisamente aquellos recintos que no tenían la necesidad de obtener un lucro. Y el que no se lo crea, que repase la cartelera de los teatros públicos y privados para comprobarlo, que en la capital mesetaria de tanto Rey León y el Toc toc nos vamos a quedar idiotas y sin cenar.

Si con “teatros privados” el distribuidor quiere referirse a salas medianas o pequeñas en las principales capitales, sí que es cierto que se programa de otra manera, pero en muchos casos no es por querer, sino por no poder. De hecho nada impide a nuestro amigo Carlos abrirse una sala y traerse a un poeta-cantautor. De hecho como decía vivo en Madrid y aquí se abren 17 o 18 espacios escénicos todos los días… y se cierran otros tantos. Porque se ponga como se ponga este señor no son viables, a pesar del sacrificio y abnegación de las personas que los constituyen y trabajan en ellos: desde el dueño hasta el actor que está de paso.

Así que no es que los teatros públicos estén dejando de pagar cachés y ofreciendo repartos de taquilla por maldad institucional, ni están optando por programaciones más comerciales por fastidiar a los actores, sino porque si no se equilibran los presupuestos de los auditorios entre recoger la basura de la ciudad y pagarle el caché a Carlos el distribuidor, el alcalde y los vecinos lo van a tener muy claro. Y si se contrata “lo local” es porque además de atraer público (si no viene a verte tu madre tú me dirás), el coste de la producción es más económico para todos. Efectivamente las programaciones se han polarizado, tanto en los teatros públicos como en los privados, pero el cambio ha sido más notable en los primeros porque han pasado de ser un pozo sin fondo a intentar equilibrar sus cuentas. Si cierra la sala de teatro de tu barrio no suele pasar nada, si al INAEM se le ocurre cerrar un par de teatros tenemos el taco formado. De aquí a decir que los actores no trabajan porque no les programan teatros públicos hay un trecho.

De hecho se habla de RedEscena y de las 5.000 compañías existentes en España. La Red de Teatros afirma tener más de 700 espacios de exhibición. Creo que una simple operación aritmética nos demuestra que el problema no es tanto del concejal de Cultura del pueblo, como de que es materialmente imposible programar a todo el mundo, a no ser que Santo Impuesto corra con la cuenta. Pero ya veremos que “La Fe”, que no Delafé, tampoco es la característica más frecuente entre nuestros artistas. Y como decía ya hace 3 años, la industria cultural en nuestro país sobre el apoyo público que reciben, es mejor que no hablen demasiado.

Abundando en todo esto, el relato en el artículo sobre el Programa Platea del INAEM es otra muestra de los males de la industria cultural, en este caso escénica. Como bien explica el distribuidor este es un programa que se dedica a ayudar a los teatros municipales a pagar los cachés de los espectáculos que quieren programar, pero tiene un problema y es que tiene límites. Así que los ayuntamientos, mira tú que raro, prefieren intentar cubrir la parte del coste que les corresponde (al que tienen que añadir los gastos generales de recinto, el personal técnico, etc.), que contratar a alguien a quien no va a ver ni Dios. Si los poderes públicos deben velar por acceso a la cultura, ¿eso cómo se hace si al teatro no viene nadie?

Este problema, si el objetivo fuera la distribución de montajes modestos y no simplemente ayudar a los recintos a sobrevivir, se podría solucionar si se modificara el catálogo de elegibles. Porque existe un catálogo de compañías que pueden ser contratadas y por lo tanto sería tan sencillo como eliminar “lo local” y “lo mediático” de la lista. O tan complicado, porque si vamos a poner a un funcionario a elegir a partir de cuándo una producción es comercial y dónde acaba el pueblo, les deseo mucha suerte.

Pero el tremendo combo que remata este despropósito se cierra con el capítulo de “soluciones”, que resumiendo consiste en “aumentar la dotación” y “bajar el IVA cultural”. O sea, más dinero y a la vez lo contrario. ¿Y quién va a pagar entonces? Pues tu puta madre en bicicleta, que no es un improperio hacia nadie sino el homenaje a un gran actor. Ojo que esta gente que pide estas cosas se supone que es la élite intelectual de nuestro país.

He declarado en “cienes” de ocasiones que la famosa reclamación sobre el mal llamado IVA cultural, no deja de ser la protesta del “bloque pijo “de las artes escénicas quienes ven mermado su negocio. Esos que en el artículo se comenta que “se hinchan a trabajar porque mañana Dios dirá “y quienes mientras llenen las salas no tendrán reparo en seguirles contratando, para luego echarle la culpa al político de turno de que el resto de actores estén en paro. De hecho últimamente muchos popes de las artes escénicas en nuestro país echan pestes sobre los gestores públicos, cuando su poca fortuna la hicieron (y siguen haciéndola) precisamente gracias a esos gestores públicos que les llenaron los bolsillos. Es como aquellos científicos estrella que vinieron hace años a centros de investigación que lo público construía y que cuando se terminó el dinero marcharon corriendo echando pestes del “sistema científico español”. En ambos casos el sistema era el mismo antes, durante y después de venir, pero nunca expresaron su descontento mientras se le fue llenando generosamente el cazo. No es broma, yo he escuchado a alumnos de la RESAD contar que sus titulaciones son las más deficitarias de España, pero aquí con echarle la culpa a un político tenemos el expediente cubierto.

No quiere decir que una subida de IVA no afecte a todo el mundo, pero al ser éste un impuesto al consumo y por lo tanto proporcional al mismo (y a su precio), afecta en mayor medida a quien más vende. Por esto a pesar de que todo el sector lo haga suyo, son los grandes quienes más visibilidad le dan a la protesta. Y es que junto al financiero, el lobby cultural es el más poderoso que existe. ¿Por qué? ¿Quiénes son los mayores productores de cine o editoriales en nuestro país? Los medios de comunicación están por ahí y a nadie le gusta tener mala prensa. Vivimos en un país donde tras el tráiler del último Torrente podíamos escuchar: Atresmedia, cultura europea. Es para lanzarles un mocasín a la crisma.

Es curioso, y engarzando con las críticas al político de turno, que uno de los argumentos que se da para revertir aquella famosa subida del IVA sea que se ponen obstáculos al acceso de los ciudadanos a la cultura. Sí amigos, los mismos señores que llevan años cobrando la declarada como abusiva tarifa del 10% a todos los teatros, incluyendo los públicos, para su uso y disfrute particular y sin entrar en los malos usos que han hecho. Por cierto, ¿saben exactamente qué IVA repercuten los teatros públicos en sus entradas? ¡Están exentos! Así que si en un teatro público le cobran el IVA, es porque alguien que no es el teatro se va a llevar parte o toda la taquilla.

O sea, que si es tu impuesto privado no impide el acceso a nadie, pero el impuesto que podría servir para “dotar” de oportunidades a aquellos que no las tienen es El Mal. Como les decía antes, rezarle a Santo Impuesto no es el fuerte de muchos de nuestros artistas, ni van a ver a muchos de los que claman contra el IVA cultural protestar por las condiciones que sufren otros trabajadores del sector, con auténticos y falsos autónomos por doquier. Condiciones que algunos de ellos imponen y que si todo falla, resulta ser culpa de los políticos porque no les bajan la cuota. Y si no queremos esta ventaja fiscal, pedimos otras como leyes de mecenazgo y los colegios que los pague la señora en bicicleta.

A todos nos gusta pagar menos impuestos y que nos salga más barata la entrada del teatro, pero al mismo igual deberíamos preguntarnos cómo vamos a ir al teatro, que tiene que ser público en zonas donde una iniciativa privada no va a llegar (no se ven hoy muchas Barracas) si no lo hacemos.

Aquí es dónde nos deberíamos preguntar cuándo debería aplicarse un tipo impositivo reducido o cuándo deberíamos dar ayudas. Respecto a esto último y como decía un director de cine español: “lo que no es normal es que Almodóvar o Amenábar se lleven las mayores ayudas”, con lo que era lógico que al final pasara lo que pasó y pasa lo que pasa. Y recordando lo dicho sobre el tráiler de Torrente, deberíamos preguntarnos si determinados “productos” siendo rentables deben recibir cualquier tipo de ayuda e incluso si éstos son realmente “cultura”. Pero claro, aquí llegamos a la eterna e irresoluble cuestión de qué es y no cultura. ¿Deberíamos gravar igual el ensayo de un escritor novel que las memorias de Belén Esteban?

Por lo tanto como nadie nos puede decir qué es o no es cultura, y sálveme el Diablo de quien quiera hacerlo, al final la única manera justa de resolver el entuerto no sería ayudar a la cultura, sino ayudar a quien facilite el acceso a la cultura para la población, ya que va a ser ésta quien les ayude, pueda obtener luego el acceso. Pero esto requeriría una revisión de los sistemas de protección de derechos de propiedad intelectual y aquí nos tropezamos con dos piedras: el derecho comunitario y las propias entidades que gestionan los derechos de autor. De hecho como dice David Bravo las leyes de propiedad intelectual cambian cuando vencen los derechos que posee Disney (lobbies everywhere). Ni una broma, que la entidad que hizo el informe, AISGE, le quiso cobrar a los hospitales porque los pacientes vieran la TV… menos mal que era a los hospitales privados y así te sientes mucho más rojo. Así que personalmente si alguien me pide una subvención y un trato fiscal preferente, para luego proteger su obra hasta 70 años después de muerto y encima llevarse el 10% de la taquilla además de sus caché y/o recaudación restante… pues mire, lo siento pero no. Al mismo tiempo tendremos que ayudar a aquellos que realmente lo necesitan y no a Mediaset o al Grupo Planeta.

En resumen porque esto se me alarga, que el amor por extender el arte y la cultura entre los ciudadanos dure justo lo que tarda en sonarnos el estómago es algo muy lógico. Pero esta fijación que tienen muchos componentes de la industria cultural, en especial aquellos que pertenecen a las artes escénicas, con responsabilizar al poder público de sus problemas roza lo enfermizo. No le puedes echar la culpa al programador de un teatro público por no contratar a la compañía de Danza que nadie sabe quién es, encima diciendo que eso sí que lo hacen los teatros de titularidad privada, cuando éstos últimos no la programarían ni aunque les pagaras tú. Y sobre todo no tengas las santas criadillas de pedir un régimen fiscal privilegiado porque eres guay, eres cultura y quieres ayudar a los pobrecitos actores a los que pagas tres perras y los técnicos “falso-autónomos” que te hacen las luces.

Si realmente quisiéramos ayudar al precariado que interpreta, escribe, forma, diseña, lo monta todo, vende entradas y muchos empleos que dependen de la actividad escénica, quizá no debas mirar tanto al concejal de festejos del Villarriba porque la precariedad en el sector ya venía de antes, sino a esa industria asquerosamente mafiosa e injusta que a algunos tanto beneficia. No digo que sea el caso del distribuidor del artículo, otro damnificado del sistema, pero su comentario es la reproducción del argumento de estos “mediáticos”, que cuando les vea pidiendo mantener el IVA para ayudar a los necesitados y que tus derechos los cobren tus nietos es pasarse un rato, igual empiezo a pensar que tienen interés en el lumpenproletariado de los intérpretes.

 

 

 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

13 respuestas a Actores precarios: disparen a un político

  1. Pingback: Bitacoras.com

  2. mictter dijo:

    Se me ha hecho corto 🙂
    Una cosa que me cabrea especialmente es leer en todo artículo de prensa “el problema del IVA cultural”, cuando nunca se toman la molestia de reflejar el punto de vista del otro 95% de la población, o de argumentar decentemente por qué una actividad de entretenimiento tiene que pagar menos impuestos que otras cualesquiera.
    Aunque evidentemente cualquier opinión expresada por una actriz/actor famosa, que normalmente no son los más feos de su clase, va a tener más peso que lo que vaya a decir un tipo gris como yo.
    En fin.

  3. Palimp dijo:

    Sin estar en desacuerdo con el artículo, me gustaría indicar que la subida del IVA ha sido un mazazo para muchos teatros y compañías -único ámbito del que puedo hablar con un poco de conocimiento de causa. Como bien comentas el teatro es una actividad precaria con un margen escaso -a veces miserable-. Al subir el IVA o bien subes las entradas y eso implica menos público o reduces el margen y eso implica no comer. Conozco un par de teatros en Barcelona que han cerrado por este tema. Y según he leído por ahí, aunque reconozco no tener los números, no se ha conseguido aumentar la recaudación por el aumento de impuestos.
    Respecto al tema de si hay que mantener un tipo reducido para la cultura, o darle ayudas, podríamos estar horas hablando. Yo defiendo la subvención a la cultura porque me parece un fin en si mismo, aunque entiendo que pueda haber gente que opine lo contrario e incluso ser mayoría. Pero me parece injusto que el IVA de hostelería se haya mantenido en el 10% siendo también una actividad de ‘entretenimiento’ -y que disfruta de mayores márgenes y más público. También me parece un agravio comparativo las críticas a las ayudas a la cultura cuando hay sectores más protegidos (como la agricultura) y uno que roza lo obsceno, el fútbol, ante el que todos los gobiernos hacen la vista gorda.
    Aprovecho el comentario para felicitar al autor por el excelente blog, uno de los pocos que tira de datos y no de opiniones cuñadas.

    • fpmadlax dijo:

      Si quereis teoria un poco: el IVA es para la financiacion de la UE. El IVA cultural es lo mismo el nombre.
      Ahora, 9 meses sin gobierno y la economia ha creido un 3%.
      La constitucion es un contrato comercial, y el juramento al cargo un contrato quid prodest.
      No es aplicable para los ciudadanos, ni en las Cortes de justicia, solo se aplica el derecho civil, no la constitucion.
      La Seguridad Social no asegura mas que los intereses de una deuda del estado con unos banqueros, y no es obligatoria.
      Pero la Seguridad Social es una cuenta con beneficios.
      El certificado de nacimiento vale miles de E… pero a los esclavos no se les dice esas cosas…
      Las licencias para todo, incluido de matrimonio, no son obligatorias, salvo para los ciudadanos o esclavos…😉
      El Gobierno Central solo ayuda a caer.
      Una mentira repetida miles de veces es una verdad…
      Vivimos en comercio:
      La conspiracion gramatical 😂😉

      Saludos.

  4. Ioseff dijo:

    http://i0.poll.fm/js/rating/rating.jsHola, hablo desde el futuro, concretamente 13 meses después.
    ¿Adivináis qué? ¡Bajaron el IVA cultural!
    Basado en qué, no lo sé.
    ¿Qué opinas tú, NMJQMI? ¿Conspiración del Partido Proletariado con el Partido Muy Socia-lista y Muy Obrero Españo-lista porque los necesitan ahora más que nunca? No sé, es muy sospechoso que de repente se haya vuelto al 10%

    • Opino que basado en la presión del lobby mediático-cultural. A día de hoy los mayores productores de cine en España son Mediaset, Atresmedia, Movistar… aunque los libros nunca se tocaron ahí está PRISA o Planeta…

      Al final quien ha subido y quien ha bajado el IVA a esa actividad ha sido el PP, pero todo el mundo se quiere subir al carro porque si no hablarán muy mal de tí en los informativos, por ejemplo de Telecinco, que últimamente están especialmente repugnantes a nivel de información.

      Lo cómodo para cualquiera es defender la reducción en aras de nosesabequé interés en la cultura, cuando en realidad al ser un impuesto sobre el consumo beneficia especialmente a quién más vende y a quien lo hace a mayor precio. En definitiva, a quienes menos lo necesitan.

      Así que un poco de todo eso sí que hay.

      • Ioseff dijo:

        https://polldaddy.com/js/rating/rating.jsLo de Telecinco, cuando lei tu tuit me dije “Ostias, o sea no era mi imaginación” Y mira que a mí me caen mal muchas cosas de muchos bandos, pero se supone que como mínimo, tenían que mantener la imagen de información imparcial, y repito, la imagen, pero ya ni eso mantienen xD.

        Una cosa, que otros tipos de impuestos hay que ayudarían más a los que los necesitan? Por ejemplo, el IVA del 10% es sobre el consumo. A qué asociacion va a parar y qué impuesto sería el que ayudaría mucho más? El 11% adicional que añadió el gobierno?

        Lo de que las grandes cadenas se han apoderado del cine ya lo dijo un episodio de La que Se Avecina hace mucho años, donde apareció… Esteso! Que como era de viejos tiempos, su personaje (él mismo) se quedó anonadado de como cambió la industria XD

      • Se supone que el manual de buen periodismo dice que se debe dar la información en el lenguaje más neutral posible, de hecho uno de los valores que suele valorar a la hora de informar es la imparcialidad. Ahora en Telecinco siempre se dice “los radicales de la CUP”, el “referéndum ilegal” y así sucesivamente. Uno podría pensarse que Telecinco es una cadena eminentemente sensacionalista y de ahí viene ese prodigio de adjetivos y empleo de tiempos verbales. Pero luego cuando avanzas te das cuenta de que el lenguaje se va suavizando conforme pasamos por huracanes y por el clásico de que hace sol en Valencia. Por desgracia el Canal 24H de RTVE no cuelga programas de sus informativos, porque si no hubiera regresado para escribir una entrada documentando cómo cambian o manipulan la información en las TVs. Si a esto le sumamos que la mayoría se informar por esta vía… Pero bueno, esto es lo que hay.

        Sobre los impuestos, yo soy de la idea de que un Estado recauda impuestos para pagar una serie de prestaciones y servicios, por lo que no entiendo que haya impuestos que ayuden más a unos que a otros. Sí es cierto que se suele decir que los impuestos sobre el consumo son los más regresivos. Por lo que bajo esta lógica el IVA debería bajar. Pero por otra parte el IVA es un impuesto de fácil y amplia recaudación. Por eso el letiziado siempre habla de subir el IVA, que en realidad es subirle los impuestos a los pobres para pagar prestaciones a los pobres. Divagación aparte y tomando prestado otro término letizio, lo que ayuda a los pobres son los gastos, no los ingresos. Tampoco me parece importante qué cantidad sea.

        En realidad la reflexión sobre el IVA que se aplica a los productos culturales gira en la cuestión de por qué debemos reducir los impuestos a los Transformers, Joaquín Reyes, al Rey León o a las memorias de Belén Esteban, sobre todo cuando éstos protegen su propiedad intelectual hasta 70 años después de muertos. Además al ser un impuesto al consumo, una rebaja beneficia en mayor medida a quien más vende/compra o a quien lo hace a mayores precios, o sea a quienes menos necesitan una ventaja fiscal. Además detrae ingresos no sólo para servicios públicos habituales, sino que ese dinero podría ser empleado para ayudar a nuevos productores de cine, dramaturgos, escritores y otras profesiones culturales que no pueden empezar por falta de financiación.

        No tengo una preferencia por un impuesto, de hecho no me importaría cargarme la Seguridad Social y compensarlo con otros impuestos como el IVA, en parte para acabar con la ficción contable de las pensiones y asegurar (o no) su sostenibilidad. El único impuesto que ayuda a los pobres es el que no se paga, pero como los pobres son mayoría, si no se paga no se puede transferirles renta. ¡Qué dificil es esto!

      • Ioseff dijo:

        http://i0.poll.fm/js/rating/rating.jsLeía tu parte sobre Cataluña y la manipulacion Telecinco conforme veía noticias de Cataluña en Telecinco. Si es que soy malvado…

        Bueno el referendum es ilegal, aunque los medios para evitarlo son inconstitucionales y como se supone que Partido Patriota defiende la Consti entonces ganan los catalanes! Al menos en menor intención de inmoralidad, aunque lo que dijo hoy Rufián realmente demuestra que el problema es que cada uno quiere quedarse con lo que le interesa de la Historia para moldear su presente (si no su futuro)

        Bueno que les enseñen, que aquí parece que nadie aprendió nunca a usar el sentido común, a ver si perdiendo la salud sobre este tema se van aleccionados.

        En cuanto a lo de los impuestos: Cómo sabes tanto de esto si dices que no eres universitario y que como funcionario no haces nada destacable? Y cómo es eso de que ciertos productos de la “cultura” tienen menos impuestos que otros si jamás he oído hablar de esa diferencia (aunque ya me imagino por qué)? Y si hay gente que no puede pagarse servicios médicos y esto es la única manera que tienen de acceder a ellos? Y oye por qué no te presentas a las próximas elecciones con una lista electoral sin partido nominal?

      • Luego se quejan de que les llamen manipuladores en las manifestaciones independentistas. El referendum es ilegal, pero si lo dices una vez repetirlo las siguientes 100 veces no es informar. Como he dicho hoy en el Tuister esto va de unos que se quieren ir y otros que no les van dejar. El deber de los primeros es saltarse la ley y el deber de los segundos es hacerla cumplir. Todo lo demás es ruido y arrimar el ascua a su sardina.

        No he entendido bien la cuestión de productos culturales con impuestos distintos. Si te refieres a la diferencia de IVA entre libros impresos y otros productos, supongo que es porque históricamente el libro ha sido el producto cultural por excelencia. Pero no sabría decir, al igual que no me presentaría a unas elecciones ni de broma. Gracias por la confianza de todas maneras 😉

      • Ioseff dijo:

        https://polldaddy.com/js/rating/rating.jsSí pero igual que La Sexta-maría con lo del IVA cultural, siempre daban por culo con eso, que qué injusto, que qué poco ayuda eso a la consumición de cultura, etc etc, la Sexta-maría, que pertenece a “Atresmedia, cultura europea y muy facha de Torrente”. O sea que lo de repetir y repetir es el mantra de todas hasta que ya no tiene fuelle. Mira qué rápido se está olvidando TVE de Venezuela.

        En cuanto a lo de los productos culturales, tú dijiste que el régimen fiscal de los Joaquinitos Reyecitos, Transformerones, Biografías de una Gran Kardashian antes de que las Kardashian existieran en TV (Belén Esteban) y otros productos tienen regímenes fiscales más beneficiosos o de menor impuesto, no? O me he equivocado y entendí esto muy mal? Y ese 10% del IVA cultural… se supone que va a las SGAE o a algún otro lado? Porque al gobierno ya no, está claro, o sí?

      • Seguramente me expresé mal. Lo que quería decir es que los productos culturales tiene un IVA reducido, cosa que se justifica por ser una necesidad básica. Así que habría que preguntarse porqué es más “básico” ir a ver Torrente que comprar un rollo de papel pal Roca. Además una rebaja impositiva al consumo beneficia a aquellos productos que más se consumen o mayor precio tienen, por lo que se acaba subvencionando a quien no lo necesita. No es que el último espectáculo de Joaquín Reyes tengan un IVA mejor, sino que se beneficia de un régimen fiscal igual que la representación de un Lope. Claro que cultura, cultura, cualquier cosa lo es. Pero no es lo mismo ayudar a un grupo amateur haciendo un Peribáñez que a un graciosete que vende 1000 butacas por función.

        Ese dinero, el del IVA, no va a la SGAE. La SGAE por su parte cobra una tarifa. Por ejemplo en el teatro o conciertos creo que es un 8,5% del total de taquilla. Ese dinero es un impuesto “privado” que la SGAE recauda y reparte entre sus socios. Ya sabemos que eso no ha acabado demasiado bien. Pero el IVA sí se lo lleva el gobierno. La cuestión es porqué debemos aplicarle a Transformes un 10% y no un 21%, cuando es notable que como producto cultural es bastante deficiente.

        Espero haberme explicado mejor.

      • Ioseff dijo:

        Supongo que entonces debería simplemente haber un impuesto progresivo, es decir, con un euro de beneficio, nos llevamos el 1%, con dos euros nos llevamos el 1’01%, de esa manera con diez euros nos llevamos el 1’10%, con 100 euros el 2%, y así sucesivamente hasta establecer algún límite de techo (el cual queda anulado en caso de que uno solo de los beneficiarios tuviera deuda, cobrando la ganancia del estado respecto de la deuda del beneficiario deudoso como interés y multa) y que este impuesto debería ser universal con muy contadas excepciones? En fin no sé, soy tontito XD. Supongo que los Transformers no era cultura, nunca vi la película, pero lo que sé es que la gente siempre habló de cierta mujer mucho más que de las tramas argumentarias de la misma película.

        Y en serio, por qué no te presentas a una lista electoral? Sabes tan bien como yo que el cambio no vendrá con partidos que dicen ser el cambio y luego hacen traperías internas como los viejunos apalancados en el sistema (viejuno por la mentalidad de ganancia a toda costa) sino cuando haya gente con dos huevos para decir que se presentan sin un partido detrás y se quedan todo el año gritando sobre cómo el Partido Proletario Súper Ordinario Españo-lista han estado incumpliendo la Constitución durante décadas, como mínimo en el aspecto de la democracia interna de las mismas. No sé, cosas por el estilo, pero está claro que todos los partidos están demasiado sesgados y siempre tratan de adoctrinar. Cuando es un individuo el que lo hace, al menos es integridad personal, aunque en algunas cosas esté muy fallida. Cuando es todo un partido, son una masa y las masas de pensamiento único son muy peligrosas. Los del PP baleando que los del PSOE son inútiles y los del PSOE baleando que los del PP son inhumanos. En fin. Y esto parece que en Europa ha sido mucho más común de lo que me imaginaba, pero con mayor educación, por supuesto.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s