¿300.000 visitas? ¡No me jodas!


El 10 de junio de 2015 este blog alcanzó las 300.000 visitas. Conforme veía que me acercaba a esa cifra iba pensando en escribir una entrada de este tipo. No imaginaba que ocurriría tan pronto, pero ha llegado el momento. Además coincide con que el blog va a cumplir 5 años. Además de para autocongratularme, mi intención era hacer un pequeño resumen y recopilatorio, además de seguir sin explicar algunas cosas.

Hace ya casi 5 años decidí crearme un blog en esta plataforma, mi primer post lo titulé como Inauguración y no era más que eso. El primer y mayor reto al que uno se enfrenta cuando decide crear uno de éstos engendros, es el de pensar en qué maldito nombre le pones. A mí me resultó complicadísimo, pero al final recordé una frase que me repetía mi madre y hoy creo que acerté con el espíritu de lo que ofrezco. Anteriormente tuve alguna experiencia con mi propio blog, en la antigua plataforma de elpaís.com. Después de su abandono, acabé recuperando las ganas de plasmar mis delirios por esta vía. Y eso es lo que es “No me jodas que me incomodas”.

Como en el primer post anunciaba, este sería un blog personal en la que expresaría cualquier cosa que se me pasara por la cabeza. Pero nunca ha sido, ni es mi intención desarrollar esta faceta fuera de este espacio de comodidad en el que me encuentro. Nunca he querido hacer de esto mi profesión, ni siquiera mi afición. En realidad este blog fue inicialmente creado y desarrollado en la feliz creencia de que era yo escribiéndome y leyéndome a mí mismo. Les parecerá raro, pero mientras la mayoría crean blogs para que otros le lean, yo lo hice para leerme a mi mismo. Esto hace que mi primer año de blog sea igual que resto: artículos tan malos y tan furibundos que seguramente me traerían más de un problema. Pero estaba muy equivocado y en internet puedes ser anónimo, pero nunca podrás pasar desapercibido.

Entonces llegó el día en el que escribí algo que interesó a alguien. En febrero de 2011 daba a luz “¿Por qué les molesta #nolesvotes?”. Han pasado ya unos cuantos años y la situación política en España en parte ha acabado dándome la razón. Aquel #nolesvotes fue uno de los gérmenes de sucesos posteriores como el 15M. Aquellos politólogos y sociólogos que banalizaron aquella protesta, aparte de molestarse también conmigo, demostraron no comprender nada de lo que estaba pasado. No era un problema de nerds que se descargaban películas, sino que era una manifestación del hartazgo de una parte de la población con la crisis económica, social e institucional que ha vivido nuestro país. Curiosamente no entendieron el mismo fenómeno que ha convertido a Politikon en blog de referencia para los progres patrios, el mismo que les llevó de ser 4 pardillos con los estudios medioacabados y un blog a montarse un think tank de gran éxito. Cuando me encontré los comentarios de Ricardo Galli, Jorge Galindo, Roger Senserrich y Nacho Escolar, la mayoría dándome caña, reconozco que quedé bastante intimidado. Pero no aprendí la lección y además aquello era una broma respecto a lo que ocurriría al año siguiente.

El verdadero punto de inflexión llegó en el año 2012, cuando tuve dos felices ideas que cambiaron mi manera de afrontar esta tarea. Y ambas nacieron de la misma manera, veo una afirmación que parece sospechosa y empiezo a investigar si es cierta. Así apareció “Periodismo del güeno: la mentira de los 445.568 políticos“, que inicialmente titulé “Periodismo del güeno: nivel extremo”, pero al que cambié de nombre para hacerlo más visible… y acerté. El verdadero éxito de aquella entrada no tenía tanto que ver con que mostraba cómo aquel artículo y aquel supuesto informe (del que tengo las supuestas páginas de conclusiones) eran una estupidez suprema, sino que fui uno de los primeros en hacerlo. Algunos que también desmontaron aquella ocurrencia, bien en sus textos o bien a través de los comentarios que ponían en otras web, me fueron enlazando. De nuevo y sin tener mucha conciencia de las consecuencias, el artículo se convirtió en referencia a la hora de criticar uno de los memes más compartidos de los últimos tiempos. Recibí felicitaciones y ostias en similares proporciones. Pero la cosa aún podía ir a peor.

La consecuencia de este y otros “éxitos” fue que el blog cambió algo su orientación. Dejé de tener un estilo tan faltón y enfurecido, al mismo tiempo me fui especializando en “desmentir”. Con ese espíritu apareció la que posiblemente sea mi entrada más célebre: “Comparando el número de “funcionarios” en Europa“. De igual manera que no tenía ni pajotera idea de cuántos políticos había en España pero me pareció extraña aquella cifra, ver o escuchar durante años el argumento de que en España había demasiados empleados públicos me rechinaba. Yo no tenía ni puñetera idea, aunque por ejemplo en algún cumpleaños había discutido amablemente con gente que afirmaba que en España había “8 millones de funcionarios”, conociendo los datos de empleados públicos de INE o el Boletín Estadístico del Registro de Personal. Así que repetí el proceso y quise saber si comparativamente España tenía muchos o pocos funcionarios. No tuve más que cruzar los datos de la Organización Internacional del Trabajo con la población de Google Public Data para mostrar que, al contrario de lo que decía la sabiduría popular, España era uno de los países con menos empleados públicos por habitante de Europa. De nuevo lo más sorprendente para mí no fue descubrir que aquella idea era falsa, sino que a casi nadie parecía haberle preocupado el asunto hasta ese momento.

La cosa llegó a un punto que algún diario llegó a plagiar la información, véase esta noticia. Hubiera estado bien una cita, pero para nada me molestó el asunto. Ni vivo ni pretendo vivir de esto, además en mi opinión creo que prosperamos más compartiendo que restringiendo. De la misma manera que se hizo común presentar mi artículo sobre el número de “políticos”, lo mismo ocurre cuando se habla del exceso de funcionarios.

Desde entonces o mejor dicho hasta hace un rato no he vuelto a tener una difusión similar, y para mi suerte este no se ha convertido en un blog de referencia. Poco a poco he ido ganando suscriptores pero no se mantuvo el tráfico de entonces. De vez en cuando había entradas que tenían su difusión, siguiendo el patrón anterior. ¿Qué Inda y Alfonso Rojo meten la pata con la herencia económica de Aznar? Pues “Aznar no dejó el paro en el 9,5%“. ¿Que Beatriz Talegón quiere hacerse pasar por la momia de Lenin? Beatriz Talegón mola un montón. ¿Se dice que en RTVE hay demasiada plantilla? La comparo con las principales corporaciones europeas y vemos que no es cierto. ¿Qué Roberto Centeno se inventa la mitad de las cosas que dice? Lo muestro una y otra vez. ¿Que desde Podemos se plantea la reducción de la educación concertada y se le critica? Vemos que lo extraño son los conciertos españoles. ¿Que Ciudadanos nos vende un contrato único salvador? Aquí están sus trampas. Casi siempre Menéame ha tenido gran influencia en ello.

Hablando de contratos únicos, el tema más recurrente ha sido la crítica a los elementos que conforman los blogs de Nada es Gratis y Politikon. Sí, es también un problema personal. No soy el único que les dedica varias entradas en un blog para ponerles a caldo, el caso que más sigo es el de Carles Sirera y su Historia vs Economía. En mi caso y creo que en el suyo el problema no es tanto que no estemos de acuerdo con sus opiniones, como el tratamiento que hemos recibido cuando les hemos replicado y sobre todo cuando les hemos desenmascarado. La censura, el acoso y el insulto ha sido la práctica habitual de esta gente contra cualquiera que pudiera mojarles la oreja. Sobre todo en el caso del ex-blog de FEDEA, que reconocen abiertamente aplicar la censura contra cualquier que dijera “estupideces”. De hecho más hallá de KEyNES en NeG y Epicureo en Politikon, la mayoría de los comentarios publicados son felatorios a los autores. En el caso de los jovencitos se da más el matonismo y la falacia de autoridad. En el caso de Nada es Gratis, la censura o directamente el insulto. Por eso cada vez que no esté de acuerdo con sus ocurrencias tendré a bien responder aquí, ya que en su casa será imposible, así como me siento con el derecho de hacerlo una y otra vez. Entendería que ellos también tuvieran algo personal contra mí. Hasta el momento el tiempo nos ha dado la razón en algunas cosas que he dicho de ellos. Que Cuñaricano hoy esté jugando a ser político o que NeG y Politikon se hayan constituido en asociaciones es una muestra. Al menos estos últimos y en esto último siempre fueron honestos.

Por último quería reiterar que este ha sido, es y espero que siga siendo un blog personal lo más humilde posible. Siempre he querido mantener el anonimato, en partes iguales por timidez, cobardía, pereza y también porque como dijo Mar Flores “es que yo creo que me estoy dedicando a algo que no tiene nada que ver con lo que yo estoy haciendo.” Mucho se ha especulado por ahí sobre mi identidad y actividad. En estos tiempos he podido ser periodista, economista, profesor universitario o político. Por supuesto hay gente que me conoce y sabe quién está detrás de esto. Seguramente sean las personas que mejor entiendan esta postura. Si la gente supiera realmente quién soy, cuál es mi formación y profesión, sabrían que todo es una gran mentira. Es posible que si analiza las 238 entradas publicadas hasta el día de hoy pueda deducir alguna cosa. Pero el 90% de mis entradas no tienen nada que ver con quién soy y a qué me dedico. Yo que he abrazado “cuñao” como insulto contra todo y todos, siendo el übercuñao definitivo. Y ese es el que considero mi mayor éxito, no me siento orgulloso de mis artículos o de mis intermitentes momentos de popularidad, puede ser modestia pero no falsa modestia. Creo que el único mérito que tengo es el de alcanzar 300.000 visitas sin tener ni las aptitudes, ni las actitudes necesarias.

Acabo ya este rollo agradeciendo, como no puede ser de otra forma, a todos los que habéis visitado el blog. Os haya gustado o no. De hecho como digo a veces cuando me felicitan, espero algún día poder decepcionaros.

 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a ¿300.000 visitas? ¡No me jodas!

  1. Un buen blog siempre debe de ser lo que uno piensa sin filtros, nada de enfocado al publico, a no ser que sea un negocio y vendas algo, en ese caso es algo poco genuino ya que esta filtrado y con tintes comerciales, los blogs que son el producto de escribir para si mismo son los mejores sin lugar a dudas y tambien suelen dar beneficios notables en forma de networking.

    El momento en el que no has recuperado el flujo de trafico coincide con muchos otros y es un momento en el que google decidio cambiar la forma en la que sus bots indexan las paginas, por lo que es muy probable que te afectase como a la mayoria, quiza lo has interpretado como relacionado con tu contenido, pero la verdad es que has tenido menos publicidad por parte de Google, ya que se ha decantado mas por mostrar wikipedia y grandes empresas en las busquedas.

  2. torque dijo:

    Ṣalāḥ ad-Dīn Yūsuf ibn Ayyūb fue un personaje singular. Era un kurdo de baja nobleza cuya familia fue exiliada de Tikrit por un delito de sangre. Inclinado de joven al estudio de la religion y la poesia, sus allegados le tenian por humilde y manso.
    Pero pertenecia a una familia de soldados y los tiempos que le tocaron vivir eran convulsos. Las circustancias le fueron empujando hacia puestos de responsabilidad. Se cuenta que le nombraron visir de Egipto por ser considerado inofensivo.
    El resultado fue que, con el tiempo, sometio Egipto, se anexiono Siria, ocupo mesopotamia, conquisto Jerusalem y derroto una cruzada.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s