Las premisas erróneas a favor del contrato único


Dos meses después de publicar un tweet, parte de la serie que le dediqué al tercer acto de presentación de medidas económicas de Ciudadanos, recibo respuesta de un amable usuario:

razón cuñadanos

 

tasa temporalidad y costes

Esta respuesta me pone tras la pista de la serie de tweets y artículo que Manuel Alejandro Hidalgo prepara con el fin de defender el contrato único y responder a las habituales críticas.

Como de costumbre la táctica de la mayoría de defensores del contrato único, y no parece el caso de Prof. Hidalgo como veremos, consiste en buscar justificar a base de alguna certeza un discurso que en realidad tiene muchas sombras. Por suerte para ellos lo habitual es que los críticos a las propuestas de contrato único no suelen estar muy acertados. Claro que también los defensores, como llevo mostrando prácticamente un lustro, tampoco es que tengan ni mucha razón ni buena intención. Quizá lo más reseñable tanto de esta interpelación que me hacen en Twitter, como de ese bonito dibujo que nos ha diseñado el Sr. Hidalgo, es que de cierta manera me da la razón. Ni hay contrato único en Dinamarca (ni en ninguna parte), ni se parece al engendro que propone Cuñaricano.

Como llevo diciendo hace mucho tiempo, el problema con el famoso “contrato único” no tiene nada que ver con el concepto. “Contrato único” es un concepto vacío, pero creado con la notable mala intención de manipular el debate. No es lo mismo decirle a la masa de trabajadores que propones un contrato único indefinido para todos, que propones un despido único (y más barato) para todo el mundo. La utilización demagoga de los precarios, los jóvenes y los parados es la excusa perfecta de la mayoría de defensores del contrato único para intentar justificar lo que la mayoría de trabajadores no aceptarían ni relleno de chocolate.

Esto no tiene nada que ver con un contrato único, sino con un despido único. Lo cual en sí mismo no es ni bueno, ni malo, ni todo lo contrario. Por eso también siempre comento que si quieres desarmar determinadas propuestas de “contrato único”, lo mejor es tener tú mismo una propuesta de despido único. A ser posible una propuesta que sea favorable al conjunto de trabajadores. Acabarán descubriéndose y acabarás demostrando que en realidad todos estos sufridores por los precarios están más preocupados de los beneficios empresariales y por igualar a todo el mundo en la precariedad, que es lo “productivo”. Que es una posición legítima, pero pueden empezar por ahí en vez de hacer “populismo”, esa palabra que como “regeneración democrática” está de moda sin que sepamos muy bien a qué se refieren. Así que la mejor forma de abordar a los defensores del despido único es simplemente abrazar el concepto.

Porque al final lo que pretende demostrar el autor del susodicho gráfico es que cuando dicen que no se aplica a ningún país… ¡es verdad! Pero que supuestamente sí existe porque los costes de despido de las diversas modalidades son similares. O sea, que aquí uno siempre ha tenido razón y a esta gente le importa tres pimientos la temporalidad, es el coste del despido. Y lo hacen porque como de costumbre o no saben o no quieren saber ni qué es la temporalidad, ni qué representa realmente.

En el imaginario del Letiziado, el mundo Politikon o los náesgratis & friends, y parece que el Prof. Hidalgo lo comparte, no hay trabajos “temporales” porque existan ventajas comparativas que lleven a dicho modelo, sino porque la acción política y la legislación lleva a que esto ocurra. Su argumento es una verdad a medias, porque ciertamente estas ventajas pueden acentuarse o acrecentarse por la regulación. Pero igualmente habrá que preguntarse si lo inteligente es defender esa ventaja comparativa o destruirla. Si consigues crear otra distinta puede salirte bien la jugada, pero si fallas no tendrás ninguna y tu país perdería la carrera de competitividad. Así que según estos iluminados un señor de Benalmádena no abre un chiringuito porque tiene sol, playa y turistas a punta pala o porque lleve 20 años trabajando la hostería local y es lo único que sabe hacer. Es porque no hay un contrato único y si lo hubiera montaría una fábrica de estufas para la distribución por la comarca, porque además la empresa del cuñao del consejero de Empleo le va a dar un cursillo. Este es el nivel.

En realidad tienen razón cuando dicen que la alta tasa de temporalidad en España viene dada por la legislación laboral en nuestro país. Al mismo tiempo y como dije antes, ellos la temporalidad parece que ni la entienden, ni la quieren entender, ni la van utilizar con más objetivo que colarnos sus engendros. ¿Por qué digo esto? Porque la tasa de temporalidad no tiene nada que ver con lo que nos va a durar el trabajo. Que tengas una alta temporalidad, aunque parezca sorprendente, no va a dictar si en tu país la gente acumule menos antigüedad en sus trabajos.

La tasa de temporalidad lo único que nos muestra es la proporción de contratos con duración determinada sobre el total. Por lo tanto lo que representa es la ventaja comparativa que supone para un empresario emplear esta modalidad contractual. Sí, de nuevo la ventaja comparativa. Nuestra legislación laboral, pero sobre todo el pasotismo institucional (sindicatos, Estado) y el padefismo de los propios trabajadores permite a quien contrata aprovechar esta ventaja. No les quepa duda de que si estos actores hubieran denunciado los fraudes de Ley en la contratación, la situación para bien o mal sería distinta. Por eso el Prof. Hidalgo se pega golpes en el pecho y se cree que ha desarmado a los críticos con el contrato único, cuando en realidad sólo ha puesto en un lindo dibujo lo que muchos ya sabíamos. Por mucho que nos quieran vender motos, ni los empresarios están en contra del despido único, ni siquiera los sindicatos.

Así que nos encontramos con otro amigo del despido único que a través de un dato correcto construye un argumento que no lo es tanto. El Prof. Hidalgo parece querer vendernos a través de una comparativa “tasa de temporalidad vs diferencia entre costes de despido” que si estos últimos se igualan, esto redundaría una bajada de la temporalidad y en consecuencia en una mayor estabilidad laboral. Pero como he dicho la tasa de temporalidad no tiene tanto que ver con la estabilidad. Nuestra intuición nos dice que conforme la tasa temporalidad fuera más baja, la estabilidad en los empleos sería mayor. ¿Es esto cierto?

Temporalidad vs Permanencia

Como pueden ver la respuesta es “en absoluto”. El mayor o menor empleo de contratos temporales no convierte en más o menos estables los empleos. Países con temporalidad por encima de la media, como pueden ser Francia, Alemania, Finlandia o Países Bajos disfrutan de antigüedades medias por encima de la media. En cambio países con alta temporalidad como Corea del Sur, Suecia o Islandia tienen tiempos de permanencia por debajo de la media. De igual manera países con poca temporalidad como Austria o Bélgica mantienen más tiempo a sus trabajadores en el puesto, mientras que en Dinamarca y Reino Unido la escasa dualidad en sus mercados de trabajo no redunda en mayor estabilidad laboral. España la he dejado aparte por es un país que históricamente ha tenido bajas permanencia pero con la crisis ha pasado al tramo alto, debido al despido de trabajadores con contratos temporales. La especificidad española no cambia el argumento. Por mucho que el Prof. Hidalgo y demás garantes del contrato único nos quieran presentar supuestas pruebas a través de sesudas comparativas internacionales, nada nos hace pensar que la simple rebaja de la temporalidad produciría una mejora en la estabilidad laboral de los españoles. De hecho lo más probable es que una cantidad pequeña de trabajadores aumentara su duración, pero la mayoría la redujera.

Con esto se llega al segundo aspecto que pretende desmontar nuestro amigo con su análisis, que es el debate sobre si el modelo productivo es el causante de la alta temporalidad en España. En realidad el debate de nuevo está viciado por el mismo error de concepto que en el caso anterior: una cosa es la modalidad de tu contrato y otra cosa es lo que te dura el curro.

Para ello utiliza este gráfico en el que pretende dilucidar el efecto composición por actividades, además de compartir uno de los gráficos recurrentes que los chicos de Politikon emplean para hacer campaña:

temporalidad ocupación

El “revelador” gráfico elaborado por Kiko Llaneras, que vale para freír agujas o coser huevos, en realidad parte del mismo concepto equivocado e incluso es aún peor. Déjenme que haga un paréntesis para señalar que a algunos fans la “web de cabecera de Ana Pastor” no les pareció bien criticara a Jorge Galindo y su visión del paro juvenil, mostrando que la proporción del paro juvenil en España no era anormal. Según ellos no es lo mismo el doble de 10, que el doble de 20. Por eso nos tendrán que explicar los motivos por los que le pareció de traca que Kiko argumente que los directores igual que los agricultores tenían el doble de temporalidad en España que en Europa. A ver si se aclaran. Mientras tanto si digo que es aún peor lo de Kiko y su gráfico para desmontar el argumento del modelo productivo, es porque utiliza “ocupaciones” y no “actividades”. Debe ser que en los hoteles no hay gerentes o personal administrativo.

El caso que es que por mucho que le den vueltas nuestros amigos, la composición del modelo productivo de un país sí que tiene que ver mucho con la verdadera temporalidad: lo que te dura el trabajo. Si la tesis de nuestros amigos fuera cierta y la causa de la “temporalidad” y la baja permanencia fuera en su mayor parte la regulación laboral, en todos los sectores la sobreutilización de contratos temporales sería similar. Pero esto no ocurre:

temporalidad actividades EspañaComo es obvio si la tasa de temporalidad expresa la ventaja de hacer estos contratos y la regulación impide hacer ese tipo de contratos para largos plazos, la tasa va a ir siendo mayor dependiendo de la estacionalidad de los trabajos. Se ponga como se ponga Manuel Alejandro Hidalgo, Cuñaricano o su porquero, un contrato único no hará que la campaña de la aceituna se prolongue o que el verano dure 12 meses, igual que nadie arrancará olivos para montar aseguradoras o cerrará su hotel en Salou para reparar motocicletas.

temporalidad spain EU

Como bien apuntan y aciertan nuestros amigos expertos, España tiene una mayor temporalidad en todos los sectores, no hay que ser muy espabilado para adivinarlo si eres el segundo país de Europa en la materia. Pero los “gaps” varían mucho por cada actividad económica y a riesgo de ser cansino el que se piense que los paletas cuando acaben la obra seguirán ejerciendo porque haya contrato único y no porque haya demanda de nueva vivienda tiene mucha imaginación. No tienes la misma probabilidad de un contrato temporal si curras en un banco que pescando atunes.

El caso es que como decía al inicio, el problema de contrato único no su existencia, tanto como la utilización rastrera que durante años llevan utilizando algunos y que cuando les rascas un poquito, parecen los que le hacen las notas de prensa a Juan Rosell. Recordemos a los clásicos como Garicano o Senserrich:

Garicano sobre despidodespido libre1

 

Parece que Manuel Alejandro Hidalgo no va en esa línea, más o menos adopta una idea similar a mi “propuesta troleo”:

opinion CU

“…el actual fijo o algo inferior”. Otro día alguien me tendrá que explicar por qué lo guay de las indemnizaciones por despido es que estén “en la media”, otra muestra de que nuestros economistas laboralistas igual que no entienden la tasa de temporalidad, tampoco parecen entender qué es y para qué sirven los costes de despido. Pero se equivoca totalmente cuando dice que lo relevante para el contrato único no es el coste del despido. Como bien pretende demostrar él mismo, el despido es lo único relevante en este debate. El “despido único” funciona exactamente igual con 50.000 tipos de contratos que con uno solo. Si eran erróneas las premisas contra el contrato único, igual de erróneas son las premisas para defenderlo a través de la tasa temporalidad.

Pero no se preocupen, seguirán diciéndonos que las suecas empezaron a venir en 1984 y que el guionista las películas de Alfredo Landa era Nostradamus o que con el contrato único el cocinero del hotel será como un funcionario de carrera. Y si llega el contrato único tendremos a los Manueles Alejandros Hidalgos, los Luisitos Garicanos o los Kikos Llaneras proclamando que han solucionado el problema de la temporalidad en España, podrán un gráfico muy bonito con una tasa de temporalidad del 0%, mientras tú vas a darte de alta como demandante de empleo en las oficinas del SEPE.

 

 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

6 respuestas a Las premisas erróneas a favor del contrato único

  1. José Luis dijo:

    Magnífico y desmenuzado análisis; aunque el esfuerzo es mucho, deberías prodigarte más e iluminar estos debates. ¿Conoces el mundo de la energía en general y el de la eléctrica en particular? Es necesario mucha reflexión y análisis en el mismo como esta tuya.
    Sigue así, por favor.

    • Pedro dijo:

      Muchas gracias, la verdad es que sobre energía lo único que sé es pagar los recibos. Saludos.

      • José Luis dijo:

        Pues eso te da mucho más que derecho para opinar y tratar de desatar el inmenso nudo gordiano de todo lo que le rodea. Saludos y muchas gracias de nuevo por estar ahí.

  2. Hola Pedro:
    Vuelven a la carga sobre lo del contrato único. SI te apetece podemos hacer algo para trasladar tus interesantes argumentos a periódicos a escala nacional, para contrarrestar el discurso dominante y abrir los ojos a tanto personaje del “mainstream” y del establishment, chiringuito, o como quieras llamarlo de nuestro ruedo ibérico. Dime algo a través del canal que puedas. Saludos.

  3. alberto dijo:

    Siguen a vueltas en politikon con el CU http://politikon.es/2015/10/30/contrato-unico-poniendo-numeros-a-la-propuesta/

    Todo maravilloso, el bálsamo de fierabrás que nos va a eliminar la temporalidad de un plumazo.

    • Pedro dijo:

      Como he dicho en TW es un buen ejercicio, pero quizá un poquito manipulado. Empezando porque hincha deliberadamente el modelo marginalmente decreciente para generar derechos de cobro superiores y pueda defender mejor el modelo que desea. Que por cierto me parece la propuesta más trabajada de CU.

      Luego obvia la doble vertiente de una indemnización por despido, él sólo se queda en la cantidad con la que se va a resarcir al trabajador pero obvia que también es la cantidad con la que se multa al empresario por el despido. Son ellos precisamente los que han dicho siempre que las indemnizaciones protegen el puesto de trabajo, no al trabajador. En realidad la “mochila” es más parecido a una prestación por desempleo que una indemnización por despido. De hecho la mochila en este aspecto es un “reductor” sobre el despido. Es como si pagaras parte de las multas de tráfico en tu impuesto sobre la circulación, ¿mejoraría o empeoraría tu disposición a saltarte semáforos? De hecho podría haber mochilas del 50% con indemnización cero, acumular más “derechos” pero en realidad el coste de despedir sería cero, porque ya se ha pagado previamente todo el coste. De hecho la principal consecuencia del modelo marginalmente decreciente que presenta, como reconoce en el artículo es que “acelerarían la rotación en las etapas medias y medias-altas de estancia dentro de una empresa”, que sería donde caerían la mayoría de los trabajadores con un modelo de CU. Hablando en cristiano, se despediría antes a la mayoría.

      En realidad la moralina del artículo me parece de lo más correcta: lo bueno/malo no es el contrato único, sino a qué “despido único” nos estamos refiriendo. E incluso es ilustrativo porque muestra cómo los modelos de indemnización creciente, aún metiendo la famosa “mochila” supondría un importante abaratamiento del despido para la mayoría, al menos en las primeras décadas de implantación. También se echa de menos una “simulación” que fuera “contrato único de 33 días + mochila”.

      En resumen, el mensaje principal que quiere trasladar es correcto pero en la implementación de las cifras es un poquito tramposa al no hablar de la “multa” o poner números que beneficiar a su propuesta preferida.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s