No se puede, tíos


Alfredo-Perez-Rubalcaba-Fatima_54367079353_53389389549_600_396

¡Por la Virgen del Rocío! ¡Fátima Báñez, Rubalcaba y Cayo Lara! Esto es el X Congreso Confederal de Comisiones Obreras y podemos ver esta lamentable imagen. Y lo de lamentable no va con Cayo Lara en este caso. No me parece mal que un sindicato tenga a bien tener entre los asistentes a su Congreso a la ministra de Trabajo y al líder de la oposición. Prefiero un sindicato que sepa pactar a uno que diga siempre NO por sistema, pero defendiendo los intereses de los trabajadores. Siempre y cuando, detalle importante, éstos no sean miembros de los dos últimos gobiernos a los que les han convocado sendas huelgas generales en un par de años. Pero en CCOO son así de… pues eso mismo. Pero si era complicado ser más impropio e incoherente, ¿sabe a quién invitaron también?

joan-rosell_628x250

¡A Juanito Rosell! Que su problema no es ser el líder de la Patronal. Ya sabemos que los intereses de ambos colectivos casi siempre son contrapuestos, pero también sabemos que en muchos países civilizados el clima entre Patronal y sindicatos es amistoso, hasta que la situación lo permite. El problema es que Rosell es un troll con un amplio historial de agravios a todo tipo de trabajadores. Y como tal, igual que Rubalcaba o Fátima Báñez, no debería haber salido con cabeza del recinto. Por mucho que algunos asistentes se pusieran muy dignos, mantienen el carnet de una organización que actúa en estos términos.

Mientras tanto Ignacio Fernández Toxo es reelegido a la búlgara, con una crítica y disidencia que te cagas. Y estos son los que quieren “renovarse” y “acercarse al trabajador”. Así no se puede, tíos, no se puede.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

8 respuestas a No se puede, tíos

  1. Oscar dijo:

    Sindicatos si, sindicarios no.

  2. Debe ser un “Esto lo arreglamos entre todos”.

    Lo de Rosell es la guinda a un pastelón que, al digerirlo, provoca diarrea laboral.

    Me recuerda a aquel anuncio del banco de Botín buenrollista cuando un supuesto soldado israelí y un supuesto palestino se abrazaban en fraternal humanidad. Un shock mental dado por una situación raruna.

  3. Luisón dijo:

    Post claramente desafortunado, en contra de lo habitual. ¿A quién iban a invitar? ¿A la Pantoja? ¿Con quiénes se sientan a negociar convenios y normativa laboral? ¿Con Los del Río? ¿Han elegido los dirigentes o los militantes de CCOO a la ministra de Empleo, a los responsables del PSOE y de IU, o al presidente de la patronal? ¿Apoyaron las reformas laborales?
    Con lo bien cargado de argumentos que sueles ir, creo sinceramente que esta vez has cogido el rábano por las hojas.

    • Pedro dijo:

      No siempre se puede agradar a la parroquia, por suerte. Seguramente la Pantoja y Los del Río serían invitados más adecuados para un congreso de CCOO que Rubalcaba o Báñez. No han ido allí a negociar convenios sino a elegir secretario. Lo que no tiene mucho sentido es invitar a dos señores contra los que te llevan manifestando constantemente durante casi 3 años. Es como si Franco invitara a Azaña a la cena de navidad. Y de postre Rosell, al que cada vez que abre la boca salen Toxo a pedirle rectificaciones. Si estoy en la calle protestando contra a quienes hacen reformas laborales que considero lesivas para los derechos de los trabajadores, no les invito a mi congreso porque no pintan nada, ni son afiliados. Por lo que prefiero a la Pantoja.

      Pero bueno, los sindicatos pueden hacer lo que quieran con su imagen. A peor ya no pueden ir. No se puede tener una pata en la calle y otra en la mesa.

  4. Agua Dulce dijo:

    Hay que estar en la calle cuando toca estar en la calle y en la mesa cuando toca negociar. Una cosa no excluye la otra. Al igual que la cortesía de invitar a representantes del Gobierno y de partidos políticos. Por lo demás, estoy seguro de que la ministra hubiera preferido estar en mil sitios antes que ahí. Si este es el peor pecado de los sindicatos, la cosa no va tan mal para ellos.

  5. Ismael dijo:

    La afilicación sindical apenas ha variado en España durante el periodo democrático. Es mayor que en Francia, por ejemplo, y más baja que en países nórdicos donde los acuerdos que suscriben los sindicatos solo afectan a sus afiliados. Un buen incentivo para afiliarse, sin duda. Por cierto, la afiliación a los sindicatos cuadruplica la de los partidos políticos. Más allá de la afiliación, los trabajadores españoles acuden a los sindicatos cuando quieren conocer sus derechos ante una situación de despido o de problemas laborales.
    Las críticas constructivas y documentadas sobre el papel de los sindicatos son necesarias. La reiteración de tópicos es aburrida.

    • Pedro dijo:

      Por eso algunos decimos que igual era mejor tomar el modelo nórdico donde los acuerdos afectan a los afiliados y sus servicios son útiles. Y esto debe salir de los propios sindicatos o si no es así van a acabar mal.

      Gracias por tu comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s