Las crónicas del paro: el típex, la rosa y la gaviota


Durante mucho tiempo cuando se daban las cifras del paro registrado en España era constante el comentario sobre una malvada manipulación hecha por el Gobierno con la maquiavélica intención de “ocultar el desempleo”. Claro que con un gobierno tan incompetente como el de ZP no era raro que intentaran ocultar algo que ellos mismos explicaban en las estadísticas que daban ;). El caso es que con la llegada de Mariano y sus mariachis se ha reducido mucho el comentario aquel del típex de Caldera. Como en otros casos, querer convencer a los integristas de que por ejemplo el parado que realiza cursos de formación no es sacado del paro registrado por una conspiración judeo-masónica zapateril sino porque simplemente su demanda de empleo está suspendida va a ser harto complicado. Así que me ahorro dar la impresión de querer defender cambios estadísticos con los que no comulgo, pero que en cierto sentido entiendo. Quizás a petición popular haga el apunte preciso.

La historia que hoy quiero contar se remonta a aquellos tiempos de vino y rosas cuando el desempleo bajaba en España cosa fina. En días como este, en cual hemos conocido un nuevo dato del antiguo INEM, apetece contar la historia del día en el que los señores del típex rascaron el típex que otros empleaban.

El caso es que por el año 2005, con Mr. Típex al volante del Ministerio de Trabajo y Asuntos Sociales, se puso en marcha el Sistema de Información de los Servicios Públicos de Empleo (SISPE). Este sistema pretendía mejorar los sistemas de gestión entre C.C.A.A. y Estado pero a su vez provocó cambios en la forma de contar parados.

En 1985 se habían publicado los criterios por los cuales una persona podía considerarse efectivamente parada o simplemente era un demandante de empleo, que son cosas distintas. Así por ejemplo se puede solicitar una mejora de empleo, ser demandante pero no ser un parado. Por lo tanto lo que es y lo que no es un desempleado en España lleva establecido desde 20 años antes de la implantación del SISPE. El caso es que si bien los criterios no cambiaron en esos años, sí que la toma de datos variaba. Por ejemplo al inicio no se cruzaban los datos con la Seguridad Social más que al final del mes. En el año 91 se decidió añadir un cruce a inicio de mes. Pero más tarde los técnicos del INEM descubrieron que las anotaciones en los registros de las SS tardaban unos días en estar disponibles, por lo que se podía dar la circunstancia de que aparecieran como trabajando personas paradas… y viceversa. En la actualidad se hacen tres cruces de datos: uno diario con los trabajadores por cuenta ajena, otro a mediados de mes con los trabajadores por cuenta propia y uno final aplicando un periodo de carencia para evitar la circunstancia antes relatada. Luego existen otros cruces como por ejemplo los de estudiantes matriculados. Pero lo importante de todo esto es comprender que todos los cambios estadísticos hechos respecto al cruce de datos con las bases de datos de la Seguridad Social han sido para mejorarla, no por la inherente tendencia del Estado a manipular como algunos medios liberales apuntan.

Otro item a observar es el de esos colectivos que no están en la Orden Ministerial del 85 y que no aparecían en el paro registrado. Por ejemplo los extranjeros. Sí, los extranjeros no eran considerados parados. Fue precisamente la implantación del SISPE con Mr. Típex la que trajo a nuestras estadísticas a los extranjeros. Por esto resultaba de lo más divertido ver a acérrimos del Partido Popular criticando que Caldera ponía mucho Típex cuando ellos se fueron del Gobierno obviando los datos de un colectivo total de 3 millones de personas, que eran los extranjeros residentes den 2004. Con un desempleo rondando el 10%-11% que era lo que se estilaba en los últimos tres años de Aznarato (recordemos que el PP fue incapaz de rebajar la tasa de desempleo en sus tres últimos años), se pueden imaginar que el colectivo inmigrante podría tener un buen número de desempleados ocultos bajo el gobierno de Aznar. A decir verdad al implantar el SISPE los extranjeros que eran parados según los criterios habituales eran algo más de 100.000. Hay mucha literatura, destacando la propia que nos da el SEPE y que sirve de base a esta entrada.

El caso es que, ¿pudo ser que Mr. Típex consiguiera aflorar un paro oculto que los anteriores gobiernos no contaban como tal? Puede que el malvado Mr. Típex echara menos líquido que los amigos del Partido Proletario. Veámoslo pues.

Como dije antes el SISPE se implantó en mayo de 2005, por lo tanto deberíamos ver qué ocurrió en aquel cambio de sistema. El mes de abril de 2005 arrojó un resultado de 1.653.537 parados. El mes de mayo de 2005 nos entregó una cifra de 2.007.393. Aquel mes de mayo se anunció una bajada del desempleo de 88.552 personas al mismo tiempo que los parados aumentaban en 353.856 personas. Así que esta corriente que achaca a la maldad intrínseca socialistas los cambios estadísticos en la medición de desempleo queda un poco desacreditada. Por supuesto lo que es maldad socialista es adecuación a los datos a los estándares europeos cuando el PP eliminó casi 500.000 parados de la EPA. Por ello uno de los chascarrillos principales del pepero medio durante tiempo comparando los datos entre el desempleo de la era felipista y el que dejó Aznar no es del todo correcto. Si ya es bastante estúpido hacer este tipo de comparativas, pues son momentos con circunstancias distintas. De hecho existe una reestimación del paro con la definición que implantó el Gobierno del PP y con metodología antigua. Por eso comparar el desempleo de entonces con el de hoy de manera directa tiene poco sentido y por eso decir que Felipe González dejó un 22,83% y Aznar un 11,5% no sería del todo correcto. El PP dejó bajo los criterios con los que se medía en tiempos de González se marchó con un 13,31%. Que siendo mucho mejor, son casi 2 puntos de maquillaje. Así que algunos cuando desde Génova 13 del Percebe se ponen a hablar del típex de Caldera mejor se podrían estar callados, no sea que a alguien se le ocurra mostrar que bajo su anterior mandato ellos no eran excesivamente cuidadosos con los datos del INEM y que cambiaron las estadísticas de la EPA cepillándose casi medio millón de parados.

Como epílogo a esta entrada dejo una tabla con los datos del paro registrado desde que empieza la serie histórica en enero de 1996 y el último mes del sistema SILE comparándolo con las estimaciones de parados registrados si se hubiera utilizado el sistema SISPE, el que nos trajo Mr. Típex. Veremos que muchos de aquellos que se pasaron la pasada legislatura hablando de manipulaciones en la cifras de desempleados eran aún más manipuladores que aquellos a quienes criticaban.

Por cierto, para no marcarme un Aguijón, los datos salieron de aquí.

Hasta aquí llegaron “Las crónicas del paro: el típex, la rosa y la gaviota“.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s