Cosas que molan: austeridad y crecimiento


En estos últimos tiempos de neolengua, eufemismos y palabras con múltiple sentido, tenemos a los líderes europeos haciendo lo mismo que llevan haciendo ya casi 4 años: pasear la cartera. Cumbre tras cumbre se citan para la siguiente cumbre para llegar a un acuerdo de lo que harán en la siguiente cumbre. Ahora se lleva mucho hablar de combinar la austeridad con el crecimiento. Mola constatar que la austeridad está afectando al crecimiento y al mismo tiempo querer hacer las dos cosas a la vez. Y más si tenemos a unos señores incapaces de tomar un decisión al respecto.

El caso es que conociéndome ya el paño las opciones que esta gente baraja está entre una o varias de estas tres:

  • Que el Banco Central Europeo deje de ser una institución donde un montón de señores trajeados que se dedican a no hacer más que publicar informes y tratar temas como el mercado laboral en Cuenca en vez de su trabajo. En vez de hacer el primo acojonando con la inflación, igual conviene que se pongan a hacer de Banco ayudando de una vez a los paises con problemas. Prestarle a los griegos el dinero al 5%, por mucho fundamentalista del mercado que proteste, no es ayudarles. No deja de ser una huída hacia delante, en cierto modo, pero si diera tiempo a limpiar la porquería en el sistema financiero de una puñetera vez algo habremos ganado.
  • Que los paises que puedan tiren de consumo para ayudar a la economía del resto de países. Lo que pasa es que esto así, a lo bruto, suena un poco extraño. Desde el presupuesto de los países va a ser complicado ayudar indirectamente a un pais concreto como España o Irlanda. Y hacerlo con estímulos al consumo puede hacer que el dinero se vaya a donde no se quiere. Vamos, que si yo fuera el presidente chino estaría encantado de esta solución. Algo me caerá.
  • Pues esto que llaman reformas estructurales, pero que luego 99 de cada 100 consisten en empeorar la vida la vida de la gente. Porque aparte de ocurrencias de algunos de acabar con notarios y farmaceúticos, esto de las reformas es más bien sueldos y pensiones más bajas, despidos más baratos, trabajar más horas o más impuestos y tasas.

Así que en estas estamos, con unas instituciones a nivel europeo paralizadas y discutiendo como seguir haciendo lo mismo pero con resultado distinto. Ya da igual, pase lo que pase la Unión Europea y el Banco Central Europeo pasarán a la Historia como unas instituciones incapaces e inútiles que se dedicaron a mirarse el ombligo. No esperen un Roosevelt diciendo y actuando con el leit-motiv “Prefiero rescatar a los que producen alimentos que a los que producen miseria“, esperen señores haciendo lo mismo y esperando a que los resultados sean distintos.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Cosas que molan: austeridad y crecimiento

  1. José Luis dijo:

    Y eso que el objetivo primordial de la neolengua es evitar cualquier tipo de doble sentido en las palabras, de los eufemismos ya ni hablamos. Para evitar el crimental y todas esas barbaridades como pensar por uno mismo.

    Por lo demás, excelente artículo como (casi) siempre.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s