Economistas entre los reformadores universitarios: reunión de colegas


 

Nota a propósito del nombramiento de la Comisión de expertos para la reforma universitaria que acaba de anunciar en Gobierno. De la mayoría de los 11 expertos nombrados no puedo hablar demasiado, pero sí que me ha llamado la atención la composición de la “pata económica”. Con esta denominación me refiero a los economistas que conforman dicha comisión. ¿Por qué he titulado el post “reunión de colegas”? Se lo explico.

Esto de los modelos a aplicar en la Universidad es como los culos, cada uno tiene el suyo. Por ello lo conveniente es que en este tipo de comisiones existieran personas con distinto perfil e ideas, la cuales se pudieran contrastar y consensuar una Universidad mejor y donde puedan caber todos. Pero la “pata económica” está formada por una Santísima Trinidad cuyos integrantes tienen algo en común.

Luis Garicano, es apodado cariñosamente por mi parte el oráculo de los celtas, se le ocurrió predecir la intervención de España antes que la de Irlanda, mostrando que la ciencia de estos gurús está más cerca de la política-ficción que de estricta ciencia. Lo demuestra que se preste a nombrar Gobernadores del Banco de España o decirle al PP cómo hacer el presupuesto. Encontrarnos cada semana uno o dos artículos de prensa de este señor empieza a resultar cansino y muestra el interés en hacer demasiada política y poca ciencia de estos señores.

Resulta que nuestro amigo Garicano en su vida ha hecho muchas cosas, entre ellas pasar 6 meses de estancia en la Universidad Carlos III de Madrid en un programa denominada “Cátedras de Excelencia“. Principalmente consisten en que un Departamento propone traerse a un investigador de prestigio internacional para investigar sobre alguna materia o hacer que se investiga. Se conceden por lo tanto 60.000 euros para una estancia de 6 meses para tal fin. Llama la atención que entre los guardianes de la Excelencia y contrarios al café para todos concedan la misma asignación presupuestaria a un economista que al cualquier investigador de la Ciencias Puras. Más que nada porque mientras un economista para investigación, como se decía antes de la caída de la URSS, gasta menos que un ruso en catecismos, otros investigadores necesitan comprar equipos y suministros muy caros. El economista se los suele gastar en sueldos o en viajes y dietas para sus conferencias.

El caso es que Garicano fue el primer propuesto, junto a Manuel Santos, por el Departamento de Economía de la UC3M para estas Cátedras, que por supuesto fue seleccionada. Pero no se apuren amigos, los guardianes de la Excelencia contrarios a la endogamia universitaria tienen prevista la aparición de esta, pues las propuestas son “valoradas” por un comité de expertos formados por 5 catedráticos de la UC3M y 3 investigadores “independientes” de reconocido prestigio. Y además tienen que presentar una Memoria y una valoración del mismo señor que le había propuesto. Así que en resumen, Garicano fue al primero que se trajeron los señores del Departamento de Economía de la UC3M. Y se gastaron 10.000 euros mensuales en investigar:

La importancia del Capital Humano de las Cajas españolas en la determinación de su cartera en los años anteriores a la crisis y su situación financiera actual (impagos, mora, etc.).

Pero tampoco se apuren, que ese dinero si han seguido los enlaces ya sabrán que no han pagado ustedes, aunque todos los medios materiales y humanos sí.

Es aquí donde entra el segundo elemento de la Santísima Trinidad: Matías Rodríguez Inciarte. Don Matías tiene un gran currículum como funcionario del Estado, con condecoraciones varias. Pero tras una breve estancia como profesor titular y previo brillante currículum como estudiante, hace más de 25 años que se incorporó al Banco Santander, donde desde 1994 es vicepresidente segundo. ¿Y alguien sabe qué narices pinta el vicepresidente segundo del Banco Santander en esta comisión? Además es el presidente del Consejo Social de la Universidad Carlos III de Madrid, ¡qué extraño!

El tercer elemento de la “pata económica” de esta comisión es Salvador Barberá, catedrático de Economía de la UAB. Tiene una dilatada experiencia dentro de la dirección de instituciones científicas, siendo una persona a priori muy válida para formar parte de la comisión. Si usted ha seguido la historia hasta aquí se preguntará qué tiene que ver el Sr. Barberá con los dos expertos anteriores y la cátedra de Garicano. Llega el momento de atar cabos.

Parece que Garicano se pasó 6 meses de estancia en la UC3M, universidad de la que el cabecilla del Consejo Social es Matías Rodríguez y financiada con fondos del Banco cuya vicepresidencia ocupa el susodicho D. Matías. ¿Y qué pinta Salvador Barberá en toda esta película? Pues que Salvador fue curiosamente el experto independiente que aprobó las candidaturas de Garicano y Santos para dichas cátedras. El mundo es un pañuelo… lleno de mocos. Podrían haber nombrado a Vicenc Navarro o a Huerta de Soto como experto independiente (nota: a esto último se le llama trolear). Esto no pasaría de parecer una mera casualidad si no fuera porque, como ya hemos denunciado en este blog, los enemigos de la endogamia se parecen a la política matrimonial de los reyes de la Edad Media: si no me conviene personalmente, pues con la familia.

Ya saben que Garicano es el titular la Cátedra McKinsey de FEDEA, ya saben que FEDEA es una fundación financiada por banca y gran empresa, entre ellos curiosamente el Banco donde trabaja nuestro amigo Matías. Vamos, que Matías financia con cierta regularidad las actividades de Garicano. Si no fuera porque Salvador Barberá es el autor del capítulo 14 de las 25 propuestas de reformas estructurales que lanzó FEDEA. Pero vamos, que esto es totalmente casual. Si revisan los autores de tal propuesta se encontrarán, casualmente, muchos miembros de la UC3M o relacionados. Algunos incluso “ocultos” bajo ciertas denominaciones. Por ejemplo Michele Boldrin, otros tienen trabajos de investigación con miembros de la institución. Es que como dice JFV aquí no nos conocemos ninguno, como dijo en el post que enlazo al final de esta entrada.

Por ir cerrando el capítulo de “coincidencias” Manuel Santos es un brillante investigador, también un señor que publicó trabajo con el director de la Cátedra sobre Economía del Cambio Climático, Juan Rubio-Ramírez. Luego don Abelardo se nos cabrea porque constatamos que estar en la órbita de FEDEA y trabajar en la UC3M es algo habitual. Pues ya se sabe que en el contubernio FEDEA-UC3M son tan contrarios a la endogamia, por eso en la Fundación abundan quienes han pasado por la Universidad madrileña. Incluso gente cuyas tesis fueron apadrinadas por directores de Cátedra de FEDEA y profes de la UC3M han pasado por allí, como Dolado y Celentani. Ya saben, prohibido contratar a tus pupilos que eso produce endogamia. ¿He dicho yo Dolado?

Dolado, el señor de las kangoos que comparte con Garicano el don de videncia, ya saben ustedes que es miembro del Comité científico de FEDEA. Ya saben también que su antecesor en el cargo es el actual rector de la UC3M, Daniel Peña, casualmente. Por cierto, ¿saben ustedes quién formaba parte de la comisión evaluadora que aprobó la solicitud de la Cátedra de Excelencia de Garicano? ¡Bingo, Dolado! Así que vemos que Garicano estuvo 6 meses financiados por la entidad bancaria de Matías que financia FEDEA, con los votos de Salvador y Dolado. Propuesto por el Departamento de Economía de la UC3M, por supuesto. ¿Alguien se ha parado a comprobar la ficha del Departamento en la web? Vaya, aparte de Dolado vemos que el director del Departamento es un tal Antonio Cabrales. Si no fuera por es el director de la Cátedra Talento, Esfuerzo y Movilidad Social uno no pensaría que proponer a Garicano para una estancia a precio de oro tiene, aparte de mucha Excelencia, un poco de financiarle un Erasmus a un colega. Pero como dijo el muy educado  JFV aquí no nos conocemos ninguno. Así que circulen que aquí no ha pasado nada.

Concluyo, les deseo la mayor de las suertes y atino a este consejo asesor, también a los economistas. Nos hace falta su buen criterio para mejorar la Universidad española, cosa que no es muy complicada. Seguramente en muchos aspectos lo consigan. Pero si esto va a consistir en subir las tasas universitarias, mandar a los estudiantes a Vladivostok (eso sí becados) y que los papermakers acaparen el dinero por su volumen e impacto en publicaciones (Garicano está metido en varias revistas, por supuesto) creando una élite intocable y regida por las normas que ellos mismos dictan…  igual saldremos mejor en los rankings pero seguiremos en el mismo patio de vecinas, pero con menos miembros. Y cuando tenemos un ministro inútil y sectario, el cual repite como un loro los argumentos de FEDEA, esperemos que la reforma ayude realmente a la Universidad y no se convierta en otra nueva muestra de Economicismo como uno se empieza a sospechar.

Ahí quedan mis conjeturas, que el Señor nos pille confesados.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

13 respuestas a Economistas entre los reformadores universitarios: reunión de colegas

  1. andr dijo:

    Como son economistas…¿hay que eliminarlos? Joder, menudo argumento.

    Viendo a los que forman la comisión http://www.educacion.gob.es/horizontales/prensa/notas/2012/04/20120413-comisi no parece que sean mindundis y la mayoría con un perfil bastante técnico y que están dentro de la Universidad y la investigación, y que se han mostrado en ocasiones bastante críticos con el sistema actual y los fallos que tiene el sistema, como Garicano (FEDEA) http://www.fedeablogs.net/economia/?p=13920 y http://www.fedeablogs.net/economia/?p=16393 o con los recortes de la financiación como la Presidenta de la comisión http://sociedad.elpais.com/sociedad/2012/04/12/actualidad/1334254719_110856.h

    La Presidenta de la comisión es María Teresa Miras, presidenta de la Real Academia de Farmacia… y que se ha mostrado muy crítica con los recortes, pero también con que cada comunidad tuviera lo más de lo más aunque ello supusiera centros totalmente vacíos

    [La presidenta come y habla despacio, con tiempo para pensar. “No se pueden mantener alegrías de centros a lo largo de toda España con equipamientos de lujo que no están funcionando por falta de técnicos para mantenerlos. Se solucionaría con uno bien montado, pero cada comunidad autónoma quiere tener su gran centro con su gran equipamiento”, reflexiona al aire de la crisis económica.

    Segura de que “la ciencia tiene que ser deudora de la lógica”, Miras rellenaría “ya mismo” una casilla del 0,7% para investigación en la declaración fiscal. “Investigar en España es llorar, porque tenemos miedo a decir la verdad: enviamos a los mejores con dinero público al extranjero y allí les despojan de las ideas de origen”. La renta de su aprendizaje no revierte luego en España, plantea.

    Las cosas ya no son como cuando Miras empezó en un laboratorio francés. “La vida del investigador se ha vuelto inhumana por la cantidad de horas y viajes necesarios, y por la precariedad”. Y sí, ella que investiga el alzhéimer, lo teme. “Sobre todo, por el entorno, que es el gran problema”.]
    http://sociedad.elpais.com/sociedad/2012/04/12/actualidad/1334254719_110856.h

    Y que se esté destacando de una forma bastante demagoga que Matías Rodríguez Inciarte sea Vicepresidente del Santander… tiene un currículum político que viene de atrás, por lo que mezclar el tema del Santander es un poco… en fin

    “En 1977 es nombrado Subdirector general de Economía y Desarrollo Pesquero y , poco después, Secretario General Técnico del Ministerio de Economía: Tras ocupar otros cargos en la administración, en febrero de 1981 es designado Secretario de Estado adjunto al Presidente del Gobierno. En septiembre de ese año es nombrado por Leopoldo Calvo-Sotelo ministro de la Presidencia, cargo en el que permanece un año.”

    es.wikipedia.org/wiki/Mat%C3%ADas_Rodr%C3%ADguez_Inciarte

    Pero es decir, el argumento lo reducimos a que son economistas y por tanto malos… y obviamos el currículum de todos ellos…

  2. Pedro dijo:

    No Andrés, no son malos porque sean economistas. Ni siquera es que sean malos o no sean malos. El currículum no se obvia. Aquí sólo se habla de la casualidad que supone la relación entre estos economistas. Con lo que una cosa no quita la otra.

    Por otra parte, los comentarios en Menéame, ¿los copias directamente de la web o te los guardas en un archivo de texto? Te ha faltado el tweet de Alberto Garzón.

  3. españolico dijo:

    Me gusta el escrito, se lee bien y se entiende. No es una crítica a los economistas, como le reprochan en el comentario anterior. La relación que hay entre estos personajes son el motivo, pero no debe sorprerder, es la práctica habitual, lo sorprendente sería un cambio en lo que se les pide, a mejor claro. Felicidades por el escrito.

  4. Pingback: Bitacoras.com

  5. Eduardo dijo:

    Si la crítica del post es que hay muchos economistas en la “comisión de expertos” y que quizás un peso mayor en otras ramas del saber que proporcionan más I+D (como física/química y ciencias de la salud), seguramente es compartida.

    Incluso, si la crítica del post es que dentro de los economistas elegidos, la selección está muy sesgada a pocos departamentos de economía, podría ser entendible. De todas formas, si existe una comisión –de lo que fuera- nos gustaría a todos que fuese solvente (y no con miembros políticos puestos a dedo).

    Ahora bien, si la crítica es que los economistas elegidos -especialmente los académicos- se conocen entre todos y tienen relaciones profesionales y académicas entre ellos, creo que es injusta. Los tres mejores departamentos de teoría económica en España son los de la Pompeu-Fabra, la Autónoma de Barcelona y el de la Carlos III de Madrid. Buenos investigadores están en buenos centros de investigación. Es fácil que se conozcan incluso personalmente por la actividad academica, pues conocen las investigaciones de sus colegas economistas a través de congresos y, sobre todo, a través de publicaciones en prestigiosas revistas internacionales. Dentro de la disparidad de opiniones y de líneas de investigación, existe un deseo común: convertir los centros españoles (y no solo “sus propios centros”) en centros de referencia internacional. Los que han trabajado, educado o visitado centros de investigación de referencia internacional, al fin y al cabo, tampoco son tantos.

    Otra cosa diferente es que sean precisamente los miembros de la universidad española los que tengan que buscar solución a sus problemas: son parte interesada en el asunto, y juez de sus problemas. Si queremos mejorar la universidad española, deberíamos tener una comisión de expertos internacionales de las universidades más prestigiosas (por ejemplo, con exrectores de Harvard, de MIT, de California, etc.). Esto daría más peso a las conclusiones (aunque no fuesen muy diferentes de las que diese la comisión actual). Para mi esta debería ser la crítica.

    • Pedro dijo:

      Desgraciadamente el apunte es precisamente el que teme, Por eso precisamente las relaciones entre ellos sugieren que disparidad de opiniones no habrá demasiadas entre ellos. Si los que van a tener gran peso en la reforma, pues no se nos escapa que el economicismo en este gobierno está en primer plano, son unos señores que se autoconceden ayudas queda un poco feo. Por suerte o desgracia hay más miembros, pero sobre la pata económica tener 3 que tener 1 daría lo mismo.

      • Eduardo dijo:

        Gracias por responderme.

        Querría indicar que lo que importa no es que haya muchas opiniones dispares. Lo que hay que tener claro es qué es lo que realmente deseamos: una vez que se conoce el objetivo, se deben poner los medios para conseguirlo. Si lo que se quiere es tener una universidad de calidad en sus dos aspectos (docente e investigador), se debe buscar a las personas que mejor asesoren para alcanzar este objetivo.

        El problema no es que haya muchos economistas en la Comisión de expertos para la reforma universitaria. Estoy convencido que en particular los economistas de la participantes sí tienen claro que el objetivo es tener una universidad de calidad. El problema en sí es que la Comisión de expertos para la reforma universitaria esté integrada por profesores universitarios españoles.

        Me explico. Para ordenar el tráfico de una ciudad no se crea una Comisión de expertos con taxistas y conductores de la compañía de autobuses local. Para esto, existen expertos en planificación de ciudades, que rediseñan el flujo del tráfico según las características de la ciudad, miden el tiempo de los semáforos, preveen el futuro crecimiento de la ciudad, etc.

        Mi crítica es que para reformar la universidad la Comisión encargada debería estar compuesta no por aquellos que tienen claro que nos gustaría tener una universidad de calidad y además que estén avalados por un currículum académico contrastado, sino por expertos en gestión universitaria mundialmente reconocidos. Un exrector de Harvard puede que no sea muy competente académicamente, pero seguro que tiene muy claro en qué se debe incidir para mejorar la calidad de una institución universitaria (que para eso le pagaban).
        Como los taxistas, tener un curriculum académico contrastado y pertenecer a universidades de prestigio no garantiza que se sepa cómo reformar una institución y llevarla a mayores cotas de excelencia: son dos cosas diferentes.

        Si el gobierno crea una Comisión con académicos en lugar de con gestores universitarios competentes mundialmente, esto cuestiona que el gobierno tenga claro qué universidad queremos tener.

        En mi modesta opinión, creo que este es el problema.

      • Pedro dijo:

        Gracias a tí por tus enriquecedores comentarios.

        El problema no está en que conociendo el objetivo se ponga a los mejores para conseguirlo. El problema quizás esté en que puedan existir diversas ideas y sensibilidades de cómo llegar hasta allí. Puede haber muchos o pocos economistas en la Comisión, pero el problema sería que todos tengan una opinión similar, dejando fuera a otros economistas que tengan otra percepción. Creo que no es problema que en la Comisión haya profesores españoles, se puede dar la vuelta al asunto de los taxistas. Los planificadores de ciudades son necesarios en la Comisión tanto como los taxistas, ¿cuántas veces los expertos se han equivocado?

        Entiendo y comparto que un ex-rector de Harvard sería un excelente miembro para la Comisión, como lo podría ser un académico cuyo campo de investigación sea el que se trata en la Comisión y otras figuras dentro de la Universidad incluyendo estudiantes. ¿Sería complicado llegar a acuerdos? Por supuesto, pero sería lo más justo que a veces no es lo más eficiente.

        Si al final el único criterio que utilizamos es el del señor de Harvard, no necesitamos una comisión, replicamos el modelo anglosajón con lo bueno y lo malo que tenga. Creo que estamos muy obsesionados con los rankings y eso nos está confundiendo un poco.

        Saludos

  6. Eduardo dijo:

    Respetuosamente, sus argumentos me parecen poco sólidos.

    Me indica que hasta los planificadores se equivocan, y esto justifica que debería consultarse también a los taxistas.
    Pero ni siquiera Usted haría eso: si quiere construir una casa en el campo, y quiere una casa cómoda, sostenible y funcional, ¿formaría una comisión con los albañiles, fontaneros, arquitectos, electricistas, etc. para que se la diseñaran porque, claro, ya se sabe que a veces también fallan los arquitectos?
    Seguramente no. Contrataría a un arquitecto y cuanto más solvente mejor: si es un verdadero profesional, ya se encargará de preguntar los por menores a albañiles, fontaneros, y electricistas para que su casa le resulte cómoda, sostenible y funcional.
    Mi insistencia es que lo importante es saber qué se quiere, y luego buscar a las personas más solventes para aconsejar. Por eso creo que la actual Comisión no es la idónea, incluso aunque estuviese integrada por economistas que tengan otra percepción o incluso estudiantes.

    Sin embargo, Usted sigue pensando que una Comisión de profesores universitarios es lo que se precisa para mejorar la universidad, y en eso discrepo por las razones que indiqué en el anterior post. Peor, parece que su única insistencia es que en la Comisión deben estar “economistas que tengan otra percepción,” sin que me quede claro a qué otra percepción se refiere, o qué podrían aportar.

    Finalmente, me indica que estamos obsesionados con los rankings y que para seguir el “criterio del señor de Harvard, no necesitamos una comisión, replicamos el modelo anglosajón”. Querría indicar dos comentarios:

    Primero, creo que nunca cite nada de rankings, sólo cómo mejorar la excelencia de la universidad en terminos docentes e investigadores.
    Sin embargo, tengo la impresión que su insistencia en reunir a una Comisión muy heterogénea va permitir proponer algo espectacular, cuando ya existen experiencia exitosas que se podrían, como mínimo, intentar emular (de ahí mi insistencia que la Comisión la formen los que aportaron a estas experiencias exitosas).
    Por ejemplo, en el modelo anglosajón también existen universidades públicas (sin ir más lejos, los siete campus de University of California –a la que pertenece UCLA y Berkeley-, o la University of Minnesota), y no parece que hagan cosas que no sean las más justas y que no sean eficientes.
    La obsesión –por lo menos la mía- no son los rankings, sino la excelencia: tener una universidad con la mejor investigación y la mejor docencia.

    Segundo, y para concluir, lo que sí tiene razón es que seguramente no necesitamos esta Comisión. Es frecuente crear comisiones precisamente para ganar tiempo, cuando no se quiere tomar ninguna decisión. Como indiqué, si efectivamente este gobierno estuviera interesado en mejorar la universidad, habría buscado a los mejores asesores (sin dar tanto bombo a sus reuniones), y a continuación obraría en consecuencia. Por el contrario, como no está interesado, ha montado esta Comisión para ganar tiempo y pensar qué hacer.

    P.S.- Le agradezco que se haya tomado la molestia en debatir conmigo, porque de nuestra discusión me he clarificado sobre el tema. Da igual que en la Comisión hayan muchos o pocos economistas, o si tienen curriculum suficiente o si escriben articulos en el mainstream de la ciencia económica o si son heterodoxos. El gobierno ha creado una Comisión para reformar la universidad con personas que no son expertas en el tema, lo que ocasionará un documento con propuestas vagas e inconexas, lo cual permitirá al gobierno optar por aquellas propuestas que más le interesen y cuando le interesen (y además respaldadas por una Comisión de insiders).

    • Pedro dijo:

      Todo es opinable.

      Si el arquitecto es buen profesional y está contando con la opinión de albañiles o fontaneros ya los está incluyendo su opinión en la Comsión para construirme la casa. Lo que se quiere ya sabe, una universidad más buena, bonita y barata.

      Lo que considero es que todos los miembros de la comunidad universitaria y expertos externos deben tener voz y opinión, luego se hará o se ponderarán las opiniones. Cuando hablo de los economistas en el post lo hago haciendo notar que todos pertenecen al mismo círculo, es como si nombraran a tres del mismo departamento. Para eso nos ahorramos consejeros y que Wert se lea algún post de algún blog.

      No comentaba lo de los rankings como algo personal, sino general. Es con lo que se argumenta lo mal que está nuestra universidad. Ahora, si queremos una universidad con la mejor investigación y mejor docencia, ¿no sería lo suyo escuchar a todo el que tenga que decir algo al respecto? ¿Se puede contar con alguien que traslade la experiencia de UCLA? Por supuesto, pero se le podría también preguntar a alguien de Sao Paulo. Y algo que siempre comento, cuidado con trasplantar modelos que los efectos muchas veces no son los mismos. Por ejemplo llévese uno el modelo de gobernanza anglosajón a España y tendremos Cajas de Ahorros.

      Cierto es que si el Gobierno tuviera idea de qué quiere hacer no montaría esta Comisión, ejecutaría y punto. Como los economistas sé quiénes son y conozco lo que opinan, no sé lo demás miembros pero lo que proponen estos yo ya lo tengo claro. ¿Es esa la opinión del Gobierno? A saber, pero debería serlo si han elegido a unos señores que comparten think tank.

      No le quee duda que el Gobierno al final hará lo que le resulte más interesante a él y no a las instituciones que quiere reformar. Pero tenemos economistas que escriben libros y artículos con propuestas de reforma universitaria, que nos puede gustar o no, pero que tampoco dicen excesivas tonterías.

      Muchas gracias por sus comentarios.

  7. Pingback: Ni es un comité, ni son expertos, ni elaboran políticas públicas | No me jodas que me incomodas

  8. Pingback: Asesinato en Jorge Juan | No me jodas que me incomodas

  9. Pingback: Historia versus Economía » Blog Archive » La paradoja Garicano

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s