¿Qué debe y qué no debe llevar tu mochila austríaca?


Imagen

Aquí sigo a vueltas con el mercado laboral, y en el marco de esa propuesta de contrato único que desde algún blog han lanzado creyendo que emularían éxitos de otras iniciativas cuando siempre habían criticado este tipo de acciones. De hecho a las 24 horas se vanagloriaban tener 1.234 apoyos en Actuable y alardeaban de apoyos como el de Nacho Escolar, que igual te hace una reforma laboral que te gana las elecciones a representante de los internautas. La realidad al final es tozuda y a pesar de que estuvieron diciendo que “El debate sobre el contrato único está ahí fuera”, lo cierto es que se han tirado el moco por querer abrir un debate con el cual ya los elementos de FEDEA han aburrido al personal… y se han quedado en una reunión de colegas hasta tal punto que en los siguientes 13 días han llegado a la escalofriante cifra de 1.882 apoyos. Por poner aún más en perspectiva si sumo los seguidores en Twitter de un par de integrantes de este proyecto de think tank estamos hablando de más de 5.300. Alguno lo llamaba “activismo low-cost”. Si hasta se daban palmaditas por ser portada en Menéame, a cuyos usuarios han insultado por activa y pasiva. No se preocupe, si usted aún no ha firmado será porque es un ignorante e incluso un “subnormal” (casos reales), no es que su invento no guste a nadie o no valga. A mí ya saben que no me gustaba, más que nada porque engañaba o mentía en casi todas sus premisas.

Así que después de estas líneas confirmando lo poco superiores que son algunos que se creen serlo, incluyendo su faceta de gurús dospuntoceristas, paso al tema. Esa propuesta, como otras, lleva aquello tan hablado de la mochila austríaca. Esto de la mochila, además de una bolsa fabricada o procedente de ese país europeo, es un sistema a través del cual se van haciendo aportaciones a un fondo de ahorro (puede ser empresario, trabajador o la Administración o todos ellos) con el fin de que cuando un trabajador deja la empresa por cualquier motivo. Este tiene la posibilidad de utilizarlo o de sumar este fondo a su pensión de jubilación. La implementación y el detalle no es esta exactamente, pero esta es la idea rompedora que diferencia la mochila de otros sistemas.

A mí con la mochila austríaca me pasa como con el contrato único, no estoy en contra de ello. Estoy en contra de cómo pretenden implantarla. Y más si te lo venden con una mezcla de demagogia barata, comparativas con países europeos obviando lo que interese y alguna que otra mentira. Hay que decir que en Austria tampoco es que esto haya supuesto una revolución, siguen más o menos como estaban. Claro que dentro del churrimerinismo el personal siempre tiende a comparar con España, pero como ya comentaba en el post sobre el funcionario que nunca quiso serlo comparar países de tal manera es una soberana gilipollez. Pero, ¿no había dicho que no estaba en contra de la mochila austríaca? Bueno, sí pero no.

Esto parte, de nuevo, del error de concepto que tiene la gente en general sobre qué es una indemnización por despido y para qué sirve. Con los años y la acción política se ha desvirtuado la idea fundamental y razón de ser de esta indemnización, dando lugar en la actualidad a este tipo de propuestas. Propuestas esperpénticas porque quieren hacer pasar una cosa por lo que no es. Es por eso que…

Lo que no debe llevar la mochila.

Indemnizaciones por despido. Sí, lo que se supone debería llevar la mochila no es lo que conviene. No conviene si creemos que esta indemnización es un dinero que alguien se lleva a su casa cuando lo despiden para que vaya tirando mientras encuentra otro trabajo. Aunque una indemnización se pueda utilizar para eso, no existe para eso. Para aquello que se llama “protección al trabajador” existe una cosa que se llama “prestación por desempleo”. Muy de moda y muy utilizada en estos tiempos. Ya lo decía en mi post sobre los activistas low-cost, una indemnización por despido es una barrera que sirve para evitar que se despida a la gente. Esto nos puede gustar, no nos puede gustar o lo que consideremos adecuado. Lo que no es recibo es que venga el oráculo de los celtas o el enemigo de la Verdadera Izquierda (TM) a venderte la burra de que te están pagando una indemnización por despido. Lo pueden llamar así o decir que es en ese concepto, pero es exactamente lo mismo que aumentar la aportación que se hace para la prestación por desempleo. De hecho es simplemente eso, no te están pagando nada por tu despido. Esto es como si le llamáramos coste de despido a la aportación empresarial a la prestación por desempleo. Por lo tanto que no le tomen el pelo, la mochila austríaca es el despido gratis a cambio de una modificación en la forma de cobro y cuantía de su prestación por desempleo. Y hablando de la prestación, aquí viene…

Lo que sí debe llevar la mochila.

La prestación por desempleo. Porque iba de eso, ¿verdad? Esto iba de mejorar la protección al trabajador. Y el sistema, comparativamente al español, es más ventajoso. Medio trabajo ya está hecho, los empresarios y trabajadores ya hacen una aportación a un fondo para desempleo. Se puede individualizar o dejarlo solidarizado como hoy en día. Sólo faltaría que alguien pueda cobrarlo tanto si lo despiden como si se va él. Esto cumpliría el requisito que estos proponentes aluden de incentivar la movilidad laboral de quien no está a gusto en un sitio y se queda supuestamente porque tiene indemnización. Aunque hablando de austríacos, tengo entendido que allí si te vas tú para cobrar la mochila hay que esperar cinco años sin curro para disfrutarla. Vamos, que siendo cierto eso de que tú te vas de un empleo porque tienes tu mochilita sería mentira. Pero como comentaba más arriba, en la propuesta y por mi parte se trata el concepto del sistema, no su estricta aplicación austríaca. Además la parte no consumida te la llevas a tu jubilación, dignificándola y no quedándote con la sensación de que “tu último derecho” se lo quedó el Estado (en realidad le has pagado la prestación a un parado).

En resumen, que el sistema es cojonudo… menos para las indemnizaciones por despido. Porque entonces la indemnización por despido deja de ser lo que debe ser si existe: un método disuasorio contra despidos, para convertirse en lo que ya tenemos: una prestación por desempleo. Cómpreme una mochila para la prestación y métase su mochila para la indemnización… en su almacén del laboratorio del profesor Bacterio.

Seguiré dándole vueltas al mercado laboral y a estas ocurrencias de algunos en sucesivas entradas.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized y etiquetada , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a ¿Qué debe y qué no debe llevar tu mochila austríaca?

  1. Pingback: La estafa del contrato único: cuestión de dinero | No me jodas que me incomodas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s