Si mi abuela fuera mi abuelo… (II)


En la entrada anterior comentaba el amago de conversación tweeteril entre Alberto Garzón y Roger Senserrich. En la que el segundo quería que el mercado laboral fuera como Dinamarca o Suecia y el primero replicó que si te llevas el mercado laboral de Dinamarca a Etiopía sigues estando en Etiopía. Sobre esto yo reflexionaba como dice Alberto que llevarte Suecia a España puede ser contraproducente porque nosotros no somos suecos, aunque nos parecemos más a estos de lo que nos pensamos en ese sentido. También contaba cómo entre muchos amigos del mundo escandinavo sólo les servía el ejemplo para su provecho, relatando la anécdota con la  ex-ministra socialista… Toca continuar la serie.

Hay que dedicarle un pequeño comentario a la respuesta de Alberto Garzón, que fue la que me llevó al ejercicio y desarrollo que aparecerá posteriormente. En cierto sentido tiene razón aludiendo que es necesaria una recuperación de la demanda interna y que sin ella puedes ser alemán o puedes ser nigeriano que también tienen una balanza comercial muy positiva. Y Roger evidentemente alude con mucha razón a la existencia de la demanda externa. De todos modos ya en alguna ocasión lo he comentado, hoy España está mejor en el diferencial importación-exportación que antes de la crisis y los beneficios no están siendo tan notables. Pues a pesar de lo que muchos amigos de las devaluaciones directas e indirectas como sugiere Krugman, la estructura económica y empresarial de este país hace en muchos casos imposibles e inútiles estas políticas a nivel de empleo. El ejemplo claro es el sector más castigado, la construcción. Las empresas que han sobrevivido han sido las que han podido vender fuera, principalmente la industria manufacturera que estaba relacionada con la construcción. Así el que fabrica puertas y las vende en Rusia seguirá trabajando, pero el electricista de 25 años que no pasó de la ESO y curraba en Reformas Paquillo, que es el principal parado modelo en esta crisis, ya puedes devaluar lo que te salga del pito que no va a trabajar en la puñetera vida. Es más, igual hasta le fastidias a él y a sus familiares que le sostienen con una devaluación. Igual que con el despido, las devaluaciones y las exportaciones, no son la purga de Benito. Y reitero, USA tiene la peor balanza comercial del mundo y Nigeria una de las mejores, ahora dígame si prefiere ser nigeriano o estadounidense. Por cierto, Krugman no es nigeriano, ni alemán, ni vive en la China Popular.

Esto me lleva a lo que dice Alberto en su tweet, que si te llevas el modelo danés a Etiopía te quedas igual. Pero, ¿en tanto y en cuanto esto es cierto? Ni sí, ni no, sino todo lo contrario.

Si atendiéramos a lo dicho por Roger y lo replicado por Alberto, nunca un país con bajo coste de despido tendría alto desempleo o pobreza, o quizás sí podría darse el caso. Para ello me he tenido que ir al famoso Doing Business.

Hay que reseñar que en esto nos han estado haciendo la ñapa. Que cuando nos decían en la prensa que despedir en España era muy caro porque costaba un riñón se referían a alguien que lleva 20 años en la empresa de manera ininterrumpida. ¿Dónde está el problema? Pues que tomando los datos del II Trimestre 2011 de la EPA, el % de asalariados que tienen un contrato con una antigüedad superior a 6 años es del… 42,68%. Si descontáramos a aquellos los cuales van de los 6 a los 20 años descubriremos que aquel “despido más caro de Europa”, si bien sigue siéndolo ahora ya se queda en menos de un tercio de lo que nos decían. Por suerte este año nos dan otro parámetro que consiste en la media de indemnización de los trabajadores que llevan 1, 5 y 10 años. Y esto hace que aquellas 52 semanas horrendas se queden en 15,2 semanas. Que comparativamente con Europa sigue siendo mucho pero que cuantitativamente y a tenor de los datos de la EPA la mitad no van a oler más de 15 semanas en su vida.

Esto aparte de sugerirme nuevas ideas para post nos lleva al debate Roger-Alberto. Veamos qué países no tienen coste de despido, sin tener en cuenta el coste asociado al preaviso:

Estos datos hacen tan válidas las tesis de Roger como las de Alberto. En esta lista están efectivamente muchos países de los más desarrollados del mundo. Pero también efectivamente tenemos una serie de países que tampoco son muy recomendables para vivir. Quizás les parezca extraño la inclusión de algún país como Italia. El asunto es que aquí se relatan los que castellanizado lo llamaré redundancia, que vendría a ser un despido por causas económicas. La legislación italiana hasta el momento actual a la espera de ver las últimas reformas es un sistema en el cuál es despido improcedente, igual que en España, da lugar a indemnización. Con la novedad que para empresas de cierto tamaño no sólo se readmite al trabajador sino que además se le indemniza. Por ello a pesar de que hayan visto por ahí el sistema italiano de despido, en esta clasificación queda aquí. Y demuestra de nuevo porqué libre, lo que se dice libre, en España el despido lo es. Sólo que si no tienes causa, tienes que pagar. Pero como vemos en Italia y ocurre en muchos países, si es improcedente a la empresa te tienes que comer al empleado con papas y en muchos casos indemnizarle. Aquí le indemnizas pero te deshaces de él. Este detalle comentado en el párrafo es el verdadero debate a mi opinión sobre la reforma laboral. Pero curiosamente ninguno de los economistas, políticos y demás suele hablar de esto, más que los sindicatos. Pero este tema sería para otra entrada.

Con el resto de la clasificación podemos observar también comparaciones extrañas, y seguimos viendo las mismas incongruencias:

Esto refuerza las percepciones de que en términos comparativos España tiene un despido caro, pero se siguen mezclando países de manera que esta clasificación anda bastante descontextualizada. Si no atendemos a diversos parámetros no podremos desentrañar el misterio y dilucidar los aspectos que resultaban dudosos de este debate entre ambas personas. ¿Es realmente directamente proporcional el coste del despido al empleo o afectan otros factores? El primer parámetro para contextualizar esto es la tasa de desempleo. Esto igual nos ayuda algo. Pero aquí me aparece un problema…

Es tremendamente complicado encontrar datos homologados y fiables de desempleo de 183 países, así que al final he tirado de una fuente lo más curiosa. Nada más y nada menos que del “The World Factbook“. Donde observarán que por desgracia cada país muestra una tasa referente a un año distinto. E incluso a cualquier le puede asaltar la duda de que en ciertos países las estadísticas estén más maquilladas que Marilyn Manson. Pero al menos nos sirve para ponerle perspectiva al asunto si perdonamos que de Kiribati no hay datos desde 1.992 y en España por entonces Cobi y Curro trabajaban. El tema está tal que así:


Con las reservas antes mostradas sobre la fiabilidad de los datos de desempleo en el mundo, esto refuerza la idea de que una legislación que deje el despido gratis por sí misma hace más bien poco respecto a la tasa de desempleo si la pega con la realidad de los hechos. Se pueden ver múltiples comparaciones curiosas. La famosa Dinamarca, modelo reconocido y admirado está al nivel de Sri Lanka con 54 semanas. Corea del Sur está al nivel de Noruega teniendo un despido sensiblemente mayor al nuestro. Los nombrados por Roger, los suecos, están a la altura de Venezuela que es el lugar del mundo con el despido más rígido… Incluso Alemania le soba el morro tanto a los suecos, como a finlandeses e italianos. ¡Si hasta España está junto a Timor con despido gratuito!

Así que parece claro que sí parece a nivel europeo que un despido más barato suele dar buen resultado, si salimos del pueblo y miramos al mundo entero la teoría se viene abajo. En la próxima entrada seguiré investigando este asunto, porque sigo sin sacar conclusiones claras.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized y etiquetada , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a Si mi abuela fuera mi abuelo… (II)

  1. Pingback: Bitacoras.com

  2. Pingback: Si mi abuela fuera mi abuelo… (III) | No me jodas que me incomodas

  3. Pingback: Las falacias del profesor Cojonciano | No me jodas que me incomodas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s