O acabamos con ellos o ellos acaban con nosotros


Mientras Japón lucha para que parte de su territorio no quede más yermo que la era que labraba mi abuelo, entre la maraña de noticias sobre temas nucleares para las cuales no tengo mucho criterio, me encuentro con esta otra:

El Gobierno japonés denuncia ataques especulativos sobre el yen

Que sea verdad o mentira me importa un pimiento. Lo que me importa es que puede ser posible. Es posible que unos hijos de la gran puta mediante un método repugnante y parasitario puedan aprovecharse de los males de las personas para enriquecerse. Y mucho, todo sea dicho. Porque es posible amig@s, hay gente que gana dinero a costa de que usted se arruine. Es más, puede llegar a trabajar para que esto le ocurra a usted. Como los tiburones en cuando huelen la sangre se lanzará contra un país, una empresa… hasta exprimir el último dinero posible. En una parte los problemas económicos que nos afectan vienen dados por este tipo de comportamientos. Lo cojonudo es que se sabe quién son y si no se sabe fácilmente se podría saber quién es. ¿Porqué no se hacen públicos estos casos?

Para que actúen estos entes abstractos, que ocupan una muy buena parte de aquello que llaman “los mercados”, hay darles un motivo. Porque si no hay motivo queda clara su maniobra. En cambio si hay motivo, se puede responsabilizar de las consecuencias a otros factores. Factores que, no seamos ingenuos, también afectan. Por eso hace poco más de un año nos encontrábamos con esto:

Los servicios secretos descubren ataques especulativos contra economía griega

Una cena de ‘hedge funds’ para comerse al euro

Vamos, que somos conscientes de que hay unos señores que se dedican a ganar dinero con la desgracia ajena, incluso a veces provocándola. Pues manejan gran cantidad de dinero con el cual pueden variar “el mercado”. Si usted pensara en invertir 1 euro en algo, y viera que algo ha invertido 1000 millones en contra de eso, ¿pondría allí su euro? Pues por eso cuando se suele decir cosas como los mercados confiaran en España cuando abarate su despido, como se ha dicho hasta la saciedad, es una verdad a medias. Media verdad porque los mercados son mayoritariamente controlados por empresas y bancos (estos últimos controlan buena parte del capital de los particulares, pues un señor de Canadá no tiene ni puñetera idea, ni le interesa saber cuanto cuesta despedir a un español) los cuales están interesados en que esto ocurra para sus objetivos. Media mentira porque efectivamente al mercado en sí mismo no le importa una mierda lo que cueste despedir a alguien si le ofrece pingües beneficios. Nadie dejaría de invertir en un país que le da alto rendimiento porque no ha hecho una merma de las pensiones, pero las aseguradoras pueden provocar que esta ocurra con el dinero de sus inversores (bueno, el sistema de previsión social privado es tan piramidal cómo el público).

Es inmoral y debería estar penado con mucha cárcel a pan y agua esta manera de ganar dinero. Ganar dinero con la ruina de empresas, personas, incluso países enteros. Así ocurren cosas como esta:

Los ‘hedge funds’ vencen a los bancos en la batalla de los beneficios

Lo normal sería en tiempos de crisis que fuera al revés. No es lo mismo hacer malabarismos con red que sin ella. Arriesgar en tiempos de crisis debe dar más disgustos que alegrías y en tiempos de bonanza lo contrario. Pero se permite y se sabe. Se sabe aquel ataque de Soros a la libra esterlina, aquel suceso de los tigres asiáticos y otras. Bueno, en algunos lugares no se permite y da lugar a situaciones de lo más curiosas:

Alemania prohíbe especular a la baja con deuda pública europea

Porque Alemania no está donde está porque sean serios, trabajadores, inteligentes y todas esas cualidades que se les atribuyen. Son grandes porque no son gilipollas. Y en cuanto vieron lo que pasó con Grecia prohibieron que los especuladores atacaran a la deuda pública y a sus empresas en su territorio. Pero como dije antes se dan circunstancias curiosas:

Deutsche Bank confiesa su apuesta contra España: 1.600 millones € en posición bajista en bolsa y deuda soberana

Deutsche Bank, abocado a un expediente de la CNMV

Vamos, que una de las empresas “protegidas” de los buitres especuladores por el Gobierno alemán resulta que a su vez, vía Londres, ataca a las empresas de otro país.

Así que esto es lo que hay, o acabamos con ellos o ellos acabarán con nosotros. No tienen escrúpulos, si su empresa tiene un problema ellos harán lo posible para agravarlo. Usted irá al desempleo, perderá su casa, tendrá problemas familiares… y ellos ganarán dinero con todo ello.

Nos han engañado, hace más de dos años Nicolás Sarkozy no dijo que íbamos a refundar el capitalismo… pero nos dieron más de lo mismo.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a O acabamos con ellos o ellos acaban con nosotros

  1. Pingback: Articulo Indexado en la Blogosfera de Sysmaya

  2. Pingback: ¿Será verdad? | No me jodas que me incomodas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s