Estajanovismo hasta el absurdo


Alekséi Grigórievich Stajánov (21 de diciembre de 1905 – 5 de noviembre de 1977) fue un célebre minero ruso que se hizo famoso por extraer en un concurso 102 toneladas de carbón en 6 horas, cuando lo habitual era extraer “sólo” 7 toneladas. La maquinaria propagandística de la U.R.S.S. lo utilizó para ensalzar el trabajo personal y el esfuerzo por aumentar la productividad. Fue un movimiento con gran éxito y así nació una corriente llamada estajanovismo, la cual consistía en el afán supuestamente espontáneo del pueblo (como todo lo soviético) de aumentar su productividad en su trabajo. En un inicio este movimiento fue muy beneficioso para dicha productividad, poco tiempo después Nikita Izotov con un par extrajo 607 toneladas en un turno. Aunque se dice que Stajánov no lo hizo sólo, sino que fueron entre 6 personas y así se explica que pudiera multiplicar por 14 la producción. No me quiero imaginar qué hizo Izotov… Vamos, que hizo más trampas que un heel del wrestling.

Este movimiento acabó degenerando en que el constante afán competitivo llevó a que los trabajadores llegaran tanto a condiciones de esclavitud como situaciones extraordinariamente absurdas. Ya no es que todos no tengamos las mismas actitudes, sino que tampoco tenemos las mismas aptitudes. Esto en algún caso provocaba que acabaras en un gulag si eras el más torpe de la fábrica, aunque te hubieras dejado el lomo en el intento. Y es que el factor de la competición en el ideario soviético podía dar lugar a semejantes absurdos. Nos guste o no igual que el capitalismo es un sistema que basa su éxito en la competición, el socialismo debería de basarse en la colaboración.

Por ello a veces la aplicación de esta teoría en ciertos lugares puede llegar a dar situaciones tan estrambóticas como la de esta noticia:

Tráfico baja el sueldo a varios guardias civiles porque ponen pocas multas

En estos tiempos se repite el dogma de la productividad de manera repetitiva y cansina como arma para salir de la crisis. Además pretende llevarse a todos los ámbitos como solución de urgencia. Redescubrir la rueda debe ser algo impactante, la mejora de la productividad y el concepto de eficiencia no es ninguna solución a nuestros problemas, pues es algo que se debería hacer siempre. Nadie se le ocurriría recomendar respirar para seguir viviendo. Un ejemplo es la reciente propuesta de ligar salarios a la productividad, cosa que por cierto prácticamente nadie tiene ni puñetera idea de cómo hacerlo. Es muy difícil, salvo en determinados trabajos, forzar a la estajanovización de un trabajador con criterios claros. Casi peor es la fijación de objetivos conjuntos, por ejemplo, para un departamento: al final o no consigues los objetivos por un integrante del mismo o ese bonus se lo lleva quienes lo reparten (que suelen ser los que menos estajanovizados están).

Independientemente está la consideración clásica de qué pasa cuando por motivos no achacables a estajanovizado la productividad no es suficiente para cubrir las subidas de precio que produce la inflación no motivada por dichos salarios. Porque por mucho que desde la caverna económico-empresarial quieran hacernos ver que la inflación está producida por los salarios, esto es una media verdad. Las cláusulas de indexación son posteriores a, pueden influir en el futuro pero si no se produce la primera condición no ocurrirá la segunda. Cierto es que si por razón de los salarios aumenta la demanda y el coste, el precio sube. Pero como la condición por la cual demanda y el coste sube es porque ha subido el precio… El mejor ejemplo lo tenemos en las recientes pérdidas de poder adquisitivo de los trabajadores. Incluso es mítico el estudio de la OCDE, el cual decía que éramos el único país de dicha organización que de 1995 a 2005 (años caracterizados precisamente por una desviación al alza de la inflación prevista y un buen crecimiento del PIB) que había perdido poder adquisitivo. Y eso no redundó ni en una mayor competitividad, ni en una mayor productividad porque basar estos criterios únicamente en la parte del trabajador es algo absurdo. De hecho ya que hablamos de estajanovismo, el Partido Comunista Soviético dio una definición de este movimiento cojonuda y por lo tanto de la productividad en general, aunque luego ellos lo aplicaron a su soviética manera:

“El movimiento estajanovista significa organizar el trabajo en una nueva moda, en la racionalización de los procesos tecnológicos, en una correcta organización del trabajo, la liberación de los trabajadores cualificados de trabajos secundarios, la mejora de lugar de trabajo, proporcionando un rápido crecimiento de la productividad laboral y la obtención de aumento significativo de los salarios de los trabajadores”.

Vamos, que sea el trabajo el que revierta las mejoras en los trabajadores. Pero en estos tiempos se predica más lo contrario. Que debe ser el trabajador con su mejora (y donde pongo mejora no tienen precisamente que ser cosas buenas o éticas o que para él sea beneficiosas) el que sirva al trabajo. Aún así este estajanovismo al revés tendría sentido como parte de una relación bidireccional. Lo que no es entendible es que se machaque con el estajanovismo desde abajo, pero ocupe tan poco espacio y tiempo el estajanovismo desde arriba. Algo que genera cierto consenso es que entre los factores que afectan a la productividad son mayoritarios los que dependen de la organización en la empresa que los dependientes del trabajo individual. ¿Dirían ustedes que este señor es poco productivo desde el punto de vista de su trabajo individual?

Pues desde el punto de vista económico y organizativo es un desastre. Con maquinaria se produce más, dedicándose a un sector de mayor valor añadido se produce más, si este trabajador (y el empresario ni te cuento) estuviera mejor formado produciría más… por eso el estajanovismo desde abajo está más afectado por el que viene de arriba que al contrario. A no ser que el trabajador simplemente no haga nada. Pero si el chinorris el cual empaqueta las cartas manejara una máquina podría sustituir a varios de sus compañeros mientras se come un bocata.

Hechas estas consideraciones y recordando la noticia de los guardias civiles que antes he enlazado, ya en aquel post sobre la propuesta del Manguero lo dije claramente. El estajanovismo en lo público llega a absurdos como los que relata la noticia. Porque lo del sistema de puntos para poner las multas o el cobro de complementos salariales por las mismas es un despropósito. Además de crear un peligro que supone darle estas posibilidades a un funcionario público, el cual recordemos que tiene presunción de veracidad. De hecho las denuncias de multas inventadas son frecuentes. Entonces la carga de la prueba acaba recayendo en la víctima. Y podemos aplicar el concepto estajanovista a un cirujano, un bombero… pero incluso hasta a un triste administrativo.

Así que sin descuidar ni despreciar la mejora que debe ser constante, esta corriente estajanovista hay que cogerla con pinzas y saber dónde está el límite. Porque gracias al hijoputismo del YO LES PAGO, como he comentado en otros post, nos ponemos estajanovistas con los empleados públicos mientras que si nos viene el mismo estajanovismo entonces nos cagamos en la madre que trajo al ZP, a la Merkel, al MAFO, al camarada Valeriano, al Rosell, a cualquier econolisto de los que habitualmente aquí critico y a quien se atreva a sugerir algo parecido.

Y es que por mucho que algunos pretenden lo público no es ni debe ser como lo privado en muchos sentidos. De hecho ni siquiera lo privado ya debería ser como lo privado. En el mundo actual la producción clásica, en su sentido cuantitativo, no tiene razón de ser pues en el mundo hay superproducción de casi todo. Más en estos tiempos. El ejemplo más extremo en España es la construcción de viviendas. Producir a toda velocidad viviendas que luego nunca se venderán es un absurdo. Por lo tanto sólo queda la producción en su sentido de calidad, puedes vender casas buenas. Excepto por puntas de pedidos o trabajo hoy en día no tiene sentido focalizar tu productividad en la cantidad. ¿Alguien que tiene pedidos de mil cajas de tornillos producirá más de mil cajas de tornillos si no es por aumentar el stock? Pues algo parecido pasa, sobre todo en lo público.

Hace poco en una entrada en el blog de la pandi de FEDEA, Jesús Fernández-Villaverde criticaba el sistema de gobierno de las Universidades , en la que cual hacía la siguiente afirmación:

El personal de administración y servicios no tiene ninguna razón especial, más allá del puro altruismo, para preferir una universidad de calidad: su sueldo será el mismo en todo caso y lo único que les puede traer la excelencia es más trabajo. A fin de cuentas ¿quién quiero gestionar una nueva beca u organizar más conferencias?

Como este señor suele ponerse muy chulo cuando alguien le replica, me puedo permitir el lujo de decir que cuando se es tonto y se cree uno listo puede decir este tipo de estupideces. Pues el PAS de una Universidad no puede gestionar una nueva beca si quiere, puede gestionarla si existe. Ni tampoco podrá organizar una conferencia más para que el ganapanes este se lleve unos cuartos y coma ese día gratis. Porque las conferencias son las que son. Con lo que este tipo demuestra de nuevo que será un prestigioso economista, pero tonto es un rato. Porque el PAS no puede hacer un acto de altruismo tramitando becas. Tiene X becas que debe tramitar antes de la fecha dd-mm-aaaa. Que alguien supuestamente inteligente tenga este concepto de estajanovismo en lo público nos anima mucho a personas como yo con mucha menos capacidad. Ambos podemos hacer el imbécil. Otra cosa es que fruto de una mejora en la gestión a posteriori se pueda reducir ese periodo de tiempo o se pueda intentar tramitar más becas. Pero el corsé de la legislación hace que los tiempos sean los que sean y que estajanovismo cuantitativo pierda su valor. Un buen ejemplo son los plazos que obligan leyes como la de Procedimiento Administrativo, por poner una clásica y típica que produce retrasos. Los famosos 10 días de subsanación que se suelen dar, obligatoriamente retrasan el trámite de las solicitudes con defectos. Y generalmente suelen ser los causantes de estos defectos los que luego más se quejan de los retrasos administrativos que ellos mismos han producido, cuando no han sabido ni leer las instrucciones de un impreso (si no nos leemos los contratos, como para leer otras cosas). Así que este reputado economista por mucho que critique lo público y ensalce la Universidad americana, sabe que un PAS de la Universidad de Pennsylvania puede tener la motivación altruista o las ganas por que su chiringuito sea muy prestigioso. Pero igual que en la malvada pública si tiene X matrículas, tramitará X matrículas. Por ello igualmente no tiene sentido que el trabajo de un policía se mida por el número de sanciones sino porque cuando se produzca la falta o delito esté ahí. ¿Quien es mejor policía? ¿El que pone 10 multas aunque se las invente pero deja escapar a varios voluntariamente porque cobrará más? ¿O el que pone las 5 multas que tuvieron razón de ser? Esto es lo que hay, a la Administración Pública no se le debe pedir producir mucho, sino producir bien. Y el resto de empresas y trabajadores debería aplicarse el cuento. España no saldrá de la crisis por producir en más cantidad, sino en más calidad.

Así que cuidado con esta corriente de estajanovismo hasta el absurdo, sobre todo en el sector público, nadie queremos tener policía que cobren por multa o médicos con prisas. Y desconfía de quien te pida que seas más estajanovista, porque en ocasiones será el que más de aproveche de tu esfuerzo.

 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a Estajanovismo hasta el absurdo

  1. Pingback: Economistas entre los reformadores universitarios: reunión de colegas | No me jodas que me incomodas

  2. Pingback: Productividad en lo público con un caso real | No me jodas que me incomodas

  3. james1762 dijo:

    Un articulo muy interesante. Gracias por el aporte

  4. Pingback: EL ABSURDO COMUNISMO DE STALIN – Paz Pública

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s