¡A que jode!


¡Cagüen tú, lo que cambian los tiempos! Long time ago, como que hace unos cuatro meses un tal Isak Andic, Presidente del Mango, se le ocurrió entre otras cosas que los funcionarios cobraran por objetivos. Nos encontramos con que una buena parte de la población aprobaba la medida y llamando casi de todo a los empleados públicos aludían a gran argumento antifuncionarial:

Porque yo les pago

Seguido de los típicos exhabruptos como “privilegiados”, “casta”, “parásitos”, “tenían que ir a la puta calle”, “vagos”… y toda la clase de tipicos tópicos que aparecen en estos debates. Las noticias y notas en blogs se llenaron de comentarios. Si eliminamos los propios empleados públicos y allegados, la posición mayoritaria era su aprobación. Al Manguero ya le dieron y le dí yo mismo cumplida respuesta demostrando que era un estupidez y que además ya existía. Que precisamente era en la Función Pública donde existía la obligación legal (póbremente desarrollada por cierto) de pagar por productividad (mejor dicho por una evaluación de desempeño). El sistema es muy pero que muy mejorable. Pero donde precisamente no existía era en el Estatuto de los Trabajadores. Ya me extendí bastante en mi furibundo post Rubalcaba, sus amigos y “funcionariadas” varias respondiendo a estas gilipolleces.

Pero aquí nos hayamos, meses después, y aparece un nuevo debate. No indexar los salarios con el IPC sino pagar por productividad, objetivos o beneficios de la empresa. Por cierto, la “casta funcionarial” eso de la claúsula de revisión salarial ni la conoce si se la espera, por eso han perdido casi la mitad de su poder adquisitivo en 30 años, mientras que el SMI por ejemplo ha matenido ese poder. ¿Cuál se han creído ustedes que ha sido la reacción de la ciudadanía? Pueden comprobarlo en todos los medios que admiten comentarios en las noticias, blogs, etc… Ha habido división de opiniones: unos le han mandado a la mierda y otros a tomar por culo. ¡Cómo cambia la película! Cuando esos que bramaban contra los funcionarios y otros empleados públicos escuchan a Merkel, MAFO, el camarada Valeriano y esos organismos internacionales… tan empeñados en buscar el beneficio con el perjuicio pedir EXACTAMENTE lo mismo para ellos entonces entran en Yihad y dedican todo tipo de insultos e improperios.

Es el hijoputismo patrio del que ya he hablado en mis post sobre aquella huelga en Metro de Madrid, la huelga del 29-S y otras. Porque el obrerete patrio cuando tiene que tratar con sus empleados, los públicos, se comporta como el peor de los tiranos. Los ejemplos que hemos visto durante este año lo demuestran. Porque ya sabemos que a los empleados públicos hay que pedirles puntualidad británica con eficiencia alemana y simpatía italiana, si puede ser a precio rumano. Por eso es capaz de pedir para “sus empleados” lo que nunca aceptaría para ellos mismos.

¿Alguien se alegraría de que le bajaran el sueldo? No, pero si es a un empleado público SÍ. Cuando se hizo el plan de ajuste del Gobierno en El País se hizo encuesta al respecto:

En cambio, la otra decisión más drástica, la rebaja de un 5% de media de los sueldos de los funcionarios, recibe un respaldo mayoritario (58% a favor y 40% en contra).

Vamos, que si de ese 40% descontamos a los propios funcionarios y, digamos, familiares de primer grado, ¿cuál sería la proporción? No sería nada aventurado que la proporción fuera 3 a 1. Puro hijoputismo.

¿Quién aceptaría que a un trabajador hiciera huelga y su jefe le obligara a trabajar bajo pena incluso de cárcel? Nadie, ¿verdad? Pues para los empleados de servicios públicos no, aquellos del Metro de Madrid, los controladores o los recientes hechos con los Rodalies lo demuestran. Bueno, un maquinista de tren puede hacer huelga pero a mí me tiene que llevar en el tren. A los del Metro de Madrid si los mandan mañana a la calle hay fiesta regional… Lo que no vale para mí vale para los mis empleados.

¿Quién aceptaría que en su empresa el jefe modificara unilateralmente las condiciones de trabajo? Pues es superaceptable para el empleado público, que se joda por privilegiado. Imaginen que acuerdan con su jefe hacer un par de horas más al día y que él se las pagará como extras. Un día va el mismo jefe y le dice que va a trabajar esas dos horas a precio normal. ¿Se enfadaría mucho? ¿Qué haría si tuviera prohibido hacer huelga? Creo que los controladores aéreos (colectivo cobarde y mafioso por cierto) le podría dar un seminario de esto. Igual le ha pasado a los empleados públicos con el 5% entre otras.

Así que con la perspectiva del tiempo todos estos colectivos que se vieron agredidos tanto por la empresa que les paga como por sus clientes pueden decir con sonrisa burlona ¡A QUE JODE!

Por eso ahora si llegara el caso, que no lo hará porque estamos en una sociedad de gallitos de bares y mercados, los trabajadores del sector privado protestaran en las calles porque se aprobara esto, ¿qué deberían hacer los funcionarios antidisturbios? Lo adivinaron, inflarlos a ostias al grito de ¡A QUE JODE!

Solidaridad CERO con aquellos que se alegraron de la bajada salarial de los empleados públicos, debe aprobarse una igual o mayor para los demás. Solidaridad CERO con quienes pidieron las cabezas de los conductores de Metro porque los niños pera en vez de tener que ir a currar en Metro tuvieron que ir tres días en autobús o RENFE. Solidaridad CERO con quienes llamaron privilegiados a los de Rodalies, a los que pidieron la disolución de los sindicatos, a los que fueron más furibundos contra los controladores… Ahora que se jodan y que cobren por objetivos, despido fácil y barato y prohibición de todo tipo de huelga.

Uno hace tiempo que se ha cansado de partirse la cara por una panda de gilipollas integrales los cuales están deseando tu desgracia para regodearse. En tiempos, siendo el único empleado temporal de mi curro fui el único que secundó la huelga general de 2002. Ahora que tengo el culo pelado pero bien cubierto, ¿voy a sacrificar un euro de mi salario en conseguir un beneficio para todos estos cafres? Pues no, a currar que teneis que pagarnos el sueldo.

Así que repetimos la ilustración con la que iniciamos el post y decimos:

¡A QUE JODE!

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized y etiquetada , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

5 respuestas a ¡A que jode!

  1. eugar dijo:

    Datos reales:
    DOS MIL NOVECIENTOS EUROS (2.900.-€) limpios cobrados por un maestro cualquiera que no llega a los 23 añitos de edad.
    -Cobrados el día 22 de diciembre para que puedo gastárselos dulcemente durante el mes.
    – Habiendo trabajado al mes 12 días.
    – el día trabajado le sales a 240 .-€ aprox.
    – en Navidad contará con vacaciones sin ningún tipo de dolor de cabeza desde el día 22 dicembre hasta el día 8 de enero.
    – habiendo acabado de trabajar a las 17 horas.
    – Responsabilidad asumida en el trabajo: bastante poca.

    – Dias al año: 365.
    – Dias al año trabajados por un docente funcionario: 160
    .
    – Privilegios innumerables. Sindicato pagados. Sin jefes directos…y un largo etc de privilegios.
    Es indudable que es una “casta” privilegiada por el resto de currantes.
    – España es uno de los paises con más bajas por depresión en el sistema funcionarial que se ha conectado con la falta de motivación. Bajas ficticias no controladas. TOTAL España es uno de los países con peor calidad de la enseñanza según el informe PISA.
    – Esto es DEMOLEDOR E INEXORABLE….y nadie hace nada respecto a esto???

    El Gordo cae cada final de mes a cada uno de los funcionarios docentes!!!
    Enhorabuena a los premiados…

    Saludos.
    LA PREGUNTA ES: SE PUEDE SOSTENER ESTO??

    • Pedro dijo:

      Lo conveniente sería que un docente diera cumplida respuesta a todo esto. Pero como dudo que nuestro suscriptor docente lo haga habrá que hacer algunas puntualizaciones, no sea que personas despistadas lean este mensaje y se crean algo de esta serie de despropósitos.

      Resulta interesante la elección de un colectivo determinado, con ciertas características, para construir el discurso en una entrada que no habla concretamente de ellos. De hecho ni se les nombra. Por lo tanto la predisposición a la manipulación es bastante clara. Lo que ocurre es que cuando se intenta algo así, al menos hay que tomarse un rato para construirse el argumento porque si no es así uno puede darse resbalones peligrosos. Por suerte o por desgracia el anonimato que ofrece la posibilidad de soltar cualquier burrada y seguir saliendo tranquilamente a la calle.

      Es muy importante que cuando uno irrumpe encabezando sus intervenciones con “datos reales” que estos lo sean, aunque sea para luego mentir o manipular al lector. Que el primer “dato real” sea resaltar en mayúsculas que un “cualquier que no llega a los 23 añitos” cobra 2900 euros “limpios” ya desprestigia a cualquiera. Principalmente porque es una metira tan notable que cualquier empleando cinco minutos descubre el engaño. Bueno… en cinco segundo. Complicado es que siendo como muy pronto esa edad la de salida de un estudiante superior con carrera meteórica, difícilmente ya tendrá plaza de docente en algún lugar. Pero vamos, que este es un detalle sin importancia 😉 Lo es porque si nos atenemos a las cifras para que un jóven que ni siquiera puede realizar la tarea que se le atribuye gane 2900 euros, debería ganar un sueldo bruto de… ¡58.000 euros anuales! Lo interesante es que si nos fijamos en las cifras que da el reciente estudio de la OCDE sobre la materia indica que el salario de los docentes va desde los 35.907 de Primaria a los 57.304 del máximo escalafón en Secundaria. Por lo tanto es bastante complicado que alguien recién llegado a su plaza, además de por poca probabilidad por edad, gane el máximo posible dentro de su escala. Así que cuando se miente al menos hay que saber taparse el culo, ir de preciso con los datos para luego darle a un profesor de Primaria el salario de un Catedrático es cuanto menos, poco riguroso. Nuestros docentes de salario no se pueden quejar, tienen un salario de entrada comparativamente alto. Pero de ahí a 2.900…

      Tiene bastante gracia que se destaque como algo bueno, malo o todo lo contrario que se cobre el día 22 para gastárselo durante el mes. Se cobre ese día, el 30, el 10 o el 17 se lo gasta uno durante el mes. Si alguien cobra un sueldo se lo gasta dulcemente. De hecho podría cobrar su sueldo el 1 de enero y sería lo mismo. Así que el argumento es bastante estúpido.

      Al tener las fuentes de datos un poco distorsionadas, difícilmente podrá ganar 240 euros al día un cualquiera, como ya se ha visto antes.

      También tiene su gracia aludir a que una vacaciones en navidad “sin dolores de cabeza”, ¿le duele mucho la cabeza a quien tiene vacaciones? Como es lógico, los días que acuden a trabajar son los que marca el calendario escolar.

      Otro argumento peregrino es el hecho de que “acaben a las 17″… ¿y qué? Lo que subyace al final es esto tan hispánico de creerse el más trabajador del lugar por salir de noche. En toda Europa estar hasta esas horas o no salir a tu horario estipulado es considerado ser un completo incompetente y acabas despedido. De todos modos salir a las 17 o a otra hora no es ni bueno, ni malo. Todo dependerá de cuando se entra. Esto lo explicaron muy notablemente un programa de humor sueco retratando a quienes piensan que salir a las 17 es un privilegio.

      Si los anteriores argumentos eran hilarantes, este no podía ser menos. Más por parte de alguien que un día laborable está leyendo blogs y elaborando comentarios a las 10 de la mañana. Detalle sin importancia.

      También resulta llamativo decir que la responsabilidad es bastante poca. Presidente de Gobierno o Jefe de seguridad en una planta nuclear no son. Pero estar al cargo de personas y de su educación es tener bastante más responsabilidad que la que pueda tener la mayoría de personas en un país.

      En línea con los grandes éxitos sobre salario antes aludido, ir de preciso con los datos y decir que se trabajan 160 días es bastante comprometido. Más que nada porque el número de días lectivos está en 176. Lo días que se da clase, sin contar todo el trabajo que se pueda dar fuera. Lo malo de querer confundir los días de trabajo con los días lectivos, aparte de inventarse la cifra es que resulta que nuestros privilegiados profesores dan más horas lectivas que la mayoría. Hablando de PISA, dan 200 horas más que un profesor finlandés. Es un detalle importante que si un docente en Secundaria suele hacer 1425 horas, lo que dividido por unos supuestos 160 días de trabajo darían 9 horas diarias. También detalles sin importancia.

      Dentro de los supuestos privilegios tiene su gracia eso de los “sindicatos pagados”. No sé qué es eso. Pagarán su cuota, amén de lo que reciban los sindicatos como lo hacen en todo sector. Tampoco lo de los “jefes directos” tiene mucho sentido. El concepto de jefe indirecto tampoco me es conocido.

      Sin duda los docentes en este país tampoco es para que se tiren de un acantilado. Pero hablar de castas privilegiadas por alguien como usted tiene su gracia, que entre las mentiras y los argumentos poco convincentes ha quedado bastante desprestigado.

      Cabe señalar que hablar de bajas por depresión en el sistema funcionarial teniendo en cuenta que los no funcionariales son los más absentistas de Europa no deja de ser de nuevo argumento peregrino. E igualmente hablar de bajas sin control es bastante aventurado. Pero es interesante la alusión al informe PISA, pues como es lógico los docentes tendrían su parte de responsabilidad. Pero también los planes, la ley educativa y sobre todo la materia prima con la que tienen que trabajar tenga algo que ver. Eso lo denota que no suela haber muchas diferencias atendiendo a titularidad del centro.

      La verdad es que lo ineroxable no se sabe qué tiene que ver con lo demoledor, que sí lo es las falsedades y burradas dichas en su comentario.

      Evidentemente todo es sostenible si se aplica la suficiente fuerza sobre el cuerpo.

      Saludos y animo a los docentes que opinen.

  2. boirina dijo:

    Otros datos reales:

    TRES MIL CUATROCIENTOS EUROS (3.400.-€) limpios que una profesora de secundaria con oposiciones desde 1983 y a punto de cumplir 46 años no sabe todavía cuando va a cobrar.
    – Tradicionalmente se cobraban el día 22 de diciembre y tenían que llegar hasta finales de enero porque esa cantidad incluye el sueldo de diciembre y la paga extraordinaria.
    – Habiendo trabajado al mes 22 días en el momento de empezar las “vacaciones”: los lectivos, los que tocaba preparar o corregir exámenes y los que tocaba preparar las actividades extraordinarias de final de trimestre.
    – Cada día del año ingreso unos 75 euros en concepto de sueldo. Esa cifra sale de dividir lo que ingreso al año entre 365 días.
    – En Navidad voy a dedicarme a corregir y a preparar material para las clases del segundo trimestre, de hecho ya he empezado. Que uno no tenga que ir al instituto no quiere decir que no trabaje.
    – Durante todo el curso trabajo en horario de tarde, entre las 15:20 y las 22:05. Mis reuniones (de departamento, equipo docente y claustros) siempre son en horario de mañana, es decir, de 8:00 a 15:00.
    – Responsabilidad asumida en el trabajo: mucha más de la que mucha gente es capaz de imaginar.

    Días al año: 365. Días lectivos (en mi caso concreto y contados con el calendario en la mano): 175. Días al año en los que por un docente funcionario debe asistir al centro de trabajo además de los lectivos: 20. Total de días de asistencia: 195. Esos 195 días corresponden aproximadamente a 2/3 de nuestra jornada laboral, ya que el resto de horas son de libre disposición, es decir, que podemos hacer esas horas donde más nos apetezca.

    Según la UNESCO, una hora lectiva equivale a 3 horas de trabajo en total. Dependiendo de la enseñanza, un profesor tiene entre 35 y 37 semanas de trabajo al año (sin contar navidad, pascua, julio y agosto). Eso corresponde a 630-666 horas para quien hace 18 lectivas semanales, los más privilegiados, supongo, y según la UNESCO eso supone entre 1890 y 1999 horas anuales. De todas maneras, hay profesores que tienen hasta 21 horas lectivas y los de primaria todavía tienen más horas lectivas (por menos sueldo). La aproximación de la UNESCO puede no parecer válida pero si nos ponemos a detallar el tiempo real que lleva nuestro trabajo creo que en la mayoría de los casos se queda corta.

    Mi espacio personal en el instituto es un trozo de estantería (como una taquilla, pero sin puerta) que mide 35 cm de alto, por 25 de ancho y 35 de fondo. En mi centro hay 134 profesores que comparten un único espacio de trabajo de 50 metros cuadrados en los que hay seis mesas grandes, veinte sillas, tres butacas y seis pupitres con sus sillas y su ordenador.
    Tener un espacio de trabajo tan reducido y compartir 6 ordenadores entre 134 personas nos obliga a tener en casa todo lo que no se nos proporciona en nuestro centro de trabajo, y a pagarlo y mantenerlo de nuestro bolsillo sin poderlo desgravar de nuestra declaración de la renta. En mi caso concreto proporciono a la administración: una habitación de mi casa que uso para trabajar y para guardar todo lo que no me cabe en el instituto (a menudo documentos oficiales), un ordenador de sobremesa, escáner, impresora, un netbook (para llevarlo al trabajo si se tercia) y varios discos duros externos, además de libros y demás material de referencia. También pago religiosamente y de mi bolsillo la conexión a Internet que me permite gestionar desde casa el blog y el grupo de Facebook que uso con mis alumnos, entrar a Google Docs para subirles material complementario y descargarme sus tareas y conectar con el servidor de la consejería donde tengo que anotar sus notas y faltas de asistencia. Además, pago de mi bolsillo todo el material de oficina que uso en la preparación de mis clases.

    Nota final: Cada mes mi instituto recibe 18000 euros de la administración para su mantenimiento (es un centro con ESO, PCPI, Bachillerato, CFGM y CFGS, con talleres y que atiende a más de 1300 alumnos). De ahí se deduce que hacen falta 216000 euros anuales para que el centro en el que trabajo siga funcionando. Desde el recorte de mayo de 2010 cada año aporto a la administración unos 3500 euros que dejo de ingresar. Cada 10 profesores aportan 35000 euros, y cada 100 aportan 350000. En mi centro somos 134, es decir, que los trabajadores de mi centro aportamos 469000 euros, con los que se podrían mantener dos centros como el nuestro. La realidad es que mi centro todavía espera la asignación correspondiente al segundo semestre de 2011. El problema no somos los funcionarios, sino quien gestiona el dinero.

    • Pedro dijo:

      Se agradece la intervención de quienes conocen la materia. No es de extrañar que por nuestros docentes, personal sanitario o ingenieros sean muy valorados en el extranjero. Aquí sólo quedan los mediocres que consideran privilegiado a cualquiera que consiga algo mejor con esfuerzo.

  3. Manuel Guzmán, maestro de primaria dijo:

    Cuando el modelo económico basado en el tocho reinaba aquí en Tarragona (digo Tarragona porque hay zonas que son las más deprimidas cultural, humana y socioeconómicamente de la península), la gente nos miraba a los maestros porque éramos unos pringaos; ellos, sin opos, sin estudios, pero con una buena tele de plasma, tatuajes y piercings a manta, y su buen BMW o Mercedes eran los reyes(algunos hasta con un porshe con sus crios hacinados dentro y la música a tope o incluso todoterrenos Hummer) . Ahí estaba “Aida”, o “Gran hermano”, “operación triunfo”, “Sálvame” y todo eso para ilustrarlos y hacerlos unas personas modernas y al dia. Cualquier manobra cobraba el doble que un maestro y los chiquillos (que no las chiquillas) soñaban con ser paleta o futbolista.
    Los maestros atendíamos en estos tiempos niños malnutridos, malqueridos, llenos de piojos, con una boca tan sana como las del siglo de oro, con una motricidad mal desarrollada y un vocabulario de lo más pobre. Sus padres, generación que admiraba a los Beckam. procuraban buenas teles en todas las habitaciones, buenos videojuegos, buenos DVD en los coches y chandal y deportivas. Naturalmente, la salida cultural se quedaba en el contenedor de ocio que ha proliferado en las últimas décadas: el multicine al lado del Macdonals-KentukyFCh- Burguer King al lado del Zara-Springsfield-Boston-Stradivarius-Mango…

    La gente era muy feliz. Las subvenciones llovian y los ayuntamientos tiraban el dinero de manera esagerada porque éramos modernos y el PIB crecia y crecia… a costa del tocho, hosteleria y turismo y los automóviles. Algunos advertian de los peligros de este tipo de creciminto, más allá de lo estrictamente económico; el tocho y la hosteleria, en nuestro país, no necesita de mano de obra cualificada. Para qué estudiar? Qué aburrido es ser un pobre maestrillo que aguanta niños y padres de 30-40 años salvajes y maleducados, que comen pipas incluso en las entrevistas…

    De repente, estalla el sueño hispano: se acaban las subvenciones y los salarios fabulosos poniendo tocho o carpinteria de aluminio, La gente ya no puede pagar hipotecas de 1500 euros ni las reparaciones de su Mercedes. Se acabó el lujo, los quads y toda la iconografia postmoderna. El paro arrasa y familias enteras no saben ni cómo reaccionar. No tienen estudios, ni siquiera saben poner palabras a lo que ven… no saben ni redactar un currículum.

    Entran gobiernos neoliberales (por decir algo suave) que tenian unas ganas terríbles de meter mano en el sistema público y extienden la idea que la culpa la tienen los maestros, médicos y demás funcionarios, que hay que recortar y recortar, que todo está muy mal. Programan fútbol a diario y instauran una especie de moda futbolera de aroma protonacionalista y lo mezclan con valores universales y discursos huecos y pomposos Ponen a trabajar a políticos con intereses personales en lo privado (léase Boi Ruiz o la señora Rigau) y van haciendo el mismo trabajo que hace siglos ya se hizo contra el colectivo judio por las hambrunas y pestes.

    ………………………………………………..
    Una tarde fui a buscar a mi hijo a la guarderia. En la puerta habia unos padres de estos de 30-40 años, ex trabajadores del tocho, tatuados a lo beckam. Ya no habia lugar para lucir la cresta engominada, y su ropa reaprovechada me sugeria la misma imagen de la Habana: el esplendor de la ruina de lujo pasado. De pronto, alguien se dió cuenta de que un maestro estaba allà, a las cuatro de la tarde, para buscar a su nene. Empezó un majo bravo entonces a hablar de sanguijuelas, vagos, aprovechados… para acabar a gritos diciendo que los maestros eran unos vividores, que él estaba sin trabajo con un montón de pagos y que los maestros vivian como reyes porque eran funcionarios.

    En la pelicula “la invasión de los ultracuerpos”, al final, los protagonistas tienen que ir por la calle procurando no expresar sentimientos para pasar inadvertidos.
    Los maestros, profesores, médicos y personal funcionario tenemos que hacer igual: pasar inadvertidos, no sea que determinada gente, despojada de su razón, cultura y visión crítica, nos denuncie como aquel perro con cabeza humana, profiriendo un grito terrorífico.

    Perdonen las posibles faltas de ortografia, pero hoy es domingo y me voy a pasear con mi niño y mi mujer, a comer una paella y a ver una buena peli en nuestro sófá de 200 euros. Por la noche tendré que programar actividades para un proyecto de innovación educativa que pretende dar herramientas para salir del agujero a un montón de niños de padres de la generación Beckam-GH-Aida-Los hombres de Paco-Belén Esteban-BMW-Chandal.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s