Rubalcaba, sus amigos y “funcionariadas” varias


Pues nada, aquí tenemos al Todopoderoso Rubalcaba demostrándonos de nuevo lo muy socialista y obrero que es tanto él como su partido. Haciendo de padrino de Instituto de Empresa Familiar. Tan familiares son las empresas estas que en este reciente Congreso hemos tenido ponentes como Presidente de Mango, el Presidente de Repsol, el Consejero Delegado de Banesto (bueno esta familiar si es), Consejero Delegado de Osborne y Cía. (esta igual también), el Presidente de Leche Pascual, el Presidente de Price Waterhouse Coopers, el Vicepresidente de Sol Meliá, el Vicepresidente de Laboratorios Admirall, un tal Emilio Botín… políticos como Rajoy, presidentes autonómicos como Revilla, ex-ministros… ¡hasta humoristas como Javier Capitán! Vamos, todos, todos, todos, sin duda los mejores ejemplos de empresa familiar de este país. Tanto socialismo me va a matar.

Así que en este incomparable marco Alfredo nos tuvo a bien hacer de “comunicador” y explicarnos lo interesante que es cepillarse la negociación colectiva. Porque el fin es este, por mucho que Rubalcaba te lo pinta con topos. Menos mal que cuando llegue el PP al poder introducirá esa enmienda tan chula que tienen por la cual si no hay acuerdo entre las partes, el empresario hace lo que le da la gana y luego Dios dirá. Así da gusto ir a negociar, o haces lo que digo o se hace lo que yo digo. Esto es lo que nos espera en un horizonte a  5 años. ¿Cómo se te queda el ojete? Pues como el agujero de un donete, pero os va a caber una Ford Transit. Avisados quedáis.

Pero mira por donde, tenía que salir el bocazas que le joda el protagonismo a Rubalcaba. El nuevo presidente de este extraño instituto (que son esos entes que se crean en parte para chupóctear dinero público vía subvención), un tal Isak Andic, va y nos regala que los nuevos funcionarios que ingresen en la Administración:

“…tengan retribución variable y una estabilidad en el empleo similar a la de la empresa privada.”

Entonces aparece uno de los temas estrella de los últimos tiempos, el de los empleados públicos. En el que hay poco sexo, mucha mentira y escasas cintas de vídeo. Sólo hay que recordar lo que comentaba en el post Periodismo del “güeno”, donde ABC se pegaba un columpiada diciéndonos que el 40% del personal en la Administración está a dedo. Por supuesto no faltó la marea de enterados que aprovecharon de nuevo la noticia, como siempre pasa cuando aparece el tema, para demostrar su ignorancia. No te creas tú que nadie pide disculpas por la cagada.

Usted así por el nombre no caía en quien es, normal. El tal Isak Andic es el Presidente de Mango, la segunda fortuna de España detrás de Amancio Ortega. De nuevo se hace buena una de mis citas favoritas en estos tiempos:

Aquellos los cuales piden mayores sacrificios son aquellos que tienen la boca más llena de pan.

No falla, los del FMI que se jubilan con pensiones doradas y dinero público, el MAFO (toda una vida comiendo de los PGE), los 100 economistos los cuales comen del dinero público, el Pufomán con cientos de millones en subvenciones…, el Almunia… estos son la troupe que se pasan el día cansineando con despidos, pensiones, funcionarios y otras hierbas.

Este tal Andic era conocido precisamente por no ser conocido. A pesar de ser la segunda fortuna de España era un tipo bastante discreto por no hacer declaraciones. No sabíamos lo que nos perdíamos y mejor que se callara. Porque igual en cierta manera el señor metió algo la pata. Utiliza el argumento más poderoso que se puede utilizar en un debate y que es la demagogia. Contra el populismo es difícil pelear. Y el argumento de este señor azuza ese sentimiento anti-empleado público que recorre este país desde hace tiempo… o desde casi siempre. Porque claro, si dices esto de que los funcionarios sean como el resto de empleados (para lo que interesa, para lo otro no) entonces el resto de empleados aplauden con las orejas. Aunque sea una burrada, el hijoputismo social que en muchas ocasiones aquí denuncio sale a flote y los degolladores de funcionarios acuden raudos a la llamada. Habría que preguntarle al Manguero si por ejemplo sus condiciones salariales deberían ser como las del resto de españoles, o sea ser un mileurista. Y el resto de su salario o intereses por sus acciones-cuentas se las entregue al Estado para que le pague a los parados… por ejemplo. Total, para demagogo yo también valgo.

Así que de nuevo tenemos carnaza para el eterno debate pro y anti-funcionarial donde los primeros justifican lo injustificable por el hecho de que aprobaron un examen, mientras que los segundos echan bilis y demuestran ignorancia mostrando los tópicos típicos, igual que el desconocimiento del tema. Es frecuente encontrándote a un empresario al que cuando le ponen la cara colorada dice: “pues hazte empresario” discutiendo con el funcionario al que cuando le cantan la gallina dice: “pues hazte funcionario“. En esas estamos durante meses. Si ya han leído otros post habrán podido saber que yo estoy interesado al ser perteneciente a un bando, pero todos estamos en este tema influidos y a la hora de opinar. Se nos nota.

No me voy a liar a disertar sobre los tropecientos mil temas que aparecen cada vez que sale el tema del empleo público. Tengo el culo pelado de discutir sobre lo mismo, de dejar en evidencia a bobos los cuales te dicen que España tiene más funcionarios que nadie en el mundo y tonterías análogas. Es que ya me cansa el tema. Si alguien me vuelve a decir, como me ha pasado, que en España hay 9 millones de funcionarios le mando directamente a la mierda. Pero el cuerpo me pide analizar esos dos temas que Andic deja: la retribución variable y el tema de la estabilidad laboral.

Sobre el primer tema se da a entender que el Sr. Andic nos propone nosequé reforma por la cual los empleados públicos cobren por algo así como objetivos. Quizás habría que recordarle a este señor el Art. 20 de Estatuto Básico del Empleado Público, que si tampoco lo sabe este tipo es de 2007:

Artículo 20. La evaluación del desempeño.

1. Las Administraciones Públicas establecerán sistemas que permitan la evaluación del desempeño de sus empleados.

La evaluación del desempeño es el procedimiento mediante el cual se mide y valora la conducta profesional y el rendimiento o el logro de resultados.

2. Los sistemas de evaluación del desempeño se adecuarán, en todo caso, a criterios de transparencia, objetividad, imparcialidad y no discriminación y se aplicarán sin menoscabo de los derechos de los empleados públicos.

3. Las Administraciones Públicas determinarán los efectos de la evaluación en la carrera profesional horizontal, la formación, la provisión de puestos de trabajo y en la percepción de las retribuciones complementarias previstas en el artículo 24 del presente Estatuto.

4. La continuidad en un puesto de trabajo obtenido por concurso quedará vinculada a la evaluación del desempeño de acuerdo con los sistemas de evaluación que cada Administración Pública determine, dándose audiencia al interesado, y por la correspondiente resolución motivada.

5. La aplicación de la carrera profesional horizontal, de las retribuciones complementarias derivadas del apartado c del artículo 24 del presente Estatuto y el cese del puesto de trabajo obtenido por el procedimiento de concurso requerirán la aprobación previa, en cada caso, de sistemas objetivos que permitan evaluar el desempeño de acuerdo con lo establecido en los apartados 1 y 2 de este artículo.

Con esto incluso también respondemos en parte a la segunda cuestión sobre el mito del puesto de trabajo de por vida. El puesto de trabajo en la Administración no es de por vida. Es la condición de funcionario. O sea, que desde hace ya 3 años hay mandato legal de que las retribuciones complementarias, la carrera profesional y otras hierbas estén supeditadas a una evaluación de desempeño. Con un par Sr. Andic, acaba usted de descubrir la pólvora. Le vendo dos pistolas. En su descargo debo decir que las Administraciones llevan años peleando por la aplicación de esto a través de acuerdos con los sindicatos. Por lo tanto no se está llevado a cabo en la mayoría de Administraciones, pero en algunas ya sí y además es por Ley de hace casi 4 años. Así que cada vez que sale un papanatas y sus palmeros con estos mensajitos de que los empleados públicos cobren por objetivos, es que me parto.

Pero es que también hay un concepto que me encanta en estos debates y es gente pidiendo a los demás cosas que no cumplen. Tenemos a todos aquellos ganapanes que piden tantos esfuerzos contándonos que los salarios deben estar ligados a algo tan etéreo como la productividad. Suena bien y lógico, sólo que yo sepa MAFO se levanta casi 10.000 euros limpios mensuales y no cobra por objetivos. Lo único variable en la retribución de muchos de estos individuos son las dietas que les pagamos los ciudadanos. Porque MAFO la línea 2 para ir a Banco de España no la pilla, ni otros se van a dar la chapa en conferencias en La Sepulvedana.

En esas estamos, hordas de ciudadanos claman por la retribución variable de los funcionarios porque yo los pago (aquel concepto hijoputesco tan interesante que también relataba en mis post sobre la huelga en Metro de Madrid). Eso sí, todos con una retribución de tipo Salario base + Plus convenio + Antigüedad. Y muchos con cláusula de revisión salarial, que por supuesto un funcionario ni huele. Con dos webs, consejos vendo que para mí no tengo. Porque si tomamos la productividad de manera pura y global, todos estos obreretes los cuales bailan danzas tribales pidiendo la paga por objetivos para el empleado público resultaría que en su caso en los 10 últimos casos sus salarios habrían perdido el 20% o el 30% más de poder adquisitivo. Pero es que todos estos obreretes, que se muestran siempre tan ofendidos contra sus jefes aquí se vuelven los jefes y sus empleados, los funcionarios, a cobrar por rendimiento que yo los pago. Aunque sea una gilipollez inaplicable, la declaración de intenciones queda por parte del obrerete ofendido. Eso sí, que mañana venga el Sr. Fernández y le diga a la plantilla lo de la retribución variable, ya verás las blasfemias que se escuchan en el café. Lo que no quieras para ti…

Lo bueno de haber sido cocinero antes que fraile es que te da cierta perspectiva. He trabajado en varias empresas de diferentes sectores y tamaños. Y como tal hago recordatorio de cuáles eran las evaluaciones que he recibido: NINGUNA. Bueno miento, sólo en una. Os cuento en qué consistía. Consistía en que un tío que nunca estaba en la oficina porque estaba de reunión rellenaba un informe diciendo lo bien o lo mal que lo hacías, cuando él nunca estaba en la oficina, su costumbre era cascarse una botella de vino en la hora de la comida y que tenía enchufada en la empresa a su churri. Por lo tanto su método de valoración era hacer caso a sus machaquillas. En esta empresa era lo normal comentarios tipo: si puedes hacer que despidan a X mejor, pues es tu competencia, entre otras que no me extiendo porque no viene al tema. Esto es lo más refinado que me encontrado yo en cuestión de valoraciones de personal. Pues más o menos esto es lo que el Sr. Andic y la caterva que le aplaude nos están proponiendo para la Administración. Lo que nos faltaba oye.

No me malinterpreten, no estoy para nada defendiendo que no exista una evaluación de los empleados públicos, ni de que estos se vean afectados por ella. Me parece estupendo que se hiciera, pero lo primero que he criticado es que eso ya está regulado y que además la mayoría de los que lo aplauden no han tenido una estructura salarial semejante en su vida, ni se han visto sometidos a una evaluación de su trabajo más allá del aire que le sopló a su jefe. Nada reglado, medible, objetivo transparente y contrastable. Así que el argumentario de todos ellos que se pasan el día diciendo que les evalúan todos los días o hacen oposiciones diariamente son gilipolleces. No pueden demostrar de manera objetiva que fueron evaluados. Yo no tengo miedo a que nadie me evalúe, de momento y por suerte tengo suficiente prestigio entre mis responsables como empleado público, igual que los tengo en la gran mayoría de empresas privadas donde milité. Dudo que pase lo mismo con los curritos palmeros del salario por objetivos funcionarial. Y más si se enteran de que si un empleado público va al paro, será competencia laboral para ese currito y como tal les afectará en una de estas dos maneras… o en las dos: o trabajan por menos o el ex-funcionario les quitará el puesto. Pero en su imaginario se creen los Messi o CR7s de su profesión y no caen en aquello que me decía mi padre:

Ten cuidado hijo, que en todo en la vida hay alguien que te gana.

Aunque sea en el más profundo y recóndito rincón de mundo hay alguien o más guapo, o más listo, o más fuerte, o mejor profesional que tú. Por si las moscas haz lo posible para no encontrártelo por tu camino.

Pero es que además hay otro aspecto interesante en todo esto de la retribución variable por ojetivos y es: ¿cómo coño evalúo yo a un empleado, funcionario o no, sin correr el riesgo de caer en la discrecionalidad? Porque claro, pongamos ejemplo, si yo trabajo en una cadena de montaje apretando tornillos podrían medir mi rendimiento a tenor de los tornillos que aprieto. Si yo soy comercial, se puede medir mi valor por importe o número de ventas. Si doy yeso y voy a destajo, pueden evaluarme según los metros de yeso que tiro… pero es que, vaya por Dios Sr. Andic, ¡los funcionatas ni da yeso, ni venden enciclopedias, ni aprietan tornillos! Los empleados públicos son mayoritariamente policías, militares, médicos, enfermeras, jueces, profesores u administrativos.

Así imagínense la gilipollez, ¿cómo retribuirían variablemente a un policía? ¿Por multa impuesta? Pues si nos ponemos en el papel del policía, se sienta junto a un semáforo y anota todas la matrículas de los vehículos que paran (porque sólo Robocop puede anotar las de los coches en marcha) y luego tranquilamente formula el número de denuncias que considere oportuno. Cuando tú vayas a reclamar será tu palabra contra la del policía, porque evidentemente tú no podrás demostrar que no estabas allí. Por lo tanto como el policía tiene presunción de veracidad… el guardia se lleva la prima. ¿Es extremo el ejemplo? Si, y por eso te lo muestro. Porque de ahí al punto neutro dejo a tu imaginación las situaciones que se podrían dar. Así que sería de lo más interesante que Mr. Andic y los palmeros anexos nos expliquen exactamente en qué consistiría la retribución variable del policía. Es más, alguien nos podría explicar en el blog si los guardias de seguridad privados cobran por objetivos. ¿Se le paga más al gitano de la obra si no te roban? Igual pasaría con el bombero, ¿cobraría por fuego apagado, por rapidez de intervención? ¿Cómo se legisla esto Sr. Andic? No te digo nada un médico, ¿cómo evaluamos al médico? ¿Por número de operaciones? ¿Porque se recuperen o no? ¿Cómo se mide de manera justa este tema? ¿Jueces? Pues vaya, ¿por número de juicios? ¿Son todos los juicios iguales? ¿Existe el algoritmo por el cual el número de juicios a realizar debe ser inversamente proporcional al logaritmo neperiano del cociente de los folios del sumario, entre el número de testigos elevado a la media de asuntos judiciales resueltos en la provincia de Huesca en el año 1987? Anda que el profesor, ¿por número de alumnos? ¿Por nota de los alumnos? Si te toca clase en un colegio lleno de pequeños kinkis, ¿te pagan menos? ¿Otro algoritmo por el cual se mide cual es el nivel de pokerismo en relación a las calificaciones para que el rendimiento del maestro sea aceptable? Si llegamos al administrativo, ¿cuántos administrativos conocen los cuales cobren por objetivos? ¿Cómo están estipulados esos objetivos? ¿Por beneficios? Ayuntamientos, Estado, etc. no trabajan con ánimo de lucro… Joder Mr. Andic, es que ni usted mismo se cree lo que se cuenta. Pero como repito y repetiré contra la demagogia es difícil de luchar. Así que alguien dice una gilipollez como esta, aparecen los palmeros a vociferar y nadie con relevancia pública sale en TV para decirle a este señor lo que yo he relatado.

Así que respecto al tema de la retribución variable, ha salido este espabilado a descubrirnos la pólvora y resulta que ya estába previsto. Por lo tanto, si el argumentario es que los trabajadores públicos deben cobrar variable igual que los privados hemos comprobado que ya la Ley dice que los públicos deben serlo, mientras los de empresa privada no. Lo que habría entonces que obligar es a modificar el Estatuto de los Trabajadores para que todo el mundo cobre “por objetivos”. Hala, a seguir aplaudiendo tontos.

Cuando aparece este tema de la evaluación siempre hago recordar la siguiente historia. Durante el tiempo en el cual Jordi Sevilla era el Ministro de Administración Públicas y en desarrollo del Artículo del EBEP que deja a Andic y los palmeros como ignorantes, se buscó la manera de poder evaluar a los funcionarios. Fíjate tú que el Manguero se creía un visionario y hace años alguien ya había pensado en el invento. Pues bueno, al Ministerio se le ocurrió la feliz idea de pedirle consejo a las mejores consultoras del mundo mundial para ayudarles a diseñar el sistema por cual evaluarlos. ¿Saben cuál fue la respuesta de las consultoras? Que no sabían cómo evaluar de manera justa a los empleados públicos debido a la heterogeneidad de sus funciones. Lo que yo explicaba antes. Por si acaso no está de más recordar que Jordi Sevilla hoy trabaja para Price Waterhouse Coopers. Espera, ¿pero esos no estaban en este sarao del IEF? O sea, que me entere, este tal Isak Andic nos vende la moto de la retribución variable y por objetivos, e invitan en sus jornadas a dar una ponencia a la misma empresa la cual le dijo al Ministerio que eso no se podía hacer correctamente. Para que se hagan una la idea de lo absurdo e irreal de la propuesta. Es que me quedo a gusto marcándome un “Reverte” y decirle a este señor “que se vaya a tomar por culo“.

Y no entro en el tema “cláusula de revisión salarial”, porque si fuera así este listillo, siendo la segunda fortuna de España no tendría dinero para pagar la subida salarial correspondiente. Tendría que pedir dinero prestado, por supuesto al ICO, que Botín al que le estrechó la mano en estas jornadas me cobra muchos intereses. Ya se sabe que el dinero público si es para metérselo en la buchaca los empresarios, por vía crédito blando o subvención entonces está bien. Si es para pagar a sus empleados, el Estado es que despilfarra. Y te tienes que callar…

Así que me paso al segundo aspecto del amigo Andic, el famoso tema de la estabilidad y por lo tanto, el despido de los funcionarios. Pues nada, podemos encontrarnos titulares de prensa y gente diciendo que hay una propuesta “para poder despedir a los funcionarios”… sólo hay un problema y es que al nivel el cual se suele presentar la necesidad de despedirlos… ya se puede y está previsto. De nuevo este iluminado nos sorprende con un nuevo invento, la rueda.

Porque sí señoras y señores, los funcionarios pueden ser despedidos y sancionados por expediente disciplinario. Lo que por supuesto que no existe entre los empleados públicos en la práctica es el despido improcedente. Traducido en román paladino que cualquier Alcalde, Director General o cargo que se nos ocurra pueda despedir a quien le parezca sin dar ningún motivo o explicación. Y por supuesto que la indemnización por despido correspondiente, en caso de demostrarse que no era justificado, el despido lo pagues tú y yo con nuestros impuestos. Que como dijo Carmen Calvo, el dinero público no es de nadie. O sea, el caciquismo que se eliminó hace no tantos años para asegurar la imparcialidad de los empleados públicos a la porra. ¿Qué es de lo primero que ocurre en las Repúblicas bananeras cuando se da un golpe de Estado? Efectivamente, despedir a los funcionarios y meter a los tuyos. Pues nada, aquí tenemos la interesante propuesta del inventor del fuego y la rueda.

Y dije dos veces que invento la rueda, porque por motivos disciplinarios ya se puede despedir a los funcionarios. Pero claro, es que tienes que demostrarlo. Debe ser que Andic y sus palmeros no se han leído el Título VII del Estatuto Básico del Empleado Público, por el cual si se cometen faltas se puede separar del servicio al funcionario. Lo que viene siendo mayormente despedirlo. Así que, igual que en el tema de la evaluación de desempeño, acabamos de ver que este tío no tiene ni puñetera idea o lo que está proponiendo para igualar el empleo público al privado es permitir el despido improcedente en lo público. Para quien sea perezoso y no quiera tirar del enlace donde se daban las reglas generales por las que se puede despedir al funcionario.

a. El incumplimiento del deber de respeto a la Constitución y a los respectivos Estatutos de Autonomía de las Comunidades Autónomas y Ciudades de Ceuta y Melilla, en el ejercicio de la función pública.

b. Toda actuación que suponga discriminación por razón de origen racial o étnico, religión o convicciones, discapacidad, edad u orientación sexual, lengua, opinión, lugar de nacimiento o vecindad, sexo o cualquier otra condición o circunstancia personal o social, así como el acoso por razón de origen racial o étnico, religión o convicciones, discapacidad, edad u orientación sexual y el acoso moral, sexual y por razón de sexo.

c. El abandono del servicio, así como no hacerse cargo voluntariamente de las tareas o funciones que tienen encomendadas.

d. La adopción de acuerdos manifiestamente ilegales que causen perjuicio grave a la Administración o a los ciudadanos.

e. La publicación o utilización indebida de la documentación o información a que tengan o hayan tenido acceso por razón de su cargo o función.

f. La negligencia en la custodia de secretos oficiales, declarados así por Ley o clasificados como tales, que sea causa de su publicación o que provoque su difusión o conocimiento indebido.

g. El notorio incumplimiento de las funciones esenciales inherentes al puesto de trabajo o funciones encomendadas.

h. La violación de la imparcialidad, utilizando las facultades atribuidas para influir en procesos electorales de cualquier naturaleza y ámbito.

i. La desobediencia abierta a las órdenes o instrucciones de un superior, salvo que constituyan infracción manifiesta del Ordenamiento jurídico.

j. La prevalencia de la condición de empleado público para obtener un beneficio indebido para sí o para otro.

k. La obstaculización al ejercicio de las libertades públicas y derechos sindicales.

l. La realización de actos encaminados a coartar el libre ejercicio del derecho de huelga.

m. El incumplimiento de la obligación de atender los servicios esenciales en caso de huelga.

n. El incumplimiento de las normas sobre incompatibilidades cuando ello dé lugar a una situación de incompatibilidad.

ñ. La incomparecencia injustificada en las Comisiones de Investigación de las Cortes Generales y de las Asambleas Legislativas de las Comunidades Autónomas.

o. El acoso laboral.

p. También serán faltas muy graves las que queden tipificadas como tales en Ley de las Cortes Generales o de la Asamblea Legislativa de la correspondiente Comunidad Autónoma o por los convenios colectivos en el caso de personal laboral.

One moment, paren las rotativas. ¿Me ha parecido ver que a un funcionario se le puede despedir si no se hace cargo voluntariamente de las tareas y funciones que tienen encomendadas o por el notorio incumplimiento de las funciones esenciales inherentes al puesto de trabajo y funciones encomendadas o por abandonar el servicio? ¿Pero no teníamos aquí en el imaginario que eso no se podía hacer? Otro zas, en toda la boca. Así que si por no hacer su trabajo los funcionarios no pueden ser despedidos, ¿por qué el Mr. Andic quiere poder despedirlos? Pues eso. Es más, ¿saben cuántos motivos hay en el Estatuto de los Trabajadores para despedir disciplinariamente a un trabajador? Siete, mientras en lo público DIECISIETE. Además cosas como no trabajar o el famoso café de 2 horas atribuido a los funcionarios es motivo de despido. Se le está acabando la base legal para poder ladrar al Sr. Andic y a sus esbirros. Todo lo que ha pedido y que está dando tanto debate, YA ESTABA INVENTADO. Pero da igual, seguiremos con los mitos.

Pero ya que aludía este amigo al tema de la estabilidad, desde hace unos años resulta que la temporalidad en el empleo en el sector público es superior a la del sector privado. Así que mira tú qué cosas, resulta que hay mayor proporción de empleados indefinidos en lo privado que en lo público. Ahora Mr. Andic nos debería explicar si lo que debemos es hacer indefinidos a los públicos o temporales a los privados. Oye, que si a “estabilidad” no se refería a esto sino sólamente a pegar la patada en el culo y sin dar explicaciones, que lo diga él.

Finalmente, que como verán con esto me lío bastante y hay que guardar cartuchos, dejo una reflexión sobre esta corriente sobre la “laboralización” del empleo público. Me viene que ni al pelo el anteriormente mencionado tema que motivó el post Periodismo del “güeno”.

Vamos a ver, que me entere yo. ABC y Vocento dicen que casi la mitad de los empleados públicos están ahí a dedo. Ya demostramos que era falso. Para el que sea lego en la materia; el personal laboral de la Administración es el que se rige por el Estatuto de los Trabajadores y los convenios colectivos, o sea, como todo el mundo. Mayormente lo que dice que hay que hacer según el Manguero. O sea, que si por consiguiente el personal laboral está metido a dedo según ABC y el Sr. Andic pide que todos sean así, ¿quiere decir que según el Sr. Andic todos los empleados públicos deben entrar a dedo? ¿Decía o no Vocento una gilipollez como una catedral? ¿Qué piensan ahora los palmeros que primero se lanzaron a hablar de enchufismos en la Administración y ahora apoyan ese supuesto enchufismo que propone el Sr. Andic? Porque hay gente bastante relevante, periodistas, políticos y personas públicas que se han pegado el piscinazo. Amén de la ralea de indocumentados que intervienen en foros y hacen comentarios pero que gracias al anonimato que les brinda la red, y a los cuales hoy no se les puede poner la cara colorada con semejante paradoja.

Finalmente cuando se habla de estas cosas en la caza al funcionario y qué ocurriría si pasáramos a un régimen laboral, tengo un interesantísimo ejercicio. Es una pregunta tipo test a la que ruego que antes de seguir con la lectura respondan. Como los de las oposiciones, que viene ni al pelo. Bien…

Pregunta: ¿Qué Administración considera usted que tiene el funcionamiento más deficiente y mayor corrupción?

a) La Administración General del Estado. (Pues eso, el Estado)

b) La Administración autonómica. (La C.C.A.A.)

c) La Administración Local (Ayuntamientos y Diputaciones)

Bueno, pues ahí está la pregunta. ¿Se han decido ya por la respuesta? ¿Seguro? Que si fallan le restamos el error a la nota final, como a los funcionatas. ¿Ya lo tienen? Todos tenemos nuestras filias y fobias, cada uno habremos respondido conforme a estas, nuestras experiencia, percepciones o lo que hemos escuchado a conocidos o a prensa… ¿Ya está?

Bueno, ya he hecho un pequeño hueco para distraerles y que no se le vayan los ojos a esto. La respuesta correcta la van a deducir ustedes solos, sólamente deben observar estos datos sacados del Boletín Estadístico del Personal al Servicio de la Administraciones Públicas:

Pues nada HOYGAN, saquen sus conclusiones a tenor de los datos que presento y confróntelo con la respuesta que habían pensado en la cuestión anterior. Me aventuro a entrar en vuestras mentes y creo que la respuesta más repetida sería la Local, seguida de la Autonómica y por último la Estatal.

Pues analicemos los datos, lamentando no conseguir datos desagregados en la categoría interinos y la de libre designación (esos últimos son los enchufados Sr. de Arístegui que se las da de político-funcionario-tertuliano enterado y no tiene ni idea). Resulta que sumando los amados del Sr. Andic (laborales) y los interinos-libre designación tenemos las siguiente proporciones:

  • Estado: 76% funcionarios – 24% los de Andic.
  • Autonomías: 66% funcionarios – 34% los de Andic.
  • Local: 33% funcionarios – 67% los de Andic.

Así que si como supongo ustedes habrán considerado más ineficiente y corrupta la Administración Local o la Autonómica, podrán constatar que precisamente esas son las Administraciones que tienen una estructura tipo como la que el Manguero. Además, ¿se han dado cuenta dentro de las CCAA el peso que tienen el grupo del que forma parte los libredesignados?

Como diría Juan Tamariz:

CHIAAAAAAAAANNNNNNNAAAAAAAAAANNNNNIANNNNN

De nuevo me voy a marcar otro “Reverte”: estoy hasta los mismísimos cojones de andar contestando a los mismos imbéciles sobre las mismas gilipolleces en este tema con datos y leyes. Que vale ya, coño.

Por lo tanto a todo ese personal que se pasa la vida diciendo que nosequién le ha tratado tan mal en la ventanilla (lo cual es desconsideración y su reiteración lleva al despido) o el que pueda demostrar que uno se ha ido dos horas a tomar café y todas esas cosas tan supuestamente extendidas… ya sabe. Se va con el DNI en la boca y se presenta en cualquier Registro a poner la reclamación correspondiente. Así ayudará al mejor funcionamiento de la Administración y a acabar con la casta de vagos privilegiados que van con bolsas de El Corte Inglés (de hecho El Corte Inglés abre a las 10, porque empieza el descanso de los funcionarios). Lo que pasa es que el mismo tontaina cuando piensa que debe pasar desde el órgano que dictamina la sanción hasta la Audiencia Nacional ya se le pasa el mosqueo. Porque como hablaba al inicio, una cosa es predicar y otra dar trigo. Y en este país en la empresa privada cuando el jefe se da la vuelta los empleados están echándose la siesta, en el bar o robando las grapadoras.

Esto es lo que tenemos, al nuevo Ironman de un Gobierno muy socialista y muy obrero lamiéndole el culete a una Asociación empresarial que se hace pasar por familiar pero que es gran empresa, la cual tiene de Presi a un tipo que es la segunda fortuna de España y que se le conoce por no haber abierto la boca en su vida. Que cuando la abre suelta dos demagogias para reformar el empleo público y resulta que en realidad ya estaban inventadas. Para colmo vemos que además las Administraciones que siguen tal modelo son las más ineficientes y corruptas de la nación. Y nadie pone en su sitio a toda esta panda, la Virgen.

Termino por lo tanto diciéndole al amigo este del Rubalcabra, el tal Isak Andic, este que es Presidente de ese Ente sinsentido llamado Instituto de Empresa Familiar, que con cariño y respeto… me toque el MANGO.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized y etiquetada , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

8 respuestas a Rubalcaba, sus amigos y “funcionariadas” varias

  1. Pingback: Ya no “se vale” | No me jodas que me incomodas

  2. Pingback: ¿A que jode? | No me jodas que me incomodas

  3. Pingback: Dios le da pan a quien no tiene dientes | No me jodas que me incomodas

  4. Pingback: ¿Valió la pena? | No me jodas que me incomodas

  5. Pingback: Estajanovismo hasta el absurdo | No me jodas que me incomodas

  6. Pingback: Milagros del SEO o consigue visitas de la manera más extraña | No me jodas que me incomodas

  7. Pingback: Arte conceptual | No me jodas que me incomodas

  8. Pingback: Rosell y la manipulación torticera de los datos | No me jodas que me incomodas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s