Woman at work


Hace unos días leíamos la siguiente noticia:

El PP veta todas las preguntas de IU en la Asamblea de Madrid

La verdad es que las preguntas que IU quería hacer a Aguirre tenían que ver con cualquier cosa menos con la Comunidad de Madrid, lo cual no da buena imagen del trabajo parlamentario de la formación. Eran preguntas más políticas y dirigidas a intentar erosionar a Espe, como la dedicada a valorar la propuesta de los 100 econolistos sobre la jubilación, el mercado laboral o sobre lo que pasó en EADS-CASA durante la huelga. La Asamblea de Madrid, donde se despachan los asuntos de la Comunidad, es lugar para otros debates.

La democracia es un concepto muy amplio por el cual cualquier cosa que sea gente echando papeles en urnas es considerado como tal. Si hasta en el PCE te dicen que en Cuba hay democracia. Pero realmente no me digan que es un concepto extraño de parlamentarismo y por lo tanto de democracia cuando se pueden vetar las preguntas que te quieran hacer tus rivales. Si como el PP en Madrid tienes mayoría absoluta o en su defecto puedes conseguirla, sólo si se entera la prensa estás obligado a responder preguntas incómodas. La prensa se enteró y ahora difícilmente podrán vetar la preguntas.

Bajo este marco y una semana después estamos en la Asamblea y toca la pregunta que motiva el post. En relación a las ya míticas palabra de Díaz Ferrán sobre trabajar más y cobrar menos Gregorio Gordo no pierde ocasión de preguntar a Espe sobre su parecer.

Espe es de esas personas que son muy listas pero muy poco inteligentes. Y cuando habla, nunca sabes si lo dicho es fruto de lo primero o de lo segundo. El manual básico del buen político es siempre hablar de la manera más inconcreta y populista. Aquí Espe siempre está muy suelta. Por lo que desarrolló una respuesta con frases de perogrullo pero sin poder o querer evitar lo que acaba dando un titular. Si lo hace porque quiere generar sibilinamente el debate o porque simplemente se le va la lengua. Porque puedes decir tonterías para la galería del tipo “mejorar la formación”, “lo ideal sería que todos trabajáramos muy poco y ganáramos muchísimo pero que eso no se ha inventado todavía” (sí se ha inventado si quiere le doy una lista)… pero lo que queda para la posteridad es esto:

“Opino que, si lo que queremos es que se cree empleo, el Gobierno de la nación tendrá que cambiar el marco laboral para permitir que el que quiera trabajar dos horas, cuatro horas o cinco horas pueda hacerlo y el que quiera o necesite trabajar ocho horas diez o doce también pueda hacerlo”

Evidentemente siendo posible trabajar a jornada parcial, de la cual podemos discutir o no su regulación, está claro que la amiga Espe nos está proponiendo un mercado laboral donde el que quiera o necesite trabajar doce horas pueda. Y el matiz de “que necesite” no es banal. Esto nos retrotrae al famoso debate sobre la jornada de 65 horas en la UE y sobre la que, mira tú, el Partido Proletario hispano voto en contra. Pues eso mismo está proponiendo Doña Espe. En el mundo de la piruleta todo es félicidad y buenos sentimientos. En el mundo real la persona que decide o se ve obligado a trabajar más horas irremediablemente acaba arrastrando al resto de la sociedad a trabajar. Vean que pasa acaba pasando en una empresa donde nadie hace más horas cuando uno sólo decide hacerlas. Por lo tanto y en la situación actual lo que pasaría es que todos necesitarían trabajarlas porque si no serán carne de de INEM… o SEPE que se llama hoy.

Una de mis frases acuñadas favoritas es aquella de que:

Aquellos los cuales piden mayores sacrificios son aquellos que tienen la boca más llena de pan.

No verás tú un mileurista clamando por poder trabajar doce horas ni en una obra de teatro. Eso sí, la política funcionaria tres décadas en excedencia sí. Jerifaltes del FMI con condiciones de despido y salarios superiores a las del resto de mortales también. 100 econolistos que chupan dinero público y luego te dicen que no hay para pensiones también. Gobernadores del Banco de España que se llevan casi 10.000 euros limpios al mes pidiendo moderación salarial nos consta que existen. Son aquellos los cuales tienen los carrillos llenos.

Así que la Espe nos ha dejado claro, y espero que esto se recuerda a la hora de votar, que aboga por algo parecido a la famosa jornada de las 65 horas. Esto hace poco provocó un generalizado rechazo, hasta en su propio partido. No se sabe si esto lo dijo porque es muy lista y le interesa o porque es muy corta y no cayó en la cagada. En ambos casos, esto es lo que propone la Lideresa. La cual por cierto, no ha pegado un palo al agua en la vida… ¿o quizás sí?

Así que parafraseando la campaña de ING:

Trabajadores del mundo, esto es trabajar.

El que quiera que entienda y el que no, a la teletienda.





Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s