¿Qué fue primero, la gallina o el huevo?


Estos días hemos conocido el Informe sobre la educación de la OCDE y se ha vuelto a mostrar el rostro cainita de la sociedad española, amén de la desinformación que los medios informativos realizan diariamente. El aspecto más comentado ha sido que somos el segundo país con más “ni-nis” de la OCDE o el elevado número de titulados universitarios que realizan trabajos por debajo de su cualificación. Por supuesto hay que ir a los artículos y a la letra pequeña para ver que hemos aumentado la proporción del PIB que dedicamos a la educación y hemos reducido ese déficit con el área estudiada. Ni tampoco a pesar de las gilipolleces de los ni-nis, se dice que hoy en España se está formando más gente que nunca. Ni que en 10 años ha subido 18 puntos la proporción de personas que continúan sus estudios más allá de los obligatorios. Hay que vender periódicos y propagar noticias, hay que generar titulares escandalosos. Hace años que Periodismo y Ética no hablan.

Dicho esto, pareciera que quiero disculpar los resultados obtenidos. Nada más lejos de la realidad, al revés. Pero igual mucha gente no se ha planteado de que una parte de esos famosos ni-nis, lo son porque no tienen opción de cambiar su situación. A lo mejor no pueden trabajar.  Además hay que reseñar, y esto es una paradoja, que la generación de ni-nis puede significar un momento de prosperidad en una sociedad. No es coña, en un país tercermundista no hay ni-nis, las familias no se pueden permitir tener mangurriales que no pegan chapa. Aquí si Papá y Mamá permiten semejante situación, ustedes me dirán si no es porque su situación no es tan mala. Pero reitero que esta situación no es la deseable y como tal no la justifico.

España, también en Educación, es un país con comportamiento sorprendente. Y es que es un país donde convive un 30% en el abandono escolar, con una cifra de población con estudios superiores mejor que la media de la OCDE, de la UE, de Alemania o de Francia… muy normal no es (aunque hoy estamos descendiendo). Para que todos puedan hacerse una idea, les adjunto un grafico sacado del informe de la OCDE de marras:

Se ve y se nota que el verdadero déficit en España es la falta de titulados medios, a los cuales por cierto tengo el orgullo de pertenecer. Pero ojo, que hemos mejorado un montón. El % de 55 a 64 años que terminaron los equivalentes Bachillerato o Formación Profesional era del 29% y los de 25 a 34 acumulan el 65%. Así que a pesar de destacar el preocupante abandono escolar, se ha mejorado y bastante. También hay que reseñar un dato importante y es que el aumento del número en los titulados universitarios ha hecho que esta cifra mejorara en parte. Esto me sirve de enlace para otra consideración.

Leo y escucho opiniones al respecto de esta baja proporción de titulados medios. Ciertamente coincido con muchos en el aspecto de que la Formación Profesional ha sido la apestada dentro del sistema educativo español. Más que por las autoridades educativas, por la sociedad en su conjunto. En mi era de estudiante y creo que ahora también se consideraba a los actuales Ciclos Formativos y a la Formación Profesional como un cajón donde meter a todos los jóvenes sin muchas ganas de estudiar. Hay un dato que lo avala. Según nuestro querido informe, la proporción de titulados que hicieron lo que dicho estudio titula Programas preprofesionales/ profesionales es un 38%, mientras que los Programas generales un 45%. Para ver la diferencia las proporciones en el área OCDE son 44% / 47%. En la UE-19 52% / 43%. El déficit está en la Formación Profesional, en parte porque se ha extendido la idea de que los únicos estudios válidos son los universitarios.

La verdad es que el informe es más denso y completo, dando una serie de estadísticas completas e interesantes. Para quien disfrute de estas cosas le dejo el enlace al documento en castellano:

http://www.educacion.es/dctm/ministerio/horizontales/prensa/documentos/2010/septiembre/pg-informe-espanol-panorama-de-la-educacion-2010-ver-6sep.pdf?documentId=0901e72b803fbabb

Este es el “panorama” en el cual nos encontramos. En los debates al respecto de las cifras en Educación y su relación con el mundo laboral siempre me ha surgido una cuestión: ¿qué fue primero, la gallina o el huevo? ¿Es la situación de nuestra Educación consecuencia de la economía o es la economía consecuencia de la Educación? Difícil cuestión esa es, diría el Maestro Yoda.

La sensación generalizada es que es la Educación la que configura el mundo laboral y económico. Puede parecer lo lógico, si tienes una masa poco formada tendrás trabajadores y empresas menos productivas. Pero también podemos acordar que la población puede no tener un gran interés en formarse si las salidas profesionales no dan los frutos correspondientes al esfuerzo.

Por ejemplo nos podemos plantear si el famoso 30% de fracaso escolar es causa o consecuencia de la estructura económica española. Probablemente las dos cosas, consecuencia en la actualidad y causa en el futuro. Y como para arreglar el mañana hay que mejorar el hoy, planteo cómo lo veo. Creo que resulta muy legítimo pensar que tal como está el patio, si casi 1 de cada 3 jóvenes no termina ni la ESO no es tanto culpa del sistema educativo como del económico-social.

Para entender esto hay que ponerse en la piel de un jóven de 15 a 20 años. No seamos falsos, si a esas edades te gustaba estudiar y no ligar deberías haber consultado con un especialista. Por lo tanto el primer componente a tener en cuenta es que a esas edades el hedonismo es lo que triunfa. Imaginemos que este chico o chica de pongamos 16 años ve que un amigo ha dejado los estudios y se ha ido a trabajar. Evidentemente sin la ESO terminada ni su salario ni su futuro serán muy alagüeños, pero con 16 años tiene billetes en el bolsillo. Y eso ya a esa persona con esas edades le da un plus de prestigio. Tiene mucho más dinero que sus amigos, gasta más, viste mejor y seguramente ligue hasta más. Nuestro chico o chica empezará a dudar si realmente le merece la pena estudiar, porque es que como dije antes tampoco apetece hacerlo. Pero es que además esta persona tiene un hermano mayor, que terminó sus estudios universitarios y hoy está trabajando por un salario no mucho mayor que el cual tenía el amigo del colegio. Recordemos que según el informe anterior el 44% de los titulados superiores están en puestos de menor cualificación a los que les correspondería por su nivel de estudios. Eso habiendo invertido 10 años más estudiando y durante esos años siguiendo con la aportación paternal o buscando trabajos extras.

Por lo tanto, ¿sería normal que una parte significativa de los jóvenes pensara que sería mejor no “perder” esos 10 años de formación y directamente ganar dinero? Pues parece que sí, porque además y como comentaba sobre la influencia de la estructura económica en la educación, las mejores canteras de empleo este año han estado en sectores que no necesitan gran formación. Seamos serios, para la hostelería, la construcción, la agricultura, hasta incluso para un importante sector de oficinistas no hace falta ser un Doctor para desarrollar tu trabajo. Por lo tanto es legítimo que los chavales manden a la porra los estudios para irse a ganar dinero. Primero porque a sus hedonistas ojos es apetecible, segundo porque las posibilidades de encontrar trabajo son iguales o mejores… incluso hasta a nivel económico. En este país un paleta ganaba lo mismo que un informático de charcutera. Aunque sea la opción incorrecta, me parece lógica. Que un 30% de los jóvenes abandone a la primera sus estudios puede ser consecuencia de que vean que el 44% de quienes les precedieron y estudiaron están en situación tan precaria.

Pero también tendríamos que analizar la situación desde la perspectiva de la consecuencia, porque si decía que hoy configura el mañana no cabe duda de que fue el ayer quien configuró el hoy. Y como vimos antes el nivel educativo de generaciones anteriores era menor. Por lo tanto es legítimo también pensar que la composición del tejido empresarial dependa de ese déficit educativo. De todas formas cruzar datos de estudios dan respuestas y asuntos para reflexionar. Mientras como antes veíamos en nivel de titulados superiores en España es alto, un 29% para ser exactos, entre los empresarios españoles sólo un 15% han pisado una Universidad. Evidentemente que en términos porcentuales los empresarios españoles titulados superiores sea la mitad que el del resto de sus compatriotas da una idea de como está la situación. Luego nos hablan de reformas laborales, pero hacen falta más las empresariales.

Por todo esto a pesar de que se piensa que los problemas a nivel educativo (me refiero a nivel numérico, no a la calidad)  son causantes inequívocos, entre otros,  de nuestra situación económica y social… yo no estoy tan seguro de ello. Creo que probablemente sea la pescadilla que se muerde la cola. Porque en un país donde los empleos que se ofrecen y se ofrecerán son para personas que se ponen la boina a rosca, si se suma que quienes ofrecen esos trabajos aún son más ignorantes entonces poco aliciente tendrá la muchachada para formarse.

Por lo tanto cuando nos planteamos los debates respecto a la Educación y hacia donde debemos ir, entre otras cosas, deberíamos plantearnos seriamente si en su relación con el empleo fue primero la gallina o el huevo.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a ¿Qué fue primero, la gallina o el huevo?

  1. Pingback: La Sinrazón | No me jodas que me incomodas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s