29 de Septiembre. Huelga general. Yo NO voy, así no.


Pues no, la verdad es que no tengo pensado secundar la huelga general convocada en España y en toda Europa el día 29 de Septiembre de 2010. Si alguna vez ha leído otros post de este blog quizás se muestre sorprendido. Os debo una explicación, y esa explicación os la voy a dar porque os la debo.

En primer lugar porque a estas alturas de la película poco o nada va a influir en la política del Gobierno. A ver si nos enteramos que el señor de la Zeja ahora gobierna para el FMI, la OCDE, la Comisión Europea y los fondos soberanos chinos-árabes. Y ya le podemos hacer 4 huelgas que no va a cambiar. Desde esta pasada primavera ya no hay nada que hacer. Sólo cabría sacar a este Gobierno de Moncloa a tortas. Y eso sería para meter al PP en el poder. Como dudo que los sindicalistas marchen a Moncloa para pedir la dimisión de ZP y que se convoquen elecciones… pues para perder el tiempo veo el Sálvame.

El segundo motivo, voy aumentando la polémica, es que ahora creo en una nueva estrategia dentro de la lucha sindical:  la innacción sindical. Sí, aún más.  Aplicar aquel refrán el cual dice que no sabes lo que tienes hasta que lo pierdes. Por lo tanto los sindicatos mayoritarios deberán dar una alegría a sus críticos. Previa rueda de prensa y aviso general tomar varias medidas.

Para empezar, trabajar para sus afiliados (aún más). Por lo cual se rechaza toda subvención y ayuda pública. Los cursos, la defensa jurídica, etc… para los afiliados. Así nadie les podría acusar de financiarse con dinero público. Uno de los principales puntos críticos quedará desactivado. Ya que el dinero que se les da por representar a todos no se acepta, en sus actividades sólo defenderán al que pague la cuota.

Deben seguir rechazando las horas sindicales y las liberaciones. Hay que darle el gustazo a aquellos que dicen eso de “liberados a currar”. Y la verdad es que su parte de razón tienen. Si se dice que hay 300.000 liberados y estos se ponen a currar, 300.000 trabajadores que les sustituían irán automáticamente al paro. Total, si sólo hay que trabajar para el afiliado no harán falta tanta hora. Los liberados a currar y mucho memo que les mandaba a currar se irán al INEM… por supuesto con su despido de 20 días subvencionado por sus propios impuestos. Ciertamente eso de los liberados no tiene gran sentido, y más en esta nueva estrategia que relato. En su tiempo libre que ayuden a sus afiliados, los demás que se apañen ellos. Tan sólo con estas dos cosas los críticos hacia los sindicatos quedan desactivados. Si no hay liberados ni cobran dinero público se puede pasar a la parte B.

Esta parte consiste en que los sindicatos intervengan lo menos posible en toda negociación. Deben romper todo acuerdo con la Patronal o Gobierno. Deben denunciar todo Convenio existente. Y empezar a negociar los nuevos. Pero lo que deben hacer los sindicatos es, previo aviso de que lo harán, firmar sin rechistar los textos que propongan los empresarios y los políticos. ¿Qué se pide rebajar un 20% el salario? Pues se firma. ¿Si se quiere aumentar la jornada? Que se firme… Y el que quiera mejores condiciones que las negocie con el empresario. Así veremos en la práctica aquello de la Ley de Hierro de Ricardo. En unos tiempos con alto desempleo y pérdida de protección a los trabajadores, los salarios y condiciones laborales tienden a niveles de subsistencia. Así que todo el mundo a cobrar el SMI y cuando vayan todos estos “obreros” tan cabreados con los sindicatos a pedirle más dinero al jefe, este le enseñará una foto de la cola en el INEM. En todo caso se hará algo en las empresas u organismos en los cuales la afiliación sea significativa.

Esto, que podría parecer contraproducente, sería lo mejor que podría hacer el sindicalismo patrio. Porque como dije antes, no se sabe lo que se tiene hasta que se pierde. Y cuando las condiciones de los trabajadores empeoren estos se movilizarán y se organizarán en sindicatos para defenderse. Irán en manadas a afiliarse. Porque a día de hoy la masa social que nutre a los sindicatos, supuestamente los trabajadores (porque hoy los sindicalistas trabajan poco), son en su mayoría seres apoltronados que se creen “clase media” por tener un piso hipotecado a 30 años y un coche a 10. Por ello también habría que plantearse si tienen sentido los sindicatos de clase a día de hoy.

Si total, en un país donde 9 de cada 10 trabajadores no están afiliados, ¿pueden estar más desprestigiados los sindicatos? Pues lo dicho, los sindicatos a negociar, trabajar y luchar por sus afiliados. Y el resto a joderse. Igual es cierto y los trabajadores están tan bien que no necesitan asociarse para defender sus intereses. En menos de 5 años tenemos a media España como Marcelino Camacho.

El último motivo, a bote pronto, por el que no iré a la huelga saca lo peor de mí. A la vista de hijoputismo demostrado y que he denunciado en otros post me apunto al carro.

Yo soy empleado público, estoy acostumbrado a leer todo tipo de insultos, descalificaciones, etc., sobre el colectivo al que pertenezco. Pueden darse una vuelta por las webs y leer opiniones al respecto que rayan lo delictivo. Cuando el Gobierno se planteó y ejecutó eso de bajar el salario a los empleados públicos, la mayoría aplaudieron la medida. Como “había paro” y “yo estoy mal”, la “casta privilegiada” que se joda. Este era el razonamiento. De hecho según las encuestas al respecto las dos medidas que más apoyo tuvieron fueron bajar el sueldo a los políticos y a los funcionarios. Si descontamos de aquellas encuestas a los mismos y sus allegados, el 99% estaban a favor de que les bajaran el sueldo.

Es más, y a tenor del resultado de la huelga en el sector público que fue un fracaso, los funcionarios entienden que si es necesario sacrificarán sus salarios para ayudar en la situación. Pide tú a los que bailaban danzas tribales exhibiendo las cabezas de los funcionarios que les bajen el sueldo o les suban impuestos para ayudar al Estado, ¡verás que cabreo cojen!

¿Va uno a movilizarse por unas personas las cuales están incluso pidiendo que “me pasen a cuchillo” (comentario real en foro), que piden y se alegran de que me bajen el sueldo y de que empeoren mis condiciones porque en algunos casos sean mejores que las suyas? Pues espéradme sentado. Ahora cuando tocan las condiciones de los demás no me pidas sacrificios por tí. Disfruta de tu victoria pírrica, amig@.

Y me duele, porque en condiciones normales iría en cabeza de la protesta. De hecho en la anterior huelga general yo la secundé teniendo un contrato temporal por obra y servicio. Más riesgo, narices y compromiso no tuvieron muchos. ¿Para qué? Si los ciudadanos ayer estaban pidiendo que me bajaran el sueldo, que no esperen hoy mi apoyo.

Por lo tanto esto es lo que hay, por estos y otros motivos, si la cosa no cambia el 29 de Septiembre a la huelga general… YO NO VOY, ASÍ NO.

Sí, soy así de malo y además disfruto con ello. Yo el 29 de Septiembre me voy de Juerga General.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized y etiquetada , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a 29 de Septiembre. Huelga general. Yo NO voy, así no.

  1. Pingback: Haz lo que yo digo, no lo que yo haga | No me jodas que me incomodas

  2. Pingback: Las capitulaciones de Nueva York | No me jodas que me incomodas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s