Resucitemos al Kojo Manteka


Desde mi laboratorio secreto enclavado en… perdón pero es secreto, estamos experimentando con el fin de resucitar a Jon Manteca y revivirlo de sus cenizas. Número 2 me informa que los trabajos avanzan satisfactoriamente, pero que estamos aún lejos de conseguir nuestro objetivo.

Muchos lo recordarán, Jon Manteca (1967-1996) fue un personaje que se hizo popular a finales de los 80 por ser retratado destrozando mobiliario urbano en el marco de las manifestaciones estudiantiles del año 1987. Aquellas instantáneas dieron la vuelta al mundo e ilustraron aquellos movimientos estudiantiles procedentes tanto de alumnos de enseñanzas medias , como de universitarios. Aquella estética punk y su minusvalía le convertían en un personaje aún más pintoresco. De hecho para más guasa aquel joven no era estudiante, ni nada parecido. En su vida de vagabundo tuvo la casualidad de estar en el lugar adecuado a la hora adecuada. Aquella estampa de policías cargando contra jóvenes y viceversa sin duda era una oportunidad soñada para cualquier buen punk. También se dice que al ver la agresividad policial y el hecho de que una estudiante fuera herida de bala le espoleó. Poco realmente importa. De esa manera tan insospechada aquel joven se convirtió en un icono de las manifestaciónes estudiantiles y en general de toda una década. La historia de Jon Manteca termina en 1996 en Orihuela (Alicante) donde muere, la versión oficial dice que de SIDA pero hay quien argumenta que fue de un fallo cardiaco.

¿Y a qué venía toda aquella jarana? Pues resultaba que los estudiantes se movilizaban contra las medidas en materia educativa del gobierno, siempre tan socialista y obrero, de Felipe González. Cosas como el aumento del precio de las tasas, la selectividad, más fondos para educación. ¿Imaginan ustedes que hoy en día por reivindicaciones de este tipo se organizaran manifestaciones y disturbios como los de entonces? ¿Imaginan cual sería el tratamiento que los medios darían a los jóvenes por manifestarse y más si se acaba a palos? Hoy en día todo esto es impensable, pero aunque sea por el motivo más justificado que usted pueda imaginarse. Imaginen el motivo que más les guste, si arman la mitad de jaleo que por entonces les deportan a Perejil y serían linchados por la opinión pública.

A día de hoy hemos llegado a un estado de la ciudadania en el cual la opinión mayoritaria es, por ejemplo, que sólo deben estar permitidas las huelgas que no afecten a nadie. Últimamente tenemos ejemplos de ello donde colectivos hacen huelga y son insultados por la opinión pública porque “afectan a la gente”. ¿Alguien conoce una huelga que no afecte a nadie? Al final esto de las huelgas acabará siendo como el Whissin. Es más, se llega a leer y escuchar con cierta frecuencia a personas pedir incluso la práctica desaparición del derecho a huelga. Se suele hacer aludiendo a que son maneras de reivindicación del siglo XIX. En realidad son más del siglo XX. Pero decir que hay que buscar nuevas formas de reivindicar en el siglo XXI me parece un descojono. ¿A qué se referirán? ¿A crear o unirte al grupo “A que conseguimos 4 millones de personas pidiendo la dimisión de Zapatero” o “No a la reforma laboral” o “Apuesto a que encuentro 200.000 personas que detestan a Jose María Aznar”? ¡NO ME JODAS QUE ME INCOMODAS! La mejor muestra es que el Zejas no dimite, te han hecho tal reforma que han alicatado hasta el techo y Aznar seguirá tan gilipollas como de costumbre. El que tenga idea de como es esto de la movilización 2.0 que me avise. A mí sólo se me ocurre que en vez de cargarse la marquesina del Metro en Banco de España como el Kojo Manteka, hacerse já-ker (que debe ser un informático gitano).

Volviendo al tema estudiantil y juvenil en general llama la atención que a día de hoy noa haya nuevos Kojos Mantekas que tomen las calles y vuelvan a armar la marimorena. En un país donde los jóvenes soportan una tasa de paro del 40%. Donde los jóvenes (y no tanto) para tener un techo destinan la mayoría de sus salarios presentes y futuros, además de convertirse en esclavos en sus empleos para pagar a los prestamistas a los cuales se les obligó a acudir. Donde incluso por medio de leyes se les intenta decir qué deben hacer, que deben pensar y qué deben estudiar… En un país (como en otros) así, esta juventud ni se moviliza, ni se asocia, ni exceptuando casos particulares expresa un gran interés por aspectos como Economía, Filosofía, Política o lo que ustedes consideren. Simplemente, ¿cuantos jóvenes menores de 25 años conocen en España que tengan un blog donde reflexionen sobre estos temas? ¿Cual es la proporción de Jennys y Jonnys con Tuenti vs jóvenes con cuenta en WordPress o Blogspot? ¿100.000 a 1? Se pueden tener las dos cosas también… pero creo que se entiende lo que digo, ¿verdad?.

Mucho se ha pontificado sobre la progresiva pérdida de la acción combativa de los jóvenes y sus causas. Los sociólogos pueden ofrecerles líneas y líneas que hablan de todo ello. Hay mucha miga en esto pero si apetece lo comentaré en otra ocasion. Prefiero hacer notar otro aspecto que me resulta interesante. Porque no deja de tener su gracia que la sociedad de hoy en día es aquella que está configurada y dirigida por personas las cuales mayoritariamente han sido jóvenes entre aquel mayo del 68 y los 80. La misma generación hoy en día intenta destruir los valores y los logros que ellos mismos consiguieron. La misma generación que corría primero frente a los grises y después ante los marrones han educado una nueva generación hedonista y apoltronada hasta límites extremos. Probablemente como diría un octogenario: hace falta un poco de hambre. Porque en un escenario parecido al que antes retrataba para la juventud, en la historia de la humanidad ha habido más ostias que una película de Chuck Norris. Pero ahí tenemos a la muchachada de botellón (cosa que yo a veces hago) dándose su mail y su Facebook (cosa que también hago) y hablando de su nuevo IPhone (esto no lo hago porque para ese tema soy rústico). Y mejor que no hablen de otro tema porque se pierden.

En gran parte aquellos sindicatos que se movilizaban entonces, el de Estudiantes o los restantes, son parte del problema. Se han convertido en organismos paraestatales, subvencionados con cantidades millonarias y más preocupados por hacer política defendiendo su pesebre que por hacer política defendiendo los intereses de sus representados. Esto además se refleja en las tasas de afiliación que actualmente hay en este país. Cuando la gente en vez de montar sindicatos en el curro, crean peñas de equipos de fútbol con la que tenemos encima tengo que repetir: hace falta un poco de hambre. Hoy comparar por ejemplo a Marcelino Camacho con Fidalgo o Toxo es algo que ruborizaría a estos últimos.

Pero esto no es un alegato para que las personas con ideología de izquierda se movilicen, aunque yo haya hablado de un ilustre punk, estudiantes, sindicatos y gobiernos progres. Porque si los valores e ideología de las personas en general y los jóvenes en particular fueran otras creo que deberían expresarlas y luchar por ellas. El CIS no dice eso. Cuando aludía al siglo XIX antes y veo que se comenta en ciertos momentos aquella época como algo caduco, no se olvide que cosas como el liberalismo y el socialismo-socialdemocracia proceden de aquel caduco momento.

Tampoco soy muy favorable a priori de que mañana una turba de personas destrocen todo a su paso y haya muertos o heridos. Siempre he creído en las leyes y los votos, de hecho sigo haciéndolo. Pero viendo que hoy en día ambos tienen poco peso y que se ven modificados por eso que se llama los mercados (a.k.a. los Bancos), uno empieza a perder la fe en las buenas maneras. Por ello seguiremos trabajando en el proyecto de resucitar al Kojo Manteka.

I have a dream that one day, desde el otro lado de la llanura contemplen al Kojo Manteka al frente de 30.000 manifestantes libres mientras dice aquello de:

Porque hace falta.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Resucitemos al Kojo Manteka

  1. Pingback: Don’t disturb | No me jodas que me incomodas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s