Pequeños dictadores


Leer hoy los editoriales de la prensa sobre la huelga de Metro y muchas opinones al respecto dan una muestra del hijoputismo que nos invade actualmente.

En ellos se diserta ampliamente en la necesidad de sancionar a los empleados de Metro que no respetaron los servicios mínimos. Todo esto aderezado con demagogias que hablan de salvajismo, rehenes, etc. Yo como expresé en mi post de ayer creo que si los sancionan se lo tendrán merecido. Son las consecuencias de las apuestas y no se puede permitir que el personal se pase la legislación vigente por el arco del triunfo. Pero dicho esto, prácticamente nadie se ha planteado la situación de esta legislación. Y el que lo ha planteado ha sido para limitar el derecho a huelga.

Porque hay algo que no se entiende, ¿Como es posible que si hay una huelga en un servicio público los servicios mínimos sean fijados unilateralmente por “la empresa”? Olvide sus dogmas y póngase en el lugar de un trabajador que decide hacer una huelga en una empresa cualquiera. ¿Les parecería bien que el empresario contra el que adopta usted la medida de conflicto sea el que diga quien debe trabajar y quien no? Es que no tiene ningún sentido. En el resto del mundo civilizado (y en parte del otro también) esto se regula bien mediante una Ley consensuada entre la Administración y los trabajadores o directamente por un consenso puntual. Aquí como somos así de guays, es el patrón el que dice quien hace huelga y quien no. Este país es absurdo hasta para esto.

De aquí viene el problema que ha desencadenado la huelga salvaje (debe ser porque los metreros van con lanzas y taparrabos porque yo no veo ningún salvajismo). Los amigos de la Consejería de Transportes y el Gobierno de Espe no son tontos. Fijan unos servicios mínimos desproporcionados para que la huelga tenga el menor efecto posible. Y como no hay Ley ni acuerdo que diga donde está la raya, la raya la pone aquel contra quien se protesta. Es que es algo tan absurdo que no tiene defensa posible. Al final lo que provocan es el cabreo y la torpeza sindical de dejar sin servicio a la ciudad y mosquear a medio Madrid. Sería la excusa perfecta de la Aguirre para, por ejemplo, privatizar aún más el servicio de Metro. Y los usuarios la aplaudirán con las orejas.

Hay que ser serios, si hay una huelga en el Metro no puede funcionar el Metro. Aludir que se secuestra a la gente es una estupidez como el Queen Mary II. Igual que aludir que se impide a la gente acudir a su empleo es otra bobada. Lo que no sería lógico es que si hay una huelga en el Metro de Madrid no se vean afectados de alguna manera los usuarios. Pero a nadie se le impide ir a su puesto de trabajo ni a nadie se le secuestra. No existe NI UNA SOLA ESTACIÓN que no tenga conexión con Cercanías o autobuses. Donde llegas en Metro puedes llegar en cualquier transporte público. Otra cosa es que tardes más tiempo o sea más incómodo. Por lo tanto el servicio esencial que es el transporte público y no el Metro se sigue prestando. Cualquiera que lea los calificativos que se regalan por ahí pareciera que en la puerta de cada casa hubiera un huelguista impidiendo a alguien salir de ella. Es que como titulaba ayer mi post: Si hay una huelga en Metro y hay Metro, no hay huelga.

Pero el tema más interesante a mi juicio de todo este embrollo es otro. Es aquello de hijoputismo que comenté inicialmente. Resulta interesante comprobar la actitud de millones de trabajadores cuando les toca convertirse en “malvados empresarios” y tienen que lidiar con sus empleados, los públicos. Es como aquello del chiste:

– “¿Dónde vas, Caperucita?”, pregunta el lobo. La dulce Caperucita contesta:

– “A lavarme el coño al río”, a lo que el lobo responde:

– “Joder, cómo ha cambiado el cuento”.

Pues eso digo yo, joder cómo cambia el cuento cuando el modesto obrerete se convierte en el empleador. Se vuelve un tirano de pelotas. ¿Qué me hacen una huelga y me paralizan? Pues despidos salvajes. ¿Qué les bajan el salario o les empeoran las situaciones? Que se jodan. Son una casta, unos privilegiados, unos vagos… ¿Qué se oponen a lo que yo les quiera imponer sin previa negociación? Que se fastidien porque YO LOS PAGO.

Es el mismo, el mismo, pero el mismito argumentario que emplean los empresarios más negreros con sus empleados. Con esos trabajadores los cuales cuando en sus empresas no les bailan el agua, se cojen unos cabreos de campeonato. Si en una empresa privada los trabajadores deciden hacer una huelga salvaje o simplemente una protesta porque les bajan el salario contra un acuerdo firmado hace un año recibirán el apoyo mayoritario de la población. Pero si son nuestros empleados los que patalean porque les han vacilado, pedimos cortar sus cabezas y danzamos con ellas junto al fuego para celebrar la gesta. Hijoputismo puro y duro.

Por lo tanto quitémonos la careta ya todos y reconozcamos la realidad. No queremos dentro del sector público el derecho a la negociación colectiva, ni a la huelga. No la queremos porque nosotros somos los empresarios y si se cabrean nos fastidian a nosotros. Somos pequeños dictadores, déspotas que queremos ejercer un poder tiránico sobre nuestros súbditos. Yo ordeno y mando, tú haces lo que yo te diga. Y si patalea, le cortamos la cabeza. Eso sí maj@s, que con nosotros nadie sea déspota. Que nuestros jefes y nuestros políticos sean comprensivos, magnánimos y condescendientes. Tú para mí un demócrata, yo para tí un déspota. El hijoputa style avanza.

Nos hemos convertido en pequeños dictadores.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a Pequeños dictadores

  1. Pingback: La funcionaria liberal en eterna excedencia contra los sindicalistas funcionarios liberados | No me jodas que me incomodas

  2. Pingback: ¿Valió la pena? | No me jodas que me incomodas

  3. Pingback: Don’t disturb | No me jodas que me incomodas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s