Quien no se consuela…


En relación al famoso Decreto Ley sobre la Reforma Laboral que aprobó recientemente el Gobierno de España, debo decir que me parece un bodrio el cual no ayudará ni a las empresas, ni a los trabajadores. En sucesivas entregas y a mi ritmo intentaré desgranar el porqué de mi opinión. Me centraré en cierto aspecto del mismo que hoy he podido leer y que me ha dado un pequeño motivo más para creer que es esto es un truño.

Nuestros amigos del Gobierno, en su afán y obligación de establecer previsiones sobre el alcance de sus medidas nos estima que gracias al churro aprobado, entre 2010 y 2011 se firmarán unos 2,37 millones de contratos indefinidos. Además para reforzar la idea de éxito, se contrapone a que durante 2008 y 2009 se firmaron 1,84 millones. Pareciera que así leído el aumento en más de 500.000 contratos justificara las medidas tomadas y demostrará su efectividad. Pero claro, comparar con un bienio como el 2008-2009 en el cual hubo semejante destrucción de empleo y bajada de la contratación es hacer más trampas Pierre Nodoyuna y Patán.

Para comparar la efectividad de estas medidas habrá que comparar con los mejores tiempos de la legislación antigua. Esa malvada legislación la cual consiguió los mejores registros en creación de empleo de la década en Europa.

En 2007 se firmaron 1.610.587 de contratos indefinidos a tiempo completo y 609.797  a tiempo parcial. Si no me equivoco esto suma 2,22 millones de indefinidos en un sólo año. Casi lo mismo la previsión bianual del Gobierno.

En 2006 se firmaron 2.177.245 a tiempo completo y 634.407 a tiempo parcial. ¿Resultado? 2,81 millones, deja las previsiones anteriores en ridículas.

Nos encontramos con que gracias al malvado mercado laboral anterior, se firmaron en el bienio 2006-2007 sólo 5,03 millones de contratos indefinidos (el programa de bonificaciones de 2006 ayudó en parte). En el 2004 y 2005 se firmaron 2,96 millones. En 2002 y 2003 fueron 2,55 millones. Además no es lo mismo el movimiento de contratación que se produce hoy en día con 23 millones de ciudadanos en situación de población activa, que en el año 2002 con 18 millones largos.

Todo esto además teniendo en cuenta que todo gobernante siempre hará predicciones optimistas y favorables, así que podemos esperar que no se cumplan. Para más INRI nos esperan años de recortes presupuestarios en lo público y está reconocido que esto afectará al empleo. Igual nos sale más caro el collar que el perro, porque además esta broma de reforma nos puede costar unos 740 millones de euros… en el mejor de los casos.

Mirándolo con la perspectiva del tiempo, a pesar de ponerle un lazo  ni el Gobierno se cree que esto funcionará realmente. De hecho me quedo con la perla del amigo Celestino Corbachov con más delito que el Estrangulador de Boston:

P. ¿No teme quedar como el ministro que ha abaratado el despido?

R. No porque no es verdad. Ayer el real decreto no estaba en vigor. Un trabajador en nuestro país podía ser despedido por 45, 33 o 20 días por año trabajado. Hoy está en vigor y ese mismo trabajador puede cobrar una indemnización de 45, 33 o 20 días por año.

Esto es lo que hay.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s